Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Ventajas y desventajas de los protectores faciales

Cuando se usan con las mascarillas, los protectores proporcionan mayor protección contra la COVID-19.

Un hombre se coloca un protector facial y también usa una mascarilla

KARL TAPALES/GETTY IMAGES

In English | El uso de los protectores faciales es muy común en los consultorios médicos y los hospitales. Y a medida que la pandemia se alarga, su uso se está volviendo también más frecuente entre el público. ¿Pero cómo funcionan? ¿Y qué tan eficaces son para proteger contra el nuevo coronavirus? AARP les pidió a los expertos su opinión sobre las ventajas y las desventajas de los protectores faciales.

Ventaja: los protectores faciales protegen toda la cara

Uno de los beneficios de los protectores faciales es que protegen toda la cara, incluidos los ojos, que junto con la nariz y la boca son lugares por donde pueden entrar al cuerpo el coronavirus y otros gérmenes. El panel de plástico que cuelga de la parte superior de la frente y llega hasta debajo de la barbilla evita que las gotas respiratorias grandes que se cree transportan el virus lleguen a estas zonas de posible infección.

Los protectores faciales también reducen la probabilidad de que tú mismo introduzcas partículas llenas del virus. Imagina que son conos protectores para perros, pero para las personas, dice el Dr. Gonzalo Bearman, epidemiólogo hospitalario y presidente de la División de Enfermedades Infecciosas de Virginia Commonwealth University (VCU) Health. Te impiden que te toques “los ojos, la nariz y la boca con las manos. Si llevas puesto uno, es muy difícil hacer eso”, dice.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Actualmente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no recomiendan los protectores faciales para el público en general, especialmente como sustituto de las mascarillas. (Los expertos a favor de ellos dicen que si vas a usar uno, debes usarlo junto con una mascarilla de tela que cubra la nariz y la boca). Sin embargo, la agencia sí recomienda que los trabajadores de la salud los usen (o usen otro tipo de protección para los ojos) junto con una mascarilla, sobre todo en zonas donde haya una propagación moderada o considerable de COVID-19. Y el Dr. Eli Perencevich, profesor de Medicina Interna y Epidemiología de la Facultad de Medicina Carver de University of Iowa, dice que las personas que están preocupadas, particularmente aquellas con un alto riesgo de enfermarse de gravedad a causa de la COVID-19, deben considerar hacer lo mismo.

“Los trabajadores de la salud usan mascarillas y protectores faciales porque hay peligro en su lugar de trabajo, pero durante una pandemia, hay peligro también en la comunidad”, dice Perencevich, coautor de una carta en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) (en inglés) que promueve el uso más generalizado de los protectores faciales. “El objetivo de los protectores faciales es hacer que la gente piense en el uso de equipo de protección personal en la comunidad, y las mascarillas por sí solas no son equipo de protección personal”.

Un reciente informe publicado en JAMA reveló que cuando los trabajadores comunitarios de la salud usaban protectores faciales junto con otro equipo de protección personal (mascarillas y guantes), las tasas de infección de COVID-19 entre los trabajadores se reducían a cero. Se publicaron hallazgos similares en The Lancet: los investigadores analizaron estudios que evalúan la eficacia de las intervenciones sin medicamentos y determinaron que la protección para los ojos está asociada con un menor riesgo de contraer una infección por coronavirus. “Por lo general, no se piensa lo suficiente en la protección para los ojos, pero puede ser eficaz en entornos comunitarios”, escriben los autores del informe.

“Es doble protección”, dice Perencevich acerca de usar un protector facial junto con una mascarilla de tela. “El protector facial evitará que la mascarilla se contamine, y también bloqueará más gotitas para que no lleguen a ninguna parte de la cara, incluidos los ojos”.

Desventaja: los protectores faciales no son tan eficaces para proteger a los demás

Los CDC recomiendan las mascarillas principalmente porque sirven de “control de las fuentes de infección”; esto significa que evitan que las personas que tienen COVID-19 transmitan el virus a los demás al impedir que las partículas respiratorias escapen al aire y lleguen a otras personas. Si todos las usan y las usan correctamente, pueden reducir la propagación de la enfermedad en la comunidad.

Los protectores faciales también bloquean las gotitas respiratorias producidas por quien los usa y evita su propagación, pero no está claro con qué eficacia, dicen los CDC. Un nuevo estudio publicado en la revista Physics of Fluids señala una desventaja de los protectores faciales en cuanto al control de la propagación de las gotitas. Mediante el uso de maniquíes y hojas de luz, los investigadores descubrieron que cuando una persona que lleva puesto un protector facial tose o estornuda, una nube de partículas de gotitas en aerosol escapa de las aberturas en la parte inferior y a los lados del protector.

“Con el tiempo, estas gotitas pueden dispersarse en una amplia zona en dirección lateral y longitudinal, aunque con una concentración de gotitas cada vez menor”, dijo en una declaración Manhar Dhanak, coautor del estudio y profesor de la Facultad de Ingeniería e Informática de Florida Atlantic University.

“Las mascarillas sirven para proteger a los demás; los datos son sólidos”, afirma Perencevich. “Los protectores faciales sirven para proteger a quienes los usan. Si tienes que estar en un entorno comunitario, cualquier tipo de mascarilla médica o de algodón y un protector facial proporcionan la protección ideal”.

Ventaja: es difícil usar un protector de manera incorrecta

A diferencia de las mascarillas —que tienden a resbalarse y descubrir la nariz, o peor aún, la cara entera— “es difícil usar un protector facial de manera incorrecta”, dice Perencevich.

Solo asegúrate de que esté posicionado adecuadamente: la banda que va sobre la frente debe colocarse aproximadamente de 1/2 pulgada a 1 pulgada arriba de las cejas, según la explicación de University of Iowa Health Care, y la parte inferior del protector debe llegar hasta debajo de la barbilla.

Desventaja: los protectores faciales pueden ser incómodos

Quienes piensan que las mascarillas son incómodas y buscan una alternativa quizás se decepcionen al enterarse de que los protectores faciales también tienen algunos inconvenientes. Para empezar, pueden ser voluminosos, señala Bearman, sobre todo los protectores que cubren los lados de la cara para maximizar la protección. También pueden “llenarse de vapor y empañarse”. Además, es posible que las personas que usan protectores faciales junto con sus mascarillas tengan que hablar más alto y más claro al comunicarse con los demás.

Bearman señala que cuando se trata de intervenciones de salud pública, “tienes que pensar si es práctico y puede llevarse a cabo a diario”. Y no está seguro de que el público esté listo para usar protectores faciales además de las mascarillas. Agregar otra capa “probablemente será incómodo para las personas”, dice.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Ventaja: los protectores faciales son fáciles de encontrar

Al igual que las mascarillas de tela, que ahora se pueden encontrar en todas partes —desde las tiendas minoristas de lujo hasta las tiendas de conveniencia— los protectores faciales también son fáciles de encontrar. Tu mejor opción es comprarlos por internet, donde un paquete de dos protectores reutilizables cuesta de $10 a $20. Los modelos más elaborados (un protector facial con una capucha muy a la moda, por ejemplo) te costarán unos $50.

Desventaja: ten cuidado con los modelos de baja calidad

Si compras un protector facial, solo asegúrate de que proporcione suficiente cobertura. (Algunos modelos solo protegen la boca y la nariz, por ejemplo). Busca uno que tenga una visera que “selle la parte superior” y que cubra los lados de la cara hasta las orejas, dice Perencevich. La parte inferior del protector debe llegar hasta debajo de la barbilla.

Y al igual que las mascarillas, los protectores necesitan un poco de cuidado de rutina para garantizar su eficacia. Los protectores reutilizables faciales deben limpiarse y desinfectarse después de cada uso, dicen los CDC. Quienes usan protectores faciales también deben lavarse las manos antes y después de quitarse el protector y no tocarse los ojos, la nariz ni la boca al quitárselo.

El equipo protector por sí solo no previene la COVID-19

Incluso cuando se lleva puesto un protector facial y una mascarilla, Perencevich dice que es importante seguir otras medidas para protegerte de una infección por coronavirus: evita el contacto cercano con personas que no viven contigo y mantente alejado de lugares muy concurridos, sobre todo espacios interiores con mala ventilación. Lávate las manos con frecuencia, y limpia y desinfecta las superficies de mucho contacto.

“No hay equipo de protección personal que sea un 100% eficaz”, dice Perencevich. “También tenemos que hacer todo lo demás”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.