Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Retención de la fuerza en las manos

Lo que puede estar ocasionando que se te caigan las cosas y cómo regenerar músculo y mantener la destreza.

Una mujer mayor intentando abrir un frasco

BLOODSTONE/GETTY IMAGES

In English | ¿Se te dificulta un poco más últimamente apretar y girar las tapas de los frascos de medicamentos? ¿Y abrir los jarros de salsa de tomate? ¿Te es difícil abrochar los botones de tu camisa favorita? Se nos puede dificultar empuñar, agarrar, apretar y sujetar artículos a cualquier edad, pero “alrededor de los 60 años es cuando comúnmente vemos síntomas de pérdida de fuerza en las manos y pérdida de destreza”, dice la Dra. Kia Washington, profesora asociada de Cirugía de la Facultad de Medicina de University of Colorado. La pérdida de músculo relacionada con la edad es una de las causas, explica; otras son el nivel individual de desgaste y ciertos problemas de salud. A continuación, te presentamos lo que debes saber para retener mayor fuerza, destreza y flexibilidad.

Problemas de salud que pueden dañar las manos

Osteoartritis: Con la osteoartritis, “el cartílago protector que amortigua las articulaciones se desgasta”, lo cual causa dolor y debilidad, afirma Washington. El Dr. Steven Goldberg, presidente del Comité de Educación del Paciente de la American Society for Surgery of the Hand (ASSH), agrega que las manos pueden hincharse al final del día y, sobre todo por la mañana, las articulaciones de los dedos pueden ponerse rígidas.

Consejos rápidos para la salud de las manos

  • Para levantar cosas pesadas, usa músculos grandes y las dos manos.
  • Alterna entre tareas domésticas pesadas y tareas más ligeras, y descansa entre una y otra.
  • Organiza la configuración de tu estación de trabajo y tu computadora. (Mira también  Mayo Clinic —en inglés).
  • Usa la opción de comando de voz en el teléfono en lugar de las manos.
  • Estírate y muévete durante diez minutos cada hora.
  • Usa abrelatas eléctricos, utensilios para ayudarte a abrir frascos y grifos con palanca para aliviar la presión en las articulaciones.
  • Aplica calor a las manos por la mañana para aflojar las articulaciones y disminuir la rigidez.
  • Ponte hielo en las manos después de una lesión o si las usaste demasiado.

Síndrome del túnel carpiano: Este trastorno ocurre cuando el nervio mediano que va desde el cuello hasta el pulgar, el dedo índice, el dedo medio y la mitad del dedo anular se comprime en la muñeca, lo cual causa dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo en las manos. Los dedos también pueden sentirse hinchados, tiesos o rígidos, y puedes perder destreza en el pulgar y, sobre todo, fuerza, lo cual puede causar dificultad para sujetar las cosas.

Síndrome del túnel cubital: En este caso, el nervio cubital, que va desde la muñeca hasta el cuello y se encarga de la función nerviosa y muscular de la mano, se inflama y se comprime en el codo. El dolor se extiende de la parte interior del codo al antebrazo y continúa hasta el meñique, el dedo anular y el dorso de la mano, lo cual causa dolor y dificultad para sujetar artículos. El síndrome del túnel cubital causa mayor debilidad en las manos que el síndrome del túnel carpiano.

Osteoporosis: Esta enfermedad hace que los huesos se debiliten y se vuelvan frágiles, ya que la formación de nuevo hueso no puede seguir el mismo ritmo de la pérdida de hueso viejo. La pérdida de densidad ósea puede poner tus manos en riesgo porque una caída o incluso la presión leve podría provocar una fractura en la mano o la muñeca.

Artritis reumatoide: Esta enfermedad inflamatoria crónica puede atacar el revestimiento de las articulaciones y los tendones, al igual que otras partes del cuerpo. La artritis reumatoide a menudo afecta las articulaciones más pequeñas primero, como las que unen los dedos a la mano, lo cual causa dolor, debilidad, rigidez e hinchazón.

Tratamiento para el dolor y la debilidad en las manos y más

El diagnóstico temprano es clave y determinará qué curso de tratamiento se recomendará. Tu médico de atención primaria puede derivarte a un cirujano de la mano para recibir un diagnóstico. (Puedes encontrar un cirujano de la mano cerca de ti en handcare.org). Programar una cita con un cirujano no significa que te vas a operar, señala Goldberg. “Más del 70% de mis pacientes no necesitan cirugía”, dice, pero “según la articulación, existen varias cirugías, como la artroplastia con implante y la fusión, que pueden aliviar el dolor”. El síndrome del túnel carpiano y el síndrome del túnel cubital son ejemplos de trastornos que pueden mejorar con cirugía.

Para el dolor, la hinchazón, la debilidad y otros síntomas en las manos, al igual que para la osteoartritis, el plan de tratamiento habitual incluye medicamentos de venta sin receta, como acetaminofén, y antiinflamatorios no esteroides, o AINE, como ibuprofeno (Advil) e indometacina (Tivorbex). Tu médico también puede recetarte medicamentos para el dolor. A veces se recomiendan férulas y guantes de compresión, al igual que ejercicio y terapia física. Para el dolor más intenso en las manos, se pueden aplicar inyecciones de esteroides.

Solo aprieta: utiliza masilla para fortalecer las manos

  1. Deja la masilla terapéutica para las manos (disponible en Amazon y otras tiendas) a temperatura ambiente para que se ablande.
  2. Usa los dedos y el pulgar para apretar la masilla 12 veces con cada mano y relaja la mano después de cada apretón.
  3. Rueda la masilla hacia atrás y hacia adelante 12 veces con cada mano.
  4. Pellizca la masilla entre el pulgar y el dedo índice 12 veces.
  5. Forma un panqueque grueso con la masilla y colócalo en la mesa. Pon los dedos juntos dentro de la masilla y extiéndelos todos a la vez para agrandar el panqueque lo más posible. Repite 12 veces.

Si tus manos se ven afectadas por trastornos como la artritis reumatoide, puede ser necesario consultar con otros especialistas. Se te derivará a un reumatólogo, quien puede recetar y supervisar la administración de medicamentos orales e inyectables, dice Goldberg. En el caso de la osteoporosis, tu proveedor de atención primaria o un endocrinólogo controlará el trastorno; es posible que realice un examen de densidad ósea o radiografías para decidir qué recetarte (por ejemplo, calcio, vitamina D o bifosfonatos, para combatir la fragilidad).

Cuatro movimientos clave para fortalecer las manos

La actividad física ayuda a las articulaciones a continuar funcionando debidamente”, aconseja Washington. Los ejercicios de resistencia y soporte de peso, en particular, pueden minimizar la pérdida de masa muscular.

Para una salud óptima de las manos, dice Suzanne Brand, terapeuta ocupacional del Beth Israel Deaconess Hospital en Needham, Massachusetts, “no puedes simplemente aislar la mano”. Debido a su compleja estructura —tres articulaciones en cada dedo y dos en el pulgar—, la mano es parte de una cadena cinética que empieza en los hombros. Brand sugiere cuatro ejercicios para los brazos y los hombros que pueden mantener tus manos flexibles y sin dolor. Repítelos 12 veces al día.

  • Levanta y rota los hombros hacia arriba y hacia atrás.
  • Junta los omoplatos.
  • Extiende los brazos al frente y súbelos por encima de la cabeza.
  • Estira los brazos por encima de la cabeza y muévelos como si estuvieras haciendo un ángel de nieve.