Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

¿Por qué tienes espasmos en los párpados?

Puede ser simplemente el estrés o la cafeína, pero a veces es motivo de preocupación.

Una mujer se masajea su ojo derecho

ALEKSANDR DAVYDOV / ALAMY STOCK PHOTO

In English¿Te sucedió otra vez? La mayoría de nosotros, en algún momento dado, hemos experimentado espasmos del párpado (también conocido como mioquimia): contracciones involuntarias leves del músculo orbicularis oculi, ubicado debajo de la piel alrededor del párpado. Habitualmente ocurre en un lado y en el párpado inferior, el espasmo tiende a ser pasajero, dura unos segundos o minutos, pero puede volver a suceder en el transcurso de horas, días o más tiempo.

Aunque estas contracciones sin duda pueden ser molestas, por lo general no son motivo de preocupación, dice la Dra. Eleanore T. Kim, oftalmóloga afiliada a NYU Langone Health, en la ciudad de Nueva York: "Las contracciones del párpado son bastante comunes, generalmente son inofensivas, y suelen desaparecer por sí solas".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Factores desencadenantes comunes

El estrés, la fatiga, la cafeína y el alcohol. "Una pregunta que les hago a los pacientes que se quejan de contracciones del párpado es, '¿Cuánta cafeína consumes al día?'", dice Kim. De hecho, tomar muchas bebidas con cafeína (tales como café, té, gaseosas y bebidas energizantes) puede causar temblores. Ella señala que la cafeína aumenta la actividad neural simpática, la cual puede estimular más el músculo ocular.

Unos pequeños cambios en el estilo de vida pueden eliminar estos espasmos molestos. Por ejemplo, dormir lo suficiente (trata de dormir entre siete y ocho horas cada noche), separar tiempo durante el día para aliviar el estrés (por ejemplo, respirar profundo durante 10 minutos o dar una caminata por el vecindario), y reducir la cantidad de gaseosas, café o vino que consumes.

Ojo seco e inflamación. Los espasmos del párpado pueden acompañar a una enfermedad ocular molestosa. El síndrome del ojo seco —muy común hoy en día, dado que tantas personas trabajamos desde la casa y pasamos mucho tiempo frente a una computadora— a menudo se asocia con las contracciones del párpado. Las mascarillas que usamos para protegernos durante la crisis de COVID pueden hacer que las cosas empeoren. Si la mascarilla que usas no se ajusta de forma segura, el aire que exhalas puede subir y alcanzar la superficie de los ojos, lo cual puede secar la película lagrimal que está en la superficie y así empeorar el síndrome del ojo seco, dice el Dr. Andrew Iwach, director ejecutivo del Glaucoma Center de San Francisco.

Una inflamación del párpado conocida como blefaritis, que habitualmente ocurre cuando las pequeñas glándulas de líquido aceitoso que están cerca de la base de las pestañas se obstruyen, también puede causar los espasmos. "A medida que envejecemos, el líquido aceitoso [que se produce en las glándulas] puede hacerse más espeso y acumularse un poco en el borde del párpado", dice Iwach. El exceso de líquido aceitoso también puede inducir un crecimiento excesivo de bacterias y causar una infección.

Si los ojos se sienten secos, restaura la humedad al lubricar la superficie de los ojos con lágrimas artificiales. Limpiar los párpados cada noche antes de acostarse puede impedir que las glándulas de líquido aceitoso se obstruyan. Iwach aconseja usar agua tibia y jabón suave o champú para bebés, o comprar paquetes de almohadillas que tienen una solución suave para limpiar. Una compresa tibia, colocada sobre los párpados cerrados, también puede ayudar a reducir el exceso de líquido aceitoso. "Si existe una infección subyacente, a veces recetamos antibióticos a los pacientes", dice Iwach. También podrías considerar la posibilidad de comprar un humidificador para que haya más humedad en tu casa durante los meses secos de invierno que se avecinan.

Alergias de los ojos. Los ojos expiden histamina cuando entran en contacto con un alérgeno (la ambrosía es una molestia frecuente en el otoño); hace que los ojos lagrimeen y sientas comezón. Los espasmos pueden ocurrir porque te frotas los párpados más a menudo, lo cual irrita los músculos circundantes, dice Iwach. Prueba las lágrimas artificiales o un enjuague ocular para quitar los alérgenos que están en la superficie del ojo, o considera gotas oculares de venta libre con antihistamínicos para aliviar temporalmente la picazón y los espasmos subsiguientes.

Otros posibles desencadenantes. Las contracciones del párpado también pueden ser un efecto secundario no deseado de los medicamentos (por ejemplo, el medicamento que se toma para la enfermedad de Parkinson o para la epilepsia).

Cuando debes pedir ayuda

Por lo general, la mioquimia no requiere intervención médica. Sin embargo, si presentas espasmos oculares significativos —y no contracciones leves— es posible que esto sea indicio de un trastorno neurológico. Blefaroespasmo esencial benigno es una enfermedad poco común que afecta los músculos alrededor del ojo. Los primeros síntomas incluyen un aumento en el parpadeo, el cual paulatinamente se va convirtiendo en contracciones completas de los músculos alrededor del párpado. En casos severos, las personas tienen dificultad para mantener los ojos abiertos, dice Kim, lo cual resulta en un deterioro visual grave. No se sabe cuáles son las causas, aunque los investigadores sospechan que esto se asocia a una falla de los ganglios basales, grupos de neuronas dentro del cerebro cuyas funciones son, entre otras, ayudar a controlar el movimiento. El tratamiento más efectivo: inyecciones de toxina botulínica (o Botox) en los párpados para debilitar el músculo que se está contrayendo. Los resultados desaparecen paulatinamente después de tres o cuatro meses y habrá que repetir la inyección.

El espasmo hemifacial es otro trastorno neuromuscular en el que ocurren espasmos involuntarios de los músculos en un lado de la cara. Afecta con más frecuencia a las mujeres de edad mediana o mayores, y habitualmente empieza como una contracción del músculo ocular, la cual paulatinamente se convierte en el cierre completo del ojo. La enfermedad puede ser causada por una irritación del nervio facial (es posible que un vaso sanguíneo lo esté presionando). El Botox, inyectado en las áreas afectadas, puede aliviar los espasmos. En casos más severos, es posible que se requiera una operación para aliviar la presión sobre el nervio.

En resumidas cuentas: haz una cita con tu oftalmólogo si los espasmos del párpado persisten (si siguen ocurriendo después de varias semanas); si se te cierra el párpado cuando se contrae y te cuesta abrir el ojo; si tu párpado superior está caído o completamente cerrado; o si estás presentando cambios repentinos o te están dando espasmos en un lado de la cara.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.