Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Pacientes temerosos evitan las salas de emergencias

Los médicos dicen que al hacerlo ponen en peligro su vida y aumentan el riesgo de problemas de salud a largo plazo.

Camilla y ambulancia

IMAGE MEDIA GROUP/GETTY IMAGES

In English | En una tendencia que alarma a los proveedores de atención médica, los adultos que temen el contacto con el coronavirus se están quedando en casa en vez de acudir a la sala de emergencias del hospital cuando tienen síntomas graves de problemas que pueden causar la muerte, como ataques cardíacos o derrames cerebrales.

Los médicos dicen que las demoras que esto ocasiona en el tratamiento crean complicaciones y problemas a largo plazo, como daños irreversibles en el cerebro y el corazón, discapacidad, amputaciones y muertes.

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, la cantidad de pacientes que visita las salas de emergencias del país disminuyó entre el 40 y el 50%, dice el Dr. William Jaquis, médico de medicina de emergencia en Aventura, Florida, y presidente del American College of Emergency Physicians.

"Nos preocupa que los pacientes pueden morirse en su casa", advierte Jaquis.

Los adultos mayores están particularmente en riesgo porque es más probable que sufran de enfermedades cardiovasculares, diabetes u otros trastornos crónicos que hacen que el no acudir a la sala de emergencias sea especialmente peligroso, dicen los médicos.

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

El Dr. Dale Criner, médico de una sala de emergencias en Memphis, Tennessee, dice que los paramédicos allí reportan un aumento en la cantidad de llamadas por problemas cardíacos en las que al llegar encuentran que el paciente ya ha fallecido.

"Cuando hablan con la familia, resulta que el paciente había tenido dolor en el pecho o dificultad para respirar durante unos días, pero tenía temor de ir al hospital", dice. "Es desgarrador".

Llegar rápidamente al hospital es crucial para los pacientes que sufren un ataque al corazón o un derrame cerebral, situaciones en las que las células del corazón y el cerebro pueden morir minuto a minuto. Otros trastornos graves —como las infecciones o una apendicitis aguda— también pueden causar daños duraderos si se retrasa el tratamiento.

El temor al virus es la motivación principal para quedarse en casa, pero no es la única

No es sorprendente que las personas sean reacias a ir a la sala de emergencias cuando escuchan noticias acerca de los hospitales rebasados por los casos de coronavirus y las muertes por COVID-19, y sobre otros que se están preparando para el gran volumen que se avecina.

"Las personas están aterrorizadas", dice la Dra. Barbara Blasko, médica de medicina de emergencia en la zona sur de California. "Piensan que todos los hospitales están desbordados por la COVID-19 y las bolsas de cadáveres, cuando eso es totalmente falso. Lo primero que dicen cuando llegan es 'no quería venir'".

Una encuesta llevada a cabo por Gallup entre el 28 de marzo y el 2 de abril halló que a más del 80% de las personas del país les preocuparía la exposición al coronavirus si necesitaran "atención médica en este momento".

La encuesta indicó que la preocupación por contagiarse del virus es casi igual entre adultos jóvenes y mayores, a pesar de que los adultos de 65 años o más corren mayor riesgo de enfermar gravemente con COVID-19.

Pero no todos están evitando las salas de emergencias por temor. Los médicos observan que algunos pacientes mayores han dicho que se quedaron en casa porque no querían poner más presión sobre los profesionales de la salud, que ya están abrumados por la pandemia.

El Dr. Jeremy Finkelstein, director de medicina de emergencia en Houston Methodist Hospital, dice que su departamento ha visto un aumento en la cantidad de pacientes mayores que se presentan cuando ya han completado un derrame cerebral y es demasiado tarde para administrar medicamentos que disuelvan el coágulo.

"Ahora han perdido la sensibilidad en una pierna o tienen dificultad para hablar", dice. "Cuando les preguntamos por qué no vinieron dos días antes, nos dicen: 'Sé que están ocupados con la COVID. No quise molestar'".

Las peligrosas consecuencias de demorar la atención

Los pacientes con derrames cerebrales o ataques al corazón no son los únicos que están en riesgo. Los médicos de salas de emergencias en todo el país cuentan historias desgarradoras de pacientes que demoraron la atención a causa de la COVID-19.

En Memphis, una paciente que tenía una infección leve de las vías urinarias terminó en cuidados intensivos con un respirador porque esperó demasiado para buscar ayuda y la infección se disparó fuera de control, relata Criner.

En Houston, un adulto mayor con diverticulitis evitó el hospital durante tanto tiempo que terminó con una perforación intestinal, lo que es una emergencia quirúrgica, dice Finkelstein.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Y en el Centro Médico de Rush University en Chicago, una paciente que se cayó y se golpeó la cabeza esperó más de una semana para ir al hospital, a pesar de sufrir intensos dolores de cabeza, dice la Dra. Yanina Purim-Shem-Tov, especialista en medicina de emergencia. Para cuando llegó al hospital, la paciente tenía una hemorragia cerebral que requirió una intervención quirúrgica inmediata y la puso en riesgo de sufrir problemas de memoria duraderos.

Purim-Shem-Tov agregó que otros médicos en todo el país han compartido historias similares en las redes sociales. Una de las más inquietantes: una paciente que tenía una infección de tejidos blandos en una pierna y la dejó avanzar tanto que tuvieron que amputarle la pierna.

En los ataques al corazón y los derrames cerebrales, cada minuto cuenta

El American College of Cardiology lanzó una campaña (en inglés) la semana pasada para instar a los pacientes con síntomas de un ataque al corazón o un derrame cerebral a que llamen al 911 y obtengan tratamiento a pesar de la pandemia de COVID-19.

Si llegas al hospital rápidamente después de un derrame cerebral, los médicos te pueden administrar medicamentos para disolver los coágulos o realizar un procedimiento para destapar las arterias, lo que puede salvar el cerebro y evitar la discapacidad a largo plazo. En el caso de los ataques al corazón, las investigaciones demuestran que el rápido restablecimiento del flujo sanguíneo es crucial.

"Si podemos abrir la arteria en 60 o incluso 90 minutos, podemos salvar el músculo y el paciente puede salir caminando del hospital y recuperarse completamente", dice Purim-Shem-Tov. "Si se espera, el músculo muere. La función cardíaca del paciente se verá reducida y puede sufrir una insuficiencia cardíaca congestiva".

Aun así, los cardiólogos reportan que incluso los pacientes con problemas cardíacos conocidos son reacios a ir al hospital.

El Dr. K. Dale Owen Jr., cardiólogo y director ejecutivo de Tryon Medical Partners en Charlotte, Carolina del Norte, dice que uno de sus pacientes se quedó despierto toda la noche masticando tabletas de nitroglicerina para el dolor de pecho porque tenía miedo de ir a la sala de emergencias. Llamó a Owen la mañana siguiente y Owen tuvo que convencerlo de que fuera al hospital.

"Le dije que su riesgo de un ataque al corazón era diez veces mayor que su riesgo de COVID", recuerda Owen. "Si alguien está por sufrir un ataque al corazón, corre mucho más riesgo en su casa que en la sala de emergencias".

Los hospitales están tomando precauciones

Los médicos recomiendan llamar al 911 y acudir directamente a la sala de emergencias si tienes algunos de estos síntomas de advertencia: dolor agudo en el pecho, dificultad para respirar, desvanecimiento, debilidad, dificultad para hablar, cambios en la visión, dolor de cabeza agudo, o dolor abdominal intenso o que no se resuelve en unas pocas horas.

Están tratando de apaciguar los temores recordándoles a los pacientes todas las medidas que toman los hospitales para prevenir la propagación de la infección, entre ellas la evaluación de los pacientes en la puerta, la provisión de mascarillas a cada paciente y el aislamiento de los pacientes con COVID-19 en distintos pabellones o áreas.

"Yo les digo a los pacientes que este es el mejor momento para ir a la sala de emergencias", afirma Blasko. "Tenemos un proceso de evaluación tan estricto que las personas que presentan tan solo un síntoma de COVID son separadas del resto y colocadas en áreas distintas. Y como no tenemos pacientes, no hay espera, probablemente los atiendan de inmediato".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.