Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Una enfermedad en el ojo te puede dejar ciego?

Un diagnóstico temprano de glaucoma, degeneración macular u otros problemas puede salvarte la vista.

Ilustración de un ojo y nubes gris y negras

Chad Hagen

In English | Si te han diagnosticado una enfermedad ocular en su etapa inicial, considérate afortunado.

¿Por qué? Porque millones de personas sufren de alguna de las principales causas de ceguera —glaucoma, degeneración macular relacionada con la edad o enfermedad ocular diabética— y no lo saben. Mediante un examen de la vista con dilatación de la pupila, el médico puede detectar una enfermedad ocular lo suficientemente temprano como para iniciar un tratamiento eficaz.

¿Pero qué sucede si por cualquier motivo te saltas tu examen anual con dilatación? Aquí te explicamos cómo pueden evolucionar cuatro enfermedades oculares comunes con o sin el examen anual.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Glaucoma

Más de 3 millones de personas en el país tienen glaucoma, pero solo la mitad de ellas lo saben. Esta enfermedad daña el nervio óptico del ojo, el cual recoge información visual de la retina y la transmite al cerebro. Al principio, uno de los ojos puede perder una cantidad importante de visión periférica, pero la pérdida puede ser difícil de percibir. “El otro ojo compensará y ocultará el problema”, dice la Dra. Yvonne Ou, profesora adjunta de oftalmología de University of California, San Francisco.

Si haces algo: Un examen completo de la vista con dilatación es la mejor manera de detectar el glaucoma. Todos los adultos mayores de 50 años deberían hacerse esta prueba cada año, pero si tienes antecedentes de glaucoma, puede que debas hacértela antes y con más frecuencia. “Si el glaucoma se detecta temprano, es una enfermedad muy tratable”, dice Ou.

El objetivo del tratamiento es reducir la presión ocular y eso se consigue con el uso de gotas oftálmicas medicinales o mediante un procedimiento llamado trabeculoplastia láser selectiva (TLS).

Si no haces nada: El glaucoma es sumamente agresivo si se diagnostica tarde o no se diagnostica. “Cuando el glaucoma se diagnostica tarde, el nervio óptico ya está dañado, y un nervio dañado es más vulnerable, por lo que la progresión de la enfermedad en etapa avanzada puede ser más difícil de controlar”, explica Ou. El glaucoma en etapa avanzada ataca la visión central y puede causar ceguera irreversible.

Riesgo de discapacidad causada por el glaucoma: 10% - Riesgo de ceguera: 5%

Terminología ocular básica

Retina: la capa de células nerviosas en la superficie interior del ojo que es sensible a la luz. La retina se comunica con el cerebro y nos ayuda a ver.

Mácula: un área en el centro de la retina que nos ayuda a ver con claridad los objetos que tenemos delante.

Córnea: la parte frontal transparente del ojo que enfoca la luz.

Nervio óptico: el nervio en la parte posterior del ojo que transmite señales al cerebro.

Dilatación: un procedimiento mediante el cual un médico utiliza gotas oculares para agrandar la pupila, lo que le permite examinar de cerca el interior del ojo.

Ceguera legal: cuando la visión no puede corregirse por encima de 20/200, lo que significa que la persona tiene que estar a una distancia de 20 pies o menos para ver un objeto que alguien con visión normal puede ver a 200 pies de distancia.

Degeneración relacionada con la edad (DMRE)

Como indica el nombre, el factor de riesgo principal de la DMRE es la edad. Esta enfermedad progresiva daña la mácula, que es la parte del ojo responsable de la visión central aguda —de importancia crítica para el reconocimiento facial, la conducción de vehículos y las tareas que requieren visión de cerca—, explica la Dra. Mary E. Aronow, oftalmóloga de Massachusetts Eye and Ear en Boston. “Es una de las causas principales de pérdida de la visión después de los 50 años”, añade. Existen dos tipos de degeneración macular: la seca (cuando la mácula o el centro de la retina se vuelve más delgado) y húmeda (que es cuando crecen vasos sanguíneos anormales debajo de la retina, los que presentan fugas y causan cicatrices). La forma seca es la que se diagnostica con mayor frecuencia.

Si haces algo: “Para la DMRE seca, enfatizamos la optimización del estilo de vida”, indica Aronow. Deja de fumar, haz ejercicio con regularidad, controla tu presión arterial y tus niveles de colesterol, utiliza gafas de sol que bloqueen los rayos UV y aliméntate de manera saludable, especialmente a base de pescado y verduras de hojas verdes ricas en antioxidantes, como la espinaca y la col rizada. Si tu enfermedad ya está en la etapa intermedia o avanzada, empezarás a tomar el suplemento dietético AREDS 2, que contiene una mezcla específica de nutrientes (vitaminas E y C, cobre, zinc, luteína y zeaxantina) que en ensayos clínicos aleatorios realizados por el National Eye Institute han demostrado retrasar la progresión de la DMRE.

En el caso de la DMRE húmeda, el tratamiento es a base de medicamentos para combatir el factor de crecimiento endotelial vascular. Los medicamentos ayudan a detener la hemorragia y las fugas de los vasos sanguíneos oculares; se inyectan directamente en el ojo —algo que suena realmente terrible—, pero no te alarmes: “Las inyecciones se pueden realizar muy cómodamente; la idea es mucho peor que la realidad”, dice Aronow.

Si no haces nada: A medida que la enfermedad avanza, puede que notes distorsión de la vista. Las líneas rectas, por ejemplo, pueden parecer onduladas, explica Aronow. Tu visión central puede volverse borrosa. Es una enfermedad que no tiene cura y que, sin tratamiento, continuará su evolución y llegará al nivel de ceguera legal.

Riesgo de progresión de la DMRE temprana a la enfermedad avanzada (húmeda): 15%

Cataratas

La razón principal de la aparición de cataratas es la edad. “Al llegar a los 50, solemos empezar a ver algunos cambios en la transparencia del cristalino que son una indicación del inicio de cataratas”, señala el Dr. Christian Klein, profesor adjunto de oftalmología clínica del Flaum Eye Institute de UR Medicine en Rochester, Nueva York. Tal vez notes que el resplandor de las luces hace que te resulte peligroso conducir de noche o que no puedes leer la letra pequeña de los menús o del periódico a partir de los 60 años.

Tabla de examen ocular borrosa

Si haces algo: “Cuando durante un examen vemos una catarata, pueden pasar de 10 a 20 años hasta que el paciente sienta molestias”, indica Klein. “No hay mucho que tu médico pueda hacer para frenar su evolución. El tratamiento consiste en una operación de cataratas, durante la cual se introduce un nuevo cristalino en el ojo. Deja que tus síntomas y el impacto que estos tengan en tu vida te guíen para determinar cuándo debes actuar. Si el deslumbramiento que causa la catarata es considerable y afecta tu calidad de vida, eres un candidato para la operación”, dice Klein.

Si no haces nada: En comparación con décadas pasadas, la operación ya no requiere una hospitalización prolongada. Sin embargo, si las cataratas son avanzadas, pero no afectan tu vida en forma importante, puedes esperar. “Las cataratas son normales. Todos las desarrollamos, es solo cuestión de tiempo”, dice Klein.

Riesgo de discapacidad visual moderada o grave por cataratas: 13%

Retinopatía diabética

Los niveles elevados de azúcar en la sangre que no se controlan dañan los vasos sanguíneos en la retina, lo que causa filtración de líquido a estos tejidos, un trastorno llamado retinopatía diabética (RD), explica la Dra. Majda Hadziahmetovic, especialista en retina de Duke Health en Carolina del Norte. Más del 40% de las personas con diabetes en el país tienen algún grado de retinopatía diabética.

Si haces algo: La etapa inicial de la enfermedad puede controlarse con cambios en el estilo de vida. “La decisión es enteramente de los pacientes, y les pedimos que mantengan su A1C [el resultado de la prueba de detección de la diabetes] por debajo de 6.5 con la dieta y el ejercicio, así como una presión arterial y niveles de lípidos saludables”, dice Hadziahmetovic.

Si no haces nada: La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en los adultos en edad laboral en Estados Unidos. La etapa avanzada de la retinopatía diabética, que presenta más síntomas, se llama retinopatía diabética proliferativa, y es cuando aparecen nuevos vasos sanguíneos dentro de la retina para reemplazar a los dañados por el azúcar en la sangre, pero estos nuevos vasos son más frágiles. Cuando la enfermedad se detecta en esta etapa avanzada —cuando aparecen síntomas como la visión borrosa o el deslumbramiento— puede que necesites inyecciones adicionales o incluso cirugía.

Riesgo de que la diabetes no tratada cause ceguera: 25 veces más alto que entre la población general

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO