Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Cuándo pueden esperar recibir la vacuna contra la COVID-19 los adultos mayores del país?

Se anticipa una amplia disponibilidad para mediados del 2021, pero algunas personas podrían recibirla antes.

In English | A medida que las primeras vacunas contra la COVID-19 estuvieron disponibles en el país, ha surgido un mosaico de información diversa, estado por estado, sobre dónde y cuándo pueden vacunarse los adultos mayores.

Las vacunas están ahora disponibles para los adultos mayores en todos los estados. Sin embargo, la definición de “adultos mayores” varía. Los estados están vacunando de forma diversa a los adultos de 65 años o más, 70 años más, 75 años o más u 80 años o más. En algunos estados, como Tennessee y Arizona, la clasificación por edades varía según el condado.

Muchas de las personas que cumplen con el criterio de vacunación se han encontrado con enormes obstáculos logísticos simplemente para hacer una cita. La disponibilidad de la vacuna continúa muy limitada y la demanda es muy alta. Los sitios web estatales y de los condados donde inscribirse para recibir la vacuna han colapsado debido al intenso tráfico, y las líneas telefónicas de los departamentos de salud están sobrecargadas. La constante evolución de los planes estatales de distribución ha demorado aún más la asignación de las vacunas. Se han enviado más de 71 millones de dosis de vacunas a todo el país, pero hasta el 16 de febrero, menos de 40 millones de personas habían recibido la primera dosis.

Si bien el Gobierno federal está pidiendo a los estados que les den prioridad a las personas de 65 años o más y a las personas de cualquier edad que padecen enfermedades graves, cada estado sigue su propio plan de distribución.

En Florida, las vacunas han estado técnicamente a disposición de las personas de 65 años o más durante un mes. Sin embargo, en muchos condados conseguir una cita ha sido frustrante, y algunas personas pasan la noche afuera de los centros de vacunación.

En Arkansas, las vacunas están disponibles solamente para personas de 70 años o más. En Oregón, los adultos mayores de 75 años no pudieron hacer una cita para vacunarse hasta el 15 de febrero. Todos estos planes estatales están evolucionando en tiempo real.

Los CDC recomiendan que los estados asignen prioridad a los trabajadores de la salud y a los residentes y el personal de los centros de cuidados a largo plazo, donde han ocurrido casi el 40% de las más de 455,000 muertes por COVID-19 del país. Casi todos siguen esta recomendación, aunque Florida y Georgia agregaron a los adultos de 65 años o más al grupo de máxima prioridad, conocido como “Fase 1a” en muchos planes estatales de vacunación.

Donde muchos estados discrepan es en la distribución de la vacuna después de la Fase 1a. Los CDC y la Administración de Biden recomiendan que las vacunas se pongan gradualmente a disposición de los adultos mayores, ya que los adultos de 65 años o más representan ocho de cada diez muertes atribuidas a la COVID-19. Los CDC también recomiendan que los estados comiencen a vacunar a ciertos tipos de trabajadores esenciales, como agentes de policía y empleados de supermercados, después de concluir la Fase 1a.

Un panel asesor de los CDC recomienda que los estados incluyan a las personas de 75 años o más y a los “trabajadores esenciales de primera línea” —que incluyen docentes, agentes de policía, trabajadores de supermercados y empleados postales— en la segunda fase de distribución de vacunas (1b). Sin embargo, la disposición de planes formales de vacunación está a cargo de cada gobernador y las autoridades estatales de salud pública, que no tienen obligación de seguir al pie de la letra las recomendaciones de los CDC.

En este momento, la mayoría de los estados están agrupando a los adultos mayores en la segunda fase de distribución de vacunas, que en muchos estados se conoce como Fase 1b. Sin embargo, los estados no se han puesto de acuerdo en los grupos de edades: Rhode Island se centra en los adultos de 75 años o más, mientras que la vecina Virginia Occidental, que en un comienzo administraba vacunas a los residentes de 80 años o más, ahora está vacunando a las personas de 65 años o más, así como a los maestros y al personal escolar de 50 años o más.

Estas diferencias han creado confusión sobre quién puede recibir la vacuna y cuándo habrá una disponibilidad más amplia. Incluso en los estados donde durante semanas se han ofrecido vacunas a sus residentes mayores, conseguir una cita para vacunarse sigue siendo un desafío debido a la gran demanda. Muchos planes estatales dicen que los adultos mayores del país probablemente se vacunarán durante la primera mitad del año. “Hay ciertos aspectos que son complejos, y aprenderemos algunas cosas a medida que avancemos en el proceso”, señala Megan O'Reilly, vicepresidenta de Asuntos Federales de Salud y Familia de AARP, que está luchando para que los adultos mayores del país tengan prioridad para recibir la vacuna contra la COVID-19


Visita aarp.org/VacunaCOVID para más información.


Los primeros: 24 millones de personas en Estados Unidos

Los CDC calculan que hay 21 millones de trabajadores de la salud y 3 millones de personas en entornos comunitarios congregados, como hogares de ancianos y centros de vida asistida, que deberían vacunarse.

Se ha confirmado que más de 405,000 trabajadores de la salud y más de 1.2 millones de residentes y miembros del personal de centros de cuidados a largo plazo contrajeron COVID-19, según datos de los CDC y la Kaiser Family Foundation. Millones de trabajadores del campo de la salud, y residentes y personal de centros de atención a largo plazo, ya han recibido al menos la primera dosis de la vacuna como parte de la primera fase de todos los planes estatales de vacunación.

El Gobierno federal está trabajando con CVS y Walgreens para llevar las vacunas a los hogares de ancianos y los centros de cuidados a largo plazo sin costo para los residentes y el personal. El programa ha finalizado el primer ciclo de vacunaciones en hogares de ancianos; el segundo ciclo ya está en marcha, junto con las primeras vacunaciones en los centros de vida asistida. Una encuesta encontró que la inmensa mayoría de los residentes de hogares de ancianos recibieron una primera inoculación, pero menos de la mitad de los trabajadores de hogares de ancianos la recibieron.

En la Fase 1a de la distribución de vacunas, muchos estados están asignando prioridad a los residentes y al personal de los hogares de ancianos y a los centros de vida asistida y otros tipos de centros de cuidados a largo plazo. Sin embargo, algunos estados como Maryland agrupan los hogares de ancianos en la Fase 1a y otros centros de vida asistida en la Fase 1b.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Con qué rapidez se enviarán las vacunas?

El Gobierno federal está enviando más dosis a los estados y a ciertas ciudades, como Filadelfia y Nueva York, cada semana. Y está enviando vacunas directamente a ciertas farmacias y cadenas de supermercados bajo un programa lanzado en febrero. Los socios minoristas varían según el estado (en inglés), pero incluyen ciertas farmacias de Walmart, CVS, Costco, Rite Aid y Kroger. Además, a fines de enero la Administración anunció planes de adquirir otros 220 millones de dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna con el objetivo de vacunar a 100 millones de personas durante los 100 primeros días de su mandato, y a 300 millones de personas para el final del verano.

Sin embargo, los problemas de distribución y envío han obligado al Gobierno a reducir repetidamente sus expectativas de vacunación. Moncef Slaoui, experto en vacunas y asesor científico principal de Operation Warp Speed bajo el expresidente Donald Trump, indicó a mediados de diciembre que consideraba que se podría vacunar a 20 millones de personas en el país para fines del 2020, otros 30 millones en enero y 50 millones en febrero. Pero, hasta el 26 de enero, solo 22 millones de personas habían recibido su primera dosis de una de las vacunas, y menos de 40 millones habían recibido una primera dosis hasta el 16 de febrero.

La lentitud del proceso de vacunación se debe, entre otros factores, a que el Gobierno federal está enviando una cantidad de vacunas menor de la prevista, y a las demoras en la distribución de vacunas a tipos específicos de trabajadores de la salud y por medio de una cantidad relativamente reducida de hospitales.

Se anticipa que la disponibilidad de vacunas aumentará si la FDA aprueba las que están elaborando Johnson & Johnson, AstraZeneca y otras farmacéuticas. El 4 de febrero, Johnson & Johnson presentó ante la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) su solicitud para la autorización de su vacuna y está a la espera de una decisión. Sin embargo, pocos expertos creen que el público en general pueda vacunarse mucho antes del verano.

¿Dónde puedo conseguir una vacuna?

Para las personas que no viven en centros de cuidados a largo plazo, las vacunas estuvieron disponibles por primera vez en gran parte del país en hospitales y departamentos locales de salud pública, ya que las vacunas se destinaban principalmente al personal de la salud de alto riesgo y, en algunos casos, a los socorristas y el personal de servicios de emergencias médicas.

Sin embargo, a medida que aumenta la disponibilidad de vacunas, los estados están ampliando sus opciones para designar sitios de vacunación. California ha abierto sitios de vacunación masiva en Disneyland Resort en Anaheim y el Dodger Stadium en Los Ángeles. Massachusetts está usando el Gillette Stadium, sede del equipo New England Patriots.

La Administración del presidente Biden ha encomendado a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) la creación de 100 centros comunitarios de vacunación en todo el país. Ya dos han abierto en California: en el Oakland-Alameda Coliseum y en la California State University de Los Ángeles.

La información sobre dónde vacunarse y quiénes cumplen con los criterios de vacunación está disponible en la mayoría de los sitios web de salud pública estatales. Muchos estados también han establecido números telefónicos gratuitos para dar información sobre las vacunas.

"Las vacunas no surten efecto si no se usan"

Incluso con todas las medidas para acelerar la vacunación, no todos la quieren. Una encuesta reciente concluyó que el 76% de las personas de 60 años o más quieren vacunarse contra la COVID-19. Sin embargo, muchos preferirían esperar a ver antes cómo responden los demás a las dosis. La encuesta, realizada por el Steven S. Hornstein Center for Policy, Polling and Analysis de Long Island University, sugiere que solo el 46% de los adultos mayores se vacunarían tan pronto como pudieran hacerlo.

Los adultos mayores parecen ser más receptivos a vacunarse que los más jóvenes, aunque la resistencia se ha atenuado con el tiempo: el porcentaje de adultos mayores dispuestos a recibir una vacuna es el doble que en octubre. Según Slaoui, “Las vacunas no surten efecto si no se utilizan para vacunar”.

Algunas autoridades estatales y federales, están lanzando programas de difusión para compartir información con el público y darles más tranquilidad a los residentes con respecto a recibir la vacuna. Sin embargo, los presupuestos estatales son limitados después de casi un año de sufrir las consecuencias de la pandemia. Es posible que muchos estados necesiten asistencia financiera solo para distribuir sus vacunas, y más aún para financiar programas educativos y de difusión. La Casa Blanca planea canalizar ayuda adicional a los estados, pero el Congreso todavía no ha aprobado la legislación.

 “Uno de los temas que estamos viendo en el Congreso es el financiamiento para ayudar a los estados a poner en marcha la distribución de las vacunas”, indica O'Reilly, de AARP. “En este momento, no cuentan con el dinero”.

Si se vacunan suficientes personas en el país, es probable que Estados Unidos vuelva a tener “un nivel considerable de normalidad” en la segunda mitad del 2021, afirmó Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de la Salud. Fauci advirtió hace poco que es probable que el uso de mascarillas y las medidas de distanciamiento social se mantengan durante gran parte del 2021, pero se mostró optimista sobre las vacunas que se están preparando.

Aun así, su eficacia depende en parte de una aceptación generalizada. “Un desenlace verdaderamente terrible sería que tuviéramos vacunas que demuestren ser realmente eficaces y la mitad de las personas decidan no vacunarse”, dijo el director de los Institutos Nacionales de la Salud, Francis Colins, en una teleasamblea reciente de AARP. “En ese caso, esta pandemia podría continuar de forma indefinida. Necesitamos que se vacune cerca del 90% de la población si queremos terminar definitivamente con el virus”.

Nota del editor: Esta historia se actualizará periódicamente con nueva información sobre la distribución de vacunas de los estados. Consulta regularmente esta página.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.