Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Últimas actualizaciones sobre el coronavirus

Más del 95% de las personas fallecidas a consecuencia de la COVID-19 tenían 50 años o más.

Últimos detalles

In English

  • Vínculo entre las órdenes de uso de mascarillas y una menor cantidad de casos y muertes por COVID-19: Según un informe que publicaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el viernes, los casos de COVID-19 y las muertes a causa de la enfermedad disminuyeron en las comunidades después de que se implementaron órdenes de uso de mascarillas en los estados, y aumentaron una vez que se permitió comer en los restaurantes. El informe analizó datos a nivel condado de entre el 1.º de marzo y el 31 de diciembre del 2020, y halló que la cantidad de casos y muertes diarias disminuyó 20 días después de que las órdenes de uso de mascarillas entraran en vigor. Por otro lado, se encontró un vínculo entre la apertura de restaurantes —con servicio adentro del local y al aire libre— y un aumento en la cantidad de infecciones diarias 41 días después, así como un aumento en el número de muertes 2 meses después. Se publicó la investigación a medida que cada vez más estados optan por cancelar sus órdenes de uso de mascarillas y aumentar la capacidad de los negocios. Esta semana, tanto Texas como Misisipi cancelaron sus órdenes de uso de mascarillas y reabrieron los negocios sin ninguna restricción. Rochelle Walensky, directora de los CDC, comentó que EE.UU. corre el riesgo de perder el terreno que ha ganado contra el coronavirus si se cancelan las medidas de precaución de manera prematura. Walensky urgió al público a continuar usando mascarillas con buen ajuste, practicar el distanciamiento social y vacunarse contra la COVID-19 cuando tengan acceso a la vacuna. 
  • Biden predice que habrá suficientes vacunas para "todas las personas en Estados Unidos" para fines de mayo: Habrá suficientes vacunas contra la COVID-19 disponibles para vacunar a todos los adultos en Estados Unidos para finales de mayo, anunció el presidente Joe Biden el martes, pero agregó que podría tomarse más tiempo aplicar esas vacunas. Biden había predicho que el suministro llegaría a ese nivel para finales de julio. Las dosis adicionales, dijo, son posibles porque dos gigantes farmacéuticos —Johnson & Johnson y Merck— están trabajando en conjunto para aumentar la producción de vacunas. Biden también instó a todos los estados a dar prioridad a la vacunación de educadores. Según informan los CDC, más de 54 millones de personas en el país recibieron al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19, y alrededor de 27.8 millones recibieron dos dosis.  
  • Envío de vacunas de J&J: Esta semana, Johnson & Johnson realizó un envío de entre 3 y 4 millones de su vacuna contra el coronavirus, la cual requiere una sola dosis. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) emitió una autorización de uso de emergencia para la vacuna el 27 de febrero. La vacuna de J&J, que requiere una sola dosis, es la tercera vacuna contra la COVID-19 que recibe la autorización para uso de emergencia en Estados Unidos: las dos anteriores son las de Pfizer-BioNTech y Moderna, ambas aplicadas en dos dosis.  
  • Las variantes del virus ya se encuentran en 46 estados: Una variante más contagiosa que se identificó por primera vez en el Reino Unido (llamada B.1.1.7) se ha encontrado en 46 estados del país. Los únicos estados en los que no se ha reportado un caso son Dakota del Sur, Montana, Oklahoma y Vermont, según datos de los CDC. Otra variante preocupante descubierta en Sudáfrica (B.1.351) se encuentra en por lo menos 16 estados, y la variante que se identificó por primera vez en Brasil se encuentra en 7 estados. Los CDC también están efectuando el seguimiento de dos cepas que se están propagando en California y la ciudad de Nueva York. Estudios preliminares indican que las vacunas actuales contra la COVID-19 serían eficaces contra la cepa B.1.1.7, pero podrían tener menos eficacia contra las otras variantes, si bien las vacunas brindarían igualmente cierta protección. Los fabricantes de las vacunas —Moderna, Pfizer-BioNTech y J&J— están trabajando para crear modificaciones que brinden mejor protección contra las variantes. 
  • Un estudio de los CDC revela que residentes de un hogar de ancianos volvieron a contraer el virus: Cinco residentes de un hogar de ancianos de Kentucky que parecían haberse recuperado del coronavirus volvieron a contraer la infección tres meses después, según un informe de los CDC publicado el 25 de febrero. Los residentes arrojaron resultado positivo durante un brote en julio, y luego tuvieron cuatro pruebas con resultado negativo antes de un segundo brote en el establecimiento en octubre. Los pacientes tuvieron síntomas más graves en el segundo episodio, dice el informe, y uno de ellos falleció a raíz de la enfermedad. El estudio es significativo porque sugiere que las personas que tienen síntomas leves o son asintomáticas en la primera infección "no producen una respuesta inmunitaria lo suficientemente fuerte para prevenir un nuevo contagio", afirmaron los investigadores de los CDC en el informe. También sugiere "la posibilidad de que la enfermedad puede ser más grave en un segundo contagio", dijeron. 
  • Los CDC dicen que las mascarillas son esenciales durante las clases grupales de ejercicio en lugares cerrados: Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) exhortaron el 24 de febrero a la población a usar mascarillas durante las sesiones grupales de actividad física en lugares cerrados, y citaron dos casos en los que docenas de personas que estuvieron en gimnasios sin mascarilla se contagiaron. En un caso, el 68% de las personas que asistieron a clases presenciales en un lapso de 8 días en un gimnasio de Chicago arrojaron resultado positivo en las pruebas de COVID-19, mientras que otro 7% reportaron síntomas acordes con la enfermedad. Los CDC observaron que el gimnasio estaba operando al 25% de capacidad, se controlaba a los clientes a la entrada y todos permanecían a seis pies de distancia, pero la mayoría de los asistentes se quitaban la mascarilla. "La mayor intensidad respiratoria que ocurre en los sitios cerrados de actividad física facilita la transmisión" del coronavirus, explicaron en el informe los investigadores de los CDC. 
  • El Gobierno federal distribuirá 25 millones de mascarillas gratuitas: La Administración de Biden anunció el 25 de febrero que enviará más de 25 millones de mascarillas de tela a más de 1,300 centros de salud comunitarios y 60,000 bancos de alimentos y comedores comunitarios en todo el país. La iniciativa de $85 millones es un esfuerzo de llegar a las personas más vulnerables a la COVID-19 en EE.UU., quienes tal vez no tengan acceso a mascarillas de alta calidad. Las mascarillas, hechas en Estados Unidos, tienen dos capas de tela y buen ajuste, y cumplen con las pautas de los CDC; además, pueden lavarse para volverse a usar. 
  • Un estudio federal investigará los síntomas a largo plazo de la COVID-19: El director de los Institutos Nacionales de la Salud, Francis Collins, anunció el martes que la agencia lanzará una iniciativa para estudiar los síntomas persistentes y a largo plazo que algunas personas experimentan durante meses después de haber contraído la COVID-19.
  • Datos de los CDC demuestran que las vacunas son seguras. Datos de los CDC publicados el 19 de febrero muestran que los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19 son tal como se esperaban, y no son serios en la gran mayoría de los primeros 22 millones de personas que han recibido la vacuna de Pfizer-BioNTech o la de Moderna. Los síntomas reportados más frecuentemente incluyen dolor de cabeza (22.4%), fatiga (16.5%) y mareo (16.5%). Los casos de anafilaxia (reacciones alérgicas severas) fueron muy poco comunes; 4.5 casos por cada millón de dosis administradas.

Lo que necesitas saber sobre el coronavirus.

Nota: Haz clic en el botón de “CC” y selecciona el idioma español.



¿Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad?  

Los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas subyacentes tienen más probabilidades que las personas más jóvenes y saludables de experimentar complicaciones severas a causa de la COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus. No hay una edad específica en la que el riesgo aumenta. Por el contrario, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que "el riesgo aumenta en forma constante con la edad", y el mayor riesgo de enfermar gravemente corresponde a las personas de 85 años o más. El 95% de las muertes a causa de la COVID-19 en EE.UU. han sido de personas de 50 años o más. Ocho de cada diez muertes reportadas en Estados Unidos por COVID-19 han sido de adultos de 65 años o más, según los últimos datos demográficos disponibles de los CDC.

Parte de la razón por la que el riesgo aumenta con la edad es que las personas son más propensas a tener otros problemas de salud con el paso de los años, y las enfermedades subyacentes son un impulsor importante de complicaciones a causa de la COVID-19. Un informe de los CDC (en inglés) publicado en junio halló que las hospitalizaciones de personas con COVID-19 fueron seis veces más numerosas entre pacientes con problemas de salud crónicos en comparación con personas sanas, y las muertes entre el primer grupo fueron doce veces más elevadas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las personas de cualquier edad con los siguientes problemas o estados de salud tienen mayor riesgo de enfermar gravemente de COVID-19:

  • Trastornos cardíacos graves, como insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria o cardiomiopatías.
  • Cáncer
  • Enfermedad renal crónica 
  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica)
  • Obesidad (índice de masa corporal de 30 o superior) 
  • Obesidad severa (índice de masa corporal de 40 o superior)
  • Enfermedad de células falciformes
  • Consumo de tabaco
  • Inmunodepresión a causa del trasplante de órganos sólidos 
  • Diabetes tipo 2

Las personas con los siguientes trastornos podrían tener un mayor riesgo de enfermar gravemente a causa de la COVID-19:

  • Asma (moderada o intensa)
  • Enfermedad cerebrovascular
  • Fibrosis quística 
  • Hipertensión o presión arterial alta
  • Trastornos neurológicos, como la demencia 
  • Enfermedad hepática
  • Sobrepeso (índice de masa corporal de 25 a 30)
  • Embarazo
  • Fibrosis pulmonar (tejido pulmonar dañado o cicatrizado)
  • Talasemia (un trastorno de la sangre)
  • Diabetes tipo 1
  • Sistema inmunitario debilitado debido a transfusión sanguínea o trasplante de médula, deficiencias inmunitarias, VIH, uso de corticosteroides o de otros medicamentos inmunodepresores

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

¿Qué pueden hacer los adultos mayores para reducir el riesgo? 

Evitar las multitudes y el contacto cercano con los demás

La mejor manera de no contraer una infección de coronavirus es evitar la exposición al virus. Limita lo más posible las interacciones con personas que no viven en tu hogar, mantén una distancia de al menos 6 pies de otras personas, lávate las manos con agua y jabón frecuentemente (o usa un desinfectante de manos a base de alcohol si no hay agua y jabón disponible).

Los CDC definen el contacto cercano como estar a 6 pies de distancia de una persona infectada por un total acumulado de 15 minutos o más en un período de 24 horas. Se aconseja que las personas que entren en contacto con alguien con COVID-19 se sometan a una cuarentena por dos semanas, idealmente. Una cuarentena de 10 días es una alternativa aceptable si no se notan síntomas, dicen los CDC. Al igual que una cuarentena de 7 días si la persona en cuarentena da negativo al virus después de 7 días de haberse mantenido lejos de otras personas.

Usar mascarilla

Los CDC recomiendan "el uso universal de mascarillas faciales" en espacios cerrados (con excepción de tu hogar, siempre que no haya una persona infectada con el virus) y al aire libre cuando no se pueda mantener el distanciamiento físico de 6 pies de otras personas. Las mascarillas ayudan a proteger a los usuarios contra infecciones de coronavirus, además de ayudar a proteger a los demás de ser infectados por quienes llevan una puesta.

Usar una mascarilla quirúrgica por debajo de una mascarilla de tela mejora en forma significativa la protección contra el coronavirus al crear un calce más ajustado sobre el rostro, según los resultados de un estudio de los CDC publicado el 10 de febrero.  El estudio reveló que cuando se usa una mascarilla de tela sobre una mascarilla quirúrgica, se bloquean el 92.5% de las partículas generadas por una tos, en comparación con solo aproximadamente el 42% cuando se usa una sola mascarilla (ya sea quirúrgica o de tela).

El estudio de los CDC también halló que la eficacia de las mascarillas quirúrgicas se puede mejorar atando las tiras del lazo de la oreja en el punto en que se unen a la mascarilla, y doblando hacia adentro y aplastando el borde de la mascarilla. Los investigadores dijeron que los resultados demuestran la importancia de asegurar que la mascarilla se ajuste bien, sin huecos ni espacios alrededor de los bordes.

Toma precauciones en lugares públicos

Si necesitas salir para comprar artículos de necesidades básicas, los CDC ofrecen consejos para hacerlo de manera segura.

  • Usa una mascarilla.
  • Mantén al menos seis pies de distancia de otras personas al hacer las compras y mientras esperas en la fila.
  • Considera realizar tus mandados temprano en la mañana o al final de día, cuando posiblemente haya menos personas en las tiendas. Algunas tiendas establecieron horarios especiales para las personas de alto riesgo. 
  • Limpia el carrito o la canasta de compras con paños desinfectantes.
  • Usa gel desinfectante para las manos inmediatamente después de usar dinero en efectivo, una tarjeta o el teclado de pago.
  • Lávate las manos cuando llegues a casa.
  • Al surtir gasolina, limpia las agarraderas y los botones con paños desinfectantes antes de tocarlos; usa gel desinfectante inmediatamente después.
  • ¿Tienes que ir al banco? Usa la ventanilla desde el auto, un cajero automático o las aplicaciones de banca móvil para las transacciones de rutina que no requieren interacción personal siempre que sea posible.

Debes tener un plan en caso de que tú o alguien en tu hogar se enferme

Designa una habitación en tu hogar que pueda ser utilizada para aislar de los demás a un miembro de la familia enfermo. Asegúrate de tener una provisión de medicamentos recetados para al menos 30 días a fin de reducir la cantidad de viajes que debes hacer a la farmacia. También es importante tener medicamentos de venta libre en el hogar para tratar la fiebre, la tos y otros síntomas, así como pañuelos desechables y otros suministros médicos comunes. También puedes comprar un oxímetro de pulso para tenerlo a mano. Un pequeño dispositivo que mide el nivel de saturación de oxígeno la persona puede ser una herramienta útil porque un nivel de oxígeno en descenso puede ser una señal temprana del deterioro de la salud de un paciente de COVID-19.

¿Y los viajes? 

Antes de hacer planes de viaje, verifica todas las reglas que se aplican a tu lugar de destino y al medio de transporte. Varios países y estados tienen restricciones de viaje o normas que pueden afectar tu viaje. Lo mismo ocurre con las aerolíneas. AARP tiene una lista de restricciones relacionadas con el coronavirus y una guía de los reglamentos de cuarentena para viajeros según cada estado. 

También es importante notar que "los viajes aumentan la probabilidad de infección y propagación de COVID-19" y que "quedarse en casa es la mejor manera de protegerse y proteger a otros" del virus, según los CDC.

Para los adultos mayores y otras personas con alto riesgo de consecuencias serias de salud a causa de una infección de coronavirus, viajar puede ser peligroso, particularmente si van a entrar en contacto cercano con otras personas. 

Algunas actividades relacionadas con los viajes se consideran de más alto riesgo que otras. Por ejemplo: asistir a reuniones sociales con muchas personas, como bodas o funerales; ir a eventos grandes, como conciertos; y viajar en un crucero o crucero fluvial. 

Una prueba de detección puede ayudarte a viajar de manera más segura, dicen los CDC. Considera realizarte una prueba viral de uno a tres días antes de viajar. Lleva una copia de los resultados de tu prueba durante el viaje; es probable que te la pidan.

Según los CDC, también podrías considerar someterte a una prueba viral 3-5 días después de viajar y reducir las actividades no esenciales durante 7 días completos después de tu viaje, incluso si tu prueba de detección da un resultado negativo. Si no te haces una prueba de detección, considera reducir todas las actividades no esenciales por 10 días después de viajar.

Se recomienda no viajar si estás enfermo o si has estado en contacto con alguien con COVID-19 en los pasados 14 días.

AARP tiene información sobre advertencias de viaje específicas, cargos por cambio de las aerolíneas y más sobre cómo mantenerte seguro cuando viajas. 

¿Cómo se está propagando el coronavirus?

Se piensa que el coronavirus se propaga principalmente entre personas que están en contacto cercano entre sí, por medio de gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla, según los CDC. Esas gotitas pueden caer en la boca o nariz de las personas que se encuentran cerca o pueden inhalarse en los pulmones. La transmisión de aerosol (partículas diminutas exhaladas que pueden permanecer en espacios interiores durante largos períodos de tiempo y ser transmitidos a distancias mayores de 6 pies) también puede desempeñar un papel en la propagación del virus, lo que reafirma la importancia de utilizar mascarilla, según los expertos.

De acuerdo con los CDC, "el virus se puede propagar de otras maneras", incluso al tocar una superficie o un objeto contaminado y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos. Sin embargo, la agencia sostiene que esa no parece ser la forma principal de propagación.

Finalmente, es importante mencionar que las personas propagan la COVID-19 antes de presentar síntomas (personas presintomáticas) o incluso si nunca presentan síntomas (personas asintomáticas). Un estudio publicado el 7 de enero en Jama Network Open encontró que las personas asintomáticas representan alrededor del 59% de todas las transmisiones de COVID-19. El estudio subraya por qué es importante usar una mascarilla, practicar el distanciamiento social, evitar las multitudes y tomar otras precauciones, ya sea que se tengan síntomas o no.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas con COVID-19 han reportado una amplia variedad de síntomas que típicamente aparecen de dos a 14 días luego de la exposición al virus. Esta es la lista más reciente de los síntomas, según los CDC.

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Falta de aire o dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Dolor corporal o muscular
  • Dolor de cabeza
  • Nueva pérdida del sentido del gusto o del olfato
  • Dolor de garganta
  • Congestión o secreción nasal
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea

Los CDC reconocen que esta lista no es exhaustiva; las erupciones o lesiones en la piel también pueden ser una señal del virus.

Los expertos en salud les solicitan a aquellas personas con síntomas que llamen a su proveedor de cuidados de salud o a su departamento de salud local para instrucciones sobre qué hacer antes de acudir a un centro y transmitir gérmenes a otras personas. Quienes se sienten enfermos y no están seguros de sus síntomas pueden también verificar la guía interactiva de los CDC (en inglés), que ofrece consejos sobre la atención médica adecuada.  

Sin embargo, si presentas señales de advertencia de emergencia: dolor o presión en el pecho, desorientación o confusión, color azulado en el rostro o los labios, dificultad para respirar o incapacidad para despertarte o permanecer despierto, busca atención médica de inmediato, advierten los funcionarios de salud. 

Los CDC también tienen consejos sobre qué hacer en caso de recibir un diagnóstico de COVID-19.

¿Cuál es el tratamiento para la COVID-19?

Los investigadores continúan estudiando posibles tratamientos eficaces para la COVID-19 y ha habido varios avances prometedores. Estas son algunas opciones de tratamientos:

Remdesivir: Remdesivir es el primer tratamiento contra la COVID-19 —y hasta ahora, el único— autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA). Las investigaciones muestran que puede ayudar a los pacientes hospitalizados con COVID-19 a recuperarse más rápidamente de la enfermedad.

Dexametasona y otros corticosteroides: El 2 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó nuevas pautas que recomiendan enfáticamente el uso de la dexametasona (junto con otros corticosteroides comunes asequibles, como la hidrocortisona) para el tratamiento de pacientes "con casos graves y críticos de COVID-19". En los ensayos clínicos se encontró que los corticosteroides reducen el riesgo de muerte en los pacientes hospitalizados a raíz de la enfermedad.

Bamlanivimab y etesevimab: Este tratamiento, de la empresa farmacéutica Eli Lilly, combina dos fármacos de anticuerpos monoclonales. La combinación recibió la autorización de uso de emergencia de la FDA el 9 de febrero para el tratamiento de casos leves a moderados de COVID-19 en pacientes que presentan un alto riesgo de enfermar gravemente, incluidas las personas de 65 años o más y las que tienen enfermedades crónicas. El bamlanivimab por sí solo también ha sido autorizado como tratamiento. Los medicamentos no están aprobados para el tratamiento de pacientes hospitalizados o que necesitan oxígeno.

Casirivimab e imdevimab: Otro tratamiento con anticuerpos, el cóctel de anticuerpos monoclonales de Regeneron recibió la autorización para uso de emergencia el 21 de noviembre para el tratamiento de la COVID-19 leve a moderada en pacientes no hospitalizados que tienen un alto riesgo de enfermar de gravedad, incluidas las personas de 65 años o más y las que padecen enfermedades crónicas.

Plasma de convaleciente: El plasma sanguíneo de los pacientes que se han recuperado de una infección por coronavirus contiene anticuerpos que pueden acelerar la recuperación cuando se administra a pacientes hospitalizados con COVID-19. La FDA emitió una autorización para el uso de emergencia para el plasma convaleciente el 23 de agosto. Un nuevo estudio publicado el 6 de enero en la revista New England Journal of Medicine reveló que las infusiones de plasma en pacientes de 65 años o más con síntomas leves de COVID-19 en un lapso de pocos días a partir de la aparición de los síntomas redujo en forma significativa la necesidad de utilizar oxígeno.

¿Qué debes saber sobre las vacunas?

La FDA ha emitido autorizaciones de uso de emergencia para tres vacunas: de Pfizer-BioNTech, de Moderna y de Johnson & Johnson.

Las tres vacunas son seguras y eficaces para prevenir enfermedades graves, según los estudios, y las reacciones adversas han sido muy infrecuentes. 

Las vacunas de Moderna y de Pfizer-BioNTech requieren dos dosis, administradas con intervalos de 21 días (Pfizer) o 28 días (Moderna). De no ser esto posible, los CDC han dicho que las dosis pueden espaciarse hasta por seis semanas.

La vacuna de Johnson & Johnson requiere solo una dosis. 

Es posible que experimentes efectos secundarios temporales después de vacunarte; estos incluyen dolor en el brazo, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular o en las articulaciones, náuseas, fiebre o escalofríos. Estos son una señal de que la vacuna está surtiendo efecto. 

El Gobierno federal está supervisando la distribución de las vacunas contra el coronavirus, y los funcionarios dicen que pasarán meses antes de que todos los que quieran la vacuna puedan obtenerla. Los trabajadores del campo de la salud, y los residentes y el personal de los centros de cuidados a largo plazo fueron el primer grupo identificado para vacunación, seguidos por los adultos de 65 años o más.

Otras dos vacunas se encuentran en ensayos clínicos de fase 3 en el país. Un ensayo clínico de fase 3 es cuando los investigadores estudian la seguridad y eficacia de las candidatas a vacunas cuando se comparan con un placebo en una población amplia.

AARP tiene más información sobre cuándo las personas mayores en el país podrán recibir la vacuna, qué esperar cuando recibas la vacuna y guías de todos los estados para la distribución de las vacunas.

¿Puedo cuidar de un amigo enfermo?

Los funcionarios de la salud enfatizan que es importante cuidar de nuestros amigos y vecinos enfermos en la comunidad, y que hay una manera segura de hacerlo. Si llevas comida a un vecino, considera dejarla en la puerta.

Mantén tu distancia si cuidas de alguien que tiene COVID-19. Lávate las manos a menudo, limpia las superficies que reciben mucho contacto y recuérdale a la persona enferma que utilice una mascarilla. Se recomienda que quien proporciona los cuidados también use una mascarilla. De ser posible, ofrece ayuda para comprar alimentos y hacer mandados. 

Por último: debes estar atento a las señales de alerta de enfermedades severas. Llama al médico si el estado de la persona empeora, y busca atención médica inmediata si tiene problemas para respirar, dolor o presión en el pecho, signos nuevos de confusión, inhabilidad para despertarse o mantenerse despierto, o un color azulado en los labios o la cara. 

¿Qué pasa si uno de mis seres queridos vive en un hogar de ancianos?

Los adultos que viven en hogares de ancianos y centros de cuidados a largo plazo corren un alto riesgo de contraer una enfermedad grave si se infectan con el coronavirus, por lo que encabezan la lista de vacunación. 

Muchos hogares de ancianos y centros de cuidados a largo plazo de todo el país siguen limitando las visitas. (Puedes ver la normativa de visitas a hogares de ancianos en tu estado en AARP.org). Si ese es el caso, visita a tu ser querido virtualmente: mantén la comunicación a través de videoconferencias, correos electrónicos o llamadas. Envía fotografías, cartas o llévales un regalo apropiado (tal vez no todos los establecimientos permitan esto, debes consultar primero).

Recuerda: identifica a un integrante del personal con quien puedas comunicarte cuando tengas preguntas o inquietudes. El Gobierno federal exige que las instalaciones les comuniquen a los residentes, a sus familias y a los CDC dentro de 12 horas si se confirma un caso de COVID-19. 

AARP tiene una lista de seis preguntas clave que debes hacer sobre la situación de tu ser querido en un hogar de ancianos y preguntas para un centro de vida asistida, además de una amplia cobertura de la crisis en los hogares de ancianos. También puedes rastrear los casos de coronavirus y las muertes en hogares de ancianos específicos en el sitio web presentado por el Gobierno federal el 4 de junio. AARP también está haciendo el seguimiento de estos datos

¿Qué debo saber sobre las variantes del coronavirus?

Los funcionarios de salud pública han detectado nuevas cepas de coronavirus que son más contagiosas, por lo que a los expertos les preocupa un posible aumento en los casos de COVID-19 precisamente cuando la administración de las vacunas se encuentra en sus etapas iniciales.

La primera cepa, conocida como B.1.1.7., fue descubierta en el Reino Unido, pero ya circula en más de 45 países, incluido Estados Unidos. Datos preliminares indican que puede conllevar un mayor riesgo de muerte.

Los CDC han advertido que es probable que para marzo se convierta en la cepa dominante en Estados Unidos.

Los datos iniciales indican que es probable que las vacunas actuales contra la COVID-19 sean eficaces contra la variante británica.

Los científicos están estudiando otras dos variantes que causan preocupación.

La variante conocida como B.1.351, originalmente descubierta en Sudáfrica, fue detectada por primera vez en Estados Unidos el 28 de enero, cuando funcionarios de salud pública anunciaron dos casos en Carolina del Sur. Los pacientes no tenían historial de viajes ni habían tenido contacto entre sí, lo que sugiere que la cepa ya se está propagando en la comunidad.

La variante sudafricana contiene una mutación que podría permitirle al virus eludir los anticuerpos generados por las vacunas, dijeron los CDC. Estudios preliminares indican que las vacunas actuales contra la COVID-19 podrían ser menos eficaces contra esa cepa, si bien ofrecerían igualmente cierta protección.

Los fabricantes Moderna y BioNTech ya han anunciado que están trabajando para modificar sus vacunas —y posiblemente crear dosis de refuerzo— a fin de brindar mayor protección contra la variante de Sudáfrica.

Una tercera variante que también ha generado preocupación fue descubierta en Brasil. Se ha detectado un solo caso de esta variante en Estados Unidos —en Minnesota—, en una persona que había viajado recientemente a Brasil, dijeron las autoridades de salud pública.  Hay cierta evidencia que sugiere que esta variante también podría ser capaz de eludir los anticuerpos.

¿Algunas personas tienen síntomas persistentes? 

Muchos sobrevivientes de COVID-19 luchan contra síntomas persistentes durante semanas o meses después de la infección. Tienen mareos, insomnio, confusión, taquicardia o una serie de otros efectos duraderos que les impiden reanudar su vida normal.

Un estudio publicado el 8 de enero en la revista The Lancet halló que más del 75% de los pacientes que habían sido hospitalizados con COVID-19 aún sufrían de al menos un síntoma seis meses después. El estudio reveló que la fatiga, la debilidad muscular y las dificultades para dormir eran los síntomas más comunes después de la enfermedad, pero los pacientes también señalaron sentir ansiedad, depresión, pérdida del gusto o el olfato, palpitaciones y pérdida del cabello. 

Los expertos recomiendan que los pacientes que tuvieron COVID-19 y tienen síntomas persistentes procuren la atención de un proveedor médico. Muchos hospitales del país han establecido clínicas especiales para sobrevivientes y ya han adquirido muchos conocimientos sobre las mejores formas en las que pueden ayudar. 

¿Qué debo saber sobre las pruebas?

Los CDC dicen que debes considerar hacerte una prueba de COVID-19 si:

  • Tienes síntomas de COVID-19.
  • Has estado en contacto cercano (a menos de 6 pies por un total de 15 minutos o más) con alguien que haya tenido un diagnóstico confirmado de COVID-19.
  • Has participado en actividades que te exponen a un mayor riesgo de COVID-19 —como viajar, ir a reuniones sociales grandes o en masa, o estar en entornos cerrados concurridos—.
  • Tu proveedor de atención médica o el Departamento de Salud de tu estado te han pedido que te hagas la prueba.

Las pruebas de COVID-19 más precisas usan un método llamado reacción en cadena de la polimerasa, o PCR. Las pruebas PCR requieren que tu muestra se envíe a un laboratorio, por lo que el resultado puede tardar unos días. 

La FDA también otorgó una autorización de uso de emergencia para las pruebas rápidas que utilizan la tecnología de antígenos. Las pruebas de antígenos son más rápidas porque las muestras no necesitan enviarse a un laboratorio, pero los estudios muestran que son menos precisas, especialmente si eres asintomático. 

La FDA también aprobó tres pruebas de COVID-19 para hacer en el hogar que arrojan resultados en tiempo real; entre ellas, una será de venta libre, sin necesidad de receta. Se espera que lleguen al mercado a principios de este año.  

Esta historia se actualizará periódicamente con nuevos desarrollos sobre el brote global. Consulta regularmente esta página.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.