Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Lo que debes saber sobre las cataratas y la cirugía Skip to content
 

Lo que debemos saber sobre las cataratas y la cirugía de cataratas

Entérate de las causas, los síntomas y los tratamientos para este problema común de los ojos.

Hombre durante un examen de la vista

GETTY IMAGES

In English | Si llegas a cierta edad avanzada, es probable que tengas cataratas, pues son una consecuencia inevitable del envejecimiento. El cristalino o lente del ojo puede comenzar a opacarse en las personas de mediana edad. Al cumplir 80 años, más de la mitad de las personas en este país tendrán cataratas o se habrán sometido a una cirugía de cataratas. “Comparo las cataratas con las arrugas y las canas”, dice Anupama Horne, oftalmóloga y cirujana oftalmóloga de Duke University en Durham, Carolina del Norte. A la larga, casi todos las tendrán.

Pero la buena noticia es que los procedimientos actuales de alta tecnología devuelven la buena vista al 90% de los 3 millones de personas al año en Estados Unidos que se someten a una cirugía de cataratas. 

Qué son

La catarata por lo general aparece cuando se degradan las proteínas normales en el lente del ojo, lo que opaca este lente. El lente del ojo funciona de manera bastante similar al de una cámara: concentra la luz en la retina en la parte posterior del ojo, la cual a su vez transmite las señales nerviosas al cerebro, y además ajusta el enfoque del ojo, con lo que nos permite ver claramente de cerca y de lejos. Pero el desgaste normal del envejecimiento hace que se acumulen las proteínas. Esto opaca el lente y hace que, a medida que aumenta el tamaño de la catarata, poco a poco resulte más difícil poder ver. Las cataratas por lo general demoran mucho tiempo en aparecer, y pueden afectar solo un ojo o ambos. Pero no se propagarán de un ojo al otro, como sucede con una infección.

Gráfico de ojo normal versus uno con cataratas

SARAH PENG/AARP

Causas

El envejecimiento es la causa más común de las cataratas, pero otros factores pueden contribuir, entre ellos ciertos medicamentos, enfermedades crónicas, malos hábitos de salud o exponerse demasiado al sol sin protección. “Ser sumamente miope también está asociado con una mayor frecuencia de cataratas”, dice John D. Dugan Jr., oftalmólogo y cirujano de cataratas de Wills Eye Hospital en Filadelfia. “Pero no estamos seguros por qué”. Los antecedentes familiares también desempeñan un papel.

Síntomas

Debido a que las cataratas relacionadas con la edad por lo general surgen con el tiempo, podría no notarse que la vista empeora poco a poco. Pero a medida que el lente del ojo, que es transparente, se vuelve lentamente de color amarillento o marrón, el aumento del tinte podría hacer que sea más difícil leer y que los colores parezcan desteñidos. Otros síntomas incluyen visión doble o borrosa, deslumbramiento (cuando los faros delanteros, las lámparas o la luz solar parecen demasiado brillantes) y mala visión nocturna que puede hacer que sea peligroso conducir.

“Es como un pedazo de plástico transparente que se vuelve amarillento y se decolora”, explica John Bartlett, oftalmólogo y cirujano oftalmólogo de UCLA Stein Eye Institute en Los Ángeles. “A medida que se agregan nuevas capas, se vuelve más denso y duro”.

Vista a través de unos espejuelos de un gráfico de exámen de la vista

GETTY IMAGES

Diagnóstico

Si tienes varios de estos síntomas, hazte un examen de la vista. Los expertos recomiendan que las personas mayores de 65 años se hagan exámenes cada año o dos; los más jóvenes deben hacerse un examen de la vista por lo menos una vez cada dos años, o más si tienen ciertos problemas de salud. “Si usas corticoesteroides, debes hacerte exámenes de la vista con regularidad”, comenta Dugan. “Tal vez ni siquiera estés consciente de que están empezando a afectarte la vista”.

Las cataratas por lo general se identifican con un examen completo que incluye una prueba de agudeza visual, en la que lees letras de distintos tamaños de una tabla optométrica. Esto te mide la agudeza y claridad visual, así como lo bien que puedes ver desde varias distancias.

También te realizarán un examen de la vista con dilatación de la pupila, en el cual te dilatan y ensanchan las pupilas con gotas. Con esto, el médico puede ver mejor la parte posterior de los ojos. Tu médico usará un microscopio de lámpara de hendidura para buscar indicios de cataratas y examinar la retina y el nervio óptico a fin de ver si hay daños en los ojos u otros problemas como glaucoma.

Tratamiento

Cuando las cataratas están en etapas iniciales, los pacientes pueden ver un poco mejor con nuevas recetas para anteojos, luces más fuertes, gafas de sol antirreflejo o lupas. Pero una vez que la catarata se empeora y los síntomas interfieren con las actividades cotidianas —leer, conducir, ver televisión—, entonces la cirugía para eliminar la catarata es la única opción.

“No te dejes engañar”, dice Bartlett de UCLA. “Veo continuamente anuncios de gotas para los ojos que afirman que eliminan las cataratas. El único tratamiento para eliminar las cataratas es la cirugía”.

Antes de la cirugía, es posible que tu cirujano te envíe a tu médico de cabecera para que te practique un examen médico completo y se asegure de que estés saludable para esta intervención, según Ravi Goel, un cirujano oftalmólogo de Nueva Jersey y vocero clínico de American Academy of Ophthalmology. Hay pacientes que pueden ser malos candidatos para cirugía si padecen ciertas enfermedades cardíacas o pulmonares, o demencia.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Lo que puedes esperar de la cirugía

Preparativos: una semana antes de la cirugía, tu médico te examinará los ojos para medir la curva de la córnea y el tamaño y forma del ojo. Con esta información, el cirujano puede elegir el mejor tipo de lente artificial —conocido como lente intraocular— para ti. Quizás también necesites dejar de tomar ciertos medicamentos por un tiempo. Si tienes cataratas en ambos ojos, te tratarán cada ojo en ocasiones distintas para permitir que te recuperes.

Procedimiento: la cirugía, que normalmente toma menos de 30 minutos, por lo general es ambulatoria y con anestesia local que duerme los nervios alrededor y dentro del ojo. Durante el procedimiento, se extrae el cristalino opaco y se reemplaza con un lente plástico transparente. El cirujano oftalmólogo realiza una pequeña incisión en la córnea —la superficie transparente de forma discoide que cubre la parte frontal del ojo—. Luego introduce una sonda muy pequeña en la incisión. La sonda utiliza ultrasonido para romper el cristalino opaco en pedazos muy pequeños, que luego se extraen aspirándolos.

El lente artificial se introduce por la incisión y se coloca dentro de la cápsula del cristalino, que mantiene en su lugar el nuevo lente. A veces hará falta poner un punto de sutura en la incisión en el ojo, pero por lo general es lo suficientemente pequeña para sanar por sí sola. La intervención puede realizarse con instrumentos quirúrgicos tradicionales o ser asistida por rayos láser.

Gráfico del proceso de una cirugía de cataratas

Complicaciones: Después de la cirugía, la vista de la mayoría de las personas se mejora con rapidez y los colores se verán más intensos. Los pacientes pueden reanudar sus actividades normales al llegar a su hogar, aunque tal vez necesiten taparse el ojo con un parche. Es normal que sientan picor y un poco de incomodidad, y los ojos podrían ser sensibles a la luz y al tacto. Pero en uno o dos días, deberían aliviarse las secuelas desagradables. Durante más o menos una semana después de la cirugía, los pacientes deberán usar gotas para los ojos para ayudar con la cicatrización y disminuir el riesgo de infección, y puede que usen un protector ocular o anteojos para protegerse los ojos.

Al igual que con cualquier cirugía, es posible que haya complicaciones, como infección, hemorragia, inflamación, visión doble, y presión ocular alta o baja. En raras ocasiones, la retina puede desprenderse. Sin embargo, estos problemas usualmente pueden tratarse si se recibe atención médica de inmediato. De vez en cuando, el tejido ocular que recubre el lente intraocular puede opacar el nuevo lente. Esta afección, que puede surgir meses o hasta años después de la cirugía, se conoce como catarata posquirúrgica. Esto por lo general puede corregirse con láser.

Prevención

Si fumas, deja de hacerlo; limita el consumo de alcohol y controla la diabetes. Cuando estés al aire libre, usar un sombrero y gafas de sol (de protección de un 100% contra los rayos ultravioleta 400, para bloquear la dañina luz solar ultravioleta) podría ayudar a retrasar la aparición de cataratas. “Estar expuesto a largo plazo a la luz ultravioleta aumenta los riesgos”, dice Shahzad Mian, cirujano oftalmólogo de Kellogg Eye Center de University of Michigan en Ann Arbor. “Quienes viven en zonas ecuatoriales tienen cataratas más avanzadas y a una edad más temprana debido a la luz solar más intensa”.

Los médicos recomiendan eliminar los carbohidratos dulces y consumir verduras de hojas verdes, frutas y otros alimentos nutritivos que contengan antioxidantes naturales, porque muchos de ellos piensan que el daño oxidativo causado por la luz solar y la exposición ambiental deteriora el lente del ojo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO