Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

La detección temprana del cáncer de ovario no siempre resulta efectivo

Expertos no recomiendan chequeos rutinarios.

In English l Examinar a las mujeres para detectar el cáncer de ovario en sus primeras etapas parecería ser lo más sensato. Poco frecuente y difícil de detectar, y para cuando se le diagnostica, esta enfermedad suele haberse extendido a otros órganos, razón por la que 15.500 mujeres morirán por causa del cáncer de ovario este año.

Vea también: Prueba del Papanicolaou: ¿Cuando es necesaria?

Doctor con el paciente en la oficina - Equipo especial encuentra que el screening del cáncer de ovario no siempre es efectivo

Foto: Tetra Images/Corbis

Tal vez un sencillo cuestionario baste para llegar a un diagnóstico precoz del cáncer de ovario.

Pero según una nueva recomendación del U.S. Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU.), no es conveniente realizar chequeos de rutina a la mayoría de las mujeres que no presentan síntomas, ya que si bien resulta imperioso detectar la enfermedad temprano, estos estudios médicos pueden conducir a operaciones innecesarias con altos índices de complicación.

La razón, explica la Dra. Virginia A. Moyer, quien preside el grupo de trabajo, es que los dos principales métodos para diagnosticar cáncer de ovario —las ecografías transvaginales y los análisis sanguíneos para medir un biomarcador denominado “antígeno de cáncer 125”— arrojan gran cantidad de resultados falsos positivos.

Únicamente la cirugía abdominal permite descartar la posibilidad de cáncer, una intervención importante que implica un bajo riesgo, pero cierto, de complicaciones, indica Moyer, profesora de Pediatría en el Baylor College of Medicine, de Houston. “El efecto cascada de todos los falsos positivos supera con creces los beneficios”, afirma.

La recomendación, que reafirma las pautas del grupo de trabajo emitidas por primera vez en el 2004, no se aplica a aquellas mujeres que presentan síntomas específicos o antecedentes familiares de mutaciones genéticas conocidas que las predispone a contraer cáncer de ovario, subraya Moyer.

El grupo de trabajo, un panel independiente de expertos médicos designados y financiados por la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ, Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud), dependiente del Gobierno federal, revisa periódicamente las bases científicas de medidas preventivas tales como los chequeos médicos para la detección temprana de cáncer.

Hay veces en que sus recomendaciones resultan controvertidas. En años recientes, ha advertido en contra de la mamografía de rutina para mujeres menores de 50 años y contra el examen para medir el PSA (antígeno prostático específico) destinado a detectar cáncer de próstata.

Pero la pauta que se refiere al cáncer de ovario “simplemente, no es controvertida”, afirma Moyer. “Nadie piensa que esto funciona”.

Cuando aparecen síntomas de cáncer de ovario, tienden a ser vagos, pero los investigadores del Fred Hutchinson Cancer Research Center (Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson), de Seattle, han desarrollado una encuesta simple de tres preguntas que puede ayudar a distinguir el cáncer de ovario de otras afecciones, incluso a detectarlo con la suficiente premura para permitir su cura.

Este sencillo cuestionario, que puede completarse en el consultorio médico, pregunta si la mujer siente dolor abdominal o pélvico, si siente saciedad pronto o si no puede comer con normalidad, y si ha sufrido hinchazón abdominal. El cuestionario también pregunta acerca de la frecuencia y la duración de los síntomas.

Según un estudio reciente realizado en 1.200 mujeres de entre 40 y 87 años, el 5 % de las que se sometieron al examen recibieron resultados positivos que requirieron exámenes adicionales. De este grupo, de unas 60 mujeres, a una se le diagnosticó cáncer de ovario. Por su parte, del 95 % de las mujeres cuyo resultado fue negativo según el cuestionario de síntomas, ninguna desarrolló cáncer de ovario en los siguientes 12 meses.

“Aparentemente, un grupo considerable de mujeres presenta síntomas en una etapa temprana, cuando el tratamiento puede ser efectivo”, afirma M. Robyn Andersen, epidemiólogo sénior de un centro oncológico, quien encabezó el estudio. “Si puede detectarse en una etapa temprana, el cáncer de ovario es casi tan tratable como el cáncer de mama”.

También le puede interesar:

Luchando contra el cáncer —historia de dos sobrevivientes.

10 maravillas naturales de EE.UU.

Página de inicio de AARP

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO