Skip to content
 

Nuevos tratamientos para quienes padecen zumbidos en los oídos

En camino la ayuda para millones de personas.

In English | Para quienes lo padecen, el tinnitus continuo —un siseo o zumbido en la cabeza que no desaparece— puede significar una prisión de la que no tienen ninguna esperanza de escapar. No sorprende entonces que algunas personas se tornen depresivas y hasta suicidas.

Vea también: La pérdida de la audición vinculada a la demencia

Aproximadamente 50 millones de estadounidenses padecen de tinnitus, de los cuales, unos 12 millones han buscado ayuda médica. Entre dos y tres millones presentan una severa discapacidad, que no los deja dormir, trabajar ni concentrarse.

Primer plano del oído de un hombre. Gráfico con los sonidos del oido

Foto por: Adrian Muttitt/Alamy

Los científicos podrían tener en camino nuevos tratamientos para quienes padecen tinnitus.

Hasta hace poco, los médicos no podían hacer mucho para ayudar a quienes tratan de arreglárselas con el molesto tinnitus, aparte de recetarles antidepresivos o sugerirles alguna “terapia sonora”, con dispositivos que enmascaren el zumbido con ruido blanco (leve ruido de fondo, continuo y monótono).

Sin embargo, ahora, los científicos están descubriendo las causas del tinnitus, y explorando nuevos tratamientos que podrían curarlo.

El tinnitus suele producirse luego de exposiciones a ruidos muy altos, aunque también entre sus causas se incluyen lesiones en la cabeza, ciertos medicamentos y hasta la pérdida auditiva debido a la edad. Pero, según recientes investigaciones, en la mayoría de los casos, la percepción del sonido tiene lugar no en los oídos, sino en una parte del cerebro llamada corteza auditiva.

Michael Kilgard, científico de la University of Texas (Universidad de Texas), en Dallas, explica que los circuitos cerebrales que procesan el sonido se tornan hipersensibles a ciertas frecuencias, generando una sensación de zumbido, incluso cuando no haya ninguna fuente sonora externa presente.

En un estudio reciente, Kilgard indujo tinnitus en ratas al exponerlas a sonidos fuertes. Luego, usó diminutos electrodos para estimular en ellas el nervio vago, una vía nerviosa que conecta el cerebro con otros órganos. Cada impulso de microcorriente ocasionó la liberación de una sustancia llamada acetilcolina, que le ordena al cerebro que preste atención.

En sincronismo con la estimulación, reprodujo una amplia gama de sonidos —en todas las frecuencias, excepto la que usó para generar el tinnitus— y repitió este proceso 300 veces por día durante tres semanas. El tinnitus desapareció en estas ratas, en tanto un grupo de control seguía presentando la afección.

Siguiente: Volver a entrenar al cerebro. >>

Volver a entrenar el cerebro

En efecto, dice Kilgard, los cerebros de las ratas fueron devueltos a su condición previa y desaprendieron la tendencia a concentrarse en un único sonido, al aumentar el número de células cerebrales dedicadas a sonidos de otras frecuencias.

El estudio de Kilgard, publicado a principios de este año en Nature, preparó el escenario para una prueba en seres humanos realizada por el neurocirujano Dirk De Ridder, quien dirige una clínica de tinnitus en Amberes, Bélgica.

De Ridder ha estado implantando electrodos en diez pacientes de mediana edad que padecen tinnitus, cada uno de los cuales ya había probado varias técnicas experimentales, incluida medicación. Explica que trabaja con un paciente a la vez mientras cada uno es sometido a estimulación del nervio vago combinada con terapia sonora durante dos horas y media por día, durante cuatro semanas. Se trata más bien de un estudio piloto, donde los investigadores esperan dilucidar algunos parámetros básicos (como el tiempo que se extendería el tratamiento, entre otras cosas) que llevarán a un estudio de mayor envergadura.

“Con los primeros resultados preliminares que tenemos, sigue pareciendo prometedor, pero no será exitoso en un 100%”, señala De Ridder. Es poco probable que los seres humanos que han tenido tinnitus por más tiempo que las ratas, y que son genéticamente más diversos, respondan de la misma manera, agrega.

A los pacientes de De Ridder se les ha colocado, debajo de la piel, un electrodo largo y delgado que conecta su nervio vago con una computadora que sincroniza impulsos de microcorriente y sonidos. Si se aprueba finalmente esta técnica de entrenamiento cerebral para usarse en seres humanos, podría existir una opción más elegante que ofrecería la compañía que está auspiciando las pruebas que lleva a cabo De Ridder, MicroTransponder Inc., de Dallas.

Diminutos transpondedores

Jordan Curnes, presidente de la compañía, dice que la firma ha elaborado un diminuto estimulador del tamaño de tres granos de arroz que puede implantarse en el cuello, cerca del nervio vago, y ser controlado a través de señales inalámbricas.

MicroTransponder está analizando la estimulación nerviosa para tratar el dolor crónico y recuperar la motricidad en víctimas de derrame cerebral, pero la tecnología aplicada para el tinnitus es lo más prometedor, señala. “Nada ha tenido este grado de éxito antes de los ensayos clínicos”, concluye Curnes.

Siguiente: ¿Reduce la meditación los síntomas del tinnitus? >>

Potencialmente, es enorme la cantidad de personas que podrían beneficiarse a partir de la tecnología para reprogramar el sistema auditivo, dice Jennifer Born, directora de asuntos públicos de la American Tinnitus Association (Asociación Estadounidense del Tinnitus).

Los profesionales de la técnica de meditación a conciencia, generalmente, aprenden a referirse a las experiencias molestas como el tinnitus, y dejan de lado cualquier comentario que pueda alimentar la ansiedad o depresión.

Con las guerras en Afganistán e Irak “comenzamos a ver una población de hombres y mujeres muy jóvenes que padecían tinnitus”, provocado, en parte, por la onda expansiva de artefactos explosivos improvisados. Los veteranos de guerra reciben más de $1.000 millones al año en indemnizaciones por esta afección, lo que la convierte en la discapacidad más común relacionada con el servicio militar, acota.

Aunque esta tecnología esté comercialmente a muchos años de estar disponible, “ciertamente es lo más prometedor que hemos tenido en años”, expresa.

Para calmar la mente

Mientras tanto, un estudio financiado con fondos federales que llevan a cabo investigadores de la University of California (Universidad de California), en San Francisco, apunta a determinar si las clases de “meditación a conciencia” podrían reducir los molestos síntomas del tinnitus para quienes les resulta esencial encontrar un tratamiento.

Los profesionales de la técnica de meditación a conciencia, generalmente, aprenden a referirse a las experiencias molestas como el tinnitus, y dejan de lado cualquier comentario que pueda alimentar la ansiedad o depresión. En teoría, al menos, eso permitiría que la percepción del tinnitus se diluyera en el trasfondo.

En la prueba comparativa al azar, se hará seguimiento a los participantes del curso durante un año, para ver si los beneficios, si los hubiere, son duraderos.

Michael Haederle es escritor independiente. Sus artículos han sido publicados en People, The New York Times y el Los Angeles Times.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto