Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

La vacuna contra la culebrilla protege a muchos

El mayor problema es como obtenerla.

In English | Si tuvo varicela de niño —y la mayoría de nosotros la tuvimos—, entonces usted, como adulto mayor de 60 años, corre el riesgo de sufrir una erupción extremadamente dolorosa conocida como la culebrilla o herpes zóster.

Unos niños contagiados con herpes zoster

Getty Images

La varicela regresa en forma de culebrilla en la tercera edad.

La buena noticia es que un nuevo estudio señala que la vacuna contra la culebrilla es aun más eficaz de lo que se creía para reducir ese riesgo.

Pero la mala noticia es que casi nadie puede conseguir la vacuna.

La culebrilla, o herpes zóster, es un rebrote virulento del virus de la varicela que subyace inactivo en las raíces nerviosas de la médula espinal, y puede inflamarse en épocas de estrés o enfermedad, cuando somos mayores. Si no se lo trata, el herpes puede causar un dolor duradero y daño nervioso, especialmente entre las personas que hayan alcanzado los 80 años.

Un nuevo estudio realizado entre más de 300.000 adultos mayores, y publicado el mes pasado en el Journal of the American Medical Association, halló que la vacuna contra la culebrilla reduce el riesgo en un 55%.

Mejor aun, el estudio demostró que la vacuna es efectiva para prevenir el herpes oftalmológico, una manifestación particularmente peligrosa del virus que puede dañar los ojos y hasta causar ceguera.

Los investigadores, que realizaron el estudio entre el 2007 y 2009 entre pacientes de Kaiser Permanente, en el sur de California, también hallaron que la vacuna ayudó a los mayores de 79 años, el grupo etario más proclive a sufrir la enfermedad y a ser más severamente afectado por sus efectos colaterales.

“Esta vacuna posee el potencial para prevenir anualmente miles de casos de herpes zóster”, escribieron los investigadores en las conclusiones del estudio.

El coautor de la investigación, Rafael Harpaz, médico epidemiólogo de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), añadió en una entrevista que los beneficios podrían ser incluso mayores: “Medio millón de adultos de más de 60 años sufren de herpes anualmente. La vacuna podría reducir esa cifra a la mitad”.

Sepa cómo conseguir la vacuna contra la culebrilla >>

Solo existe un problema: únicamente un escaso 10% de los adultos mayores reciben la vacuna, debido a lo que Harpaz llama un frustrante “conjuro” de barreras. Primero y principal, la compañía farmacéutica Merck no ha podido fabricar un suministro continuo de la vacuna contra la culebrilla. La escasez fue un problema durante el 2010 y, actualmente, el sitio web de la compañía dice que la vacuna está pendiente de envío y que no estará disponible hasta abril o mayo.

Y luego está el costo, que puede oscilar entre $160 y $300 si su seguro no lo cubre, y muchos planes no lo hacen. A pesar de que la Parte D de Medicare cubre la vacuna contra el herpes zóster, el programa gubernamental solo facilita el procedimiento si usted recibe la dosis en una farmacia (suponiendo que pueda encontrar alguna que disponga de la vacuna). Si desea recibirla en el consultorio del médico, Medicare complica más la situación.

“El contrato de la Parte D de Medicare es con las farmacias, no con los médicos, de modo que si la gente se vacuna en una farmacia, resulta relativamente sencillo”, explica Harpaz. “Pero si desean recibirla en el consultorio del médico, deberán pagar el costo completo y, después, pedir el reintegro, o el médico les pedirá que la compren en la farmacia y la lleven al consultorio, a lo que los CDC se oponen”, debido a que la vacuna debe permanecer congelada.

En conclusión, no muchos adultos mayores ni sus médicos conocen siquiera la vacuna. A diferencia de la publicidad para la vacuna contra la gripe, la vacuna contra el herpes tiene un perfil público mucho más bajo.

“El hecho de que no se la publicite está directamente ligado a la escasez de suministro. No quieren prometer y que luego la gente se moleste”, señala Harpaz.

El riesgo de una persona de contraer herpes en su vida es de alrededor del 30%, y las probabilidades aumentan con la edad, afirman los investigadores. “El riesgo de contraerla a los 85 años puede ser del 50%”, señala el autor principal de la investigación, Hung-Fu Tseng, científico investigador de Kaiser Permanente.

Una investigación sobre la culebrilla realizada en el 2005 halló que la vacuna tiende a ser menos eficaz en los mayores de 79 años, pero este nuevo estudio demostró que disminuye el riesgo de contraer la enfermedad en pacientes de todas las edades, incluida la población de más edad, escribió Tseng. Debido a que el herpes tiende a debilitar mucho más a los octogenarios, resulta completamente sensato darles la vacuna a los más ancianos, añade Harpaz.

Según él, hay otra razón para que los adultos mayores reciban la vacuna: los adultos mayores que contrajeron la enfermedad, incluso después de recibir la vacuna, experimentaron síntomas más suaves y un período de dolor más corto. La vacuna también redujo el riesgo de hospitalización y de complicaciones más severas.

Los beneficios son evidentes, sostiene, pero solo si la vacuna estuviera realmente disponible.

Candy Sagon escribe sobre nutrición y salud para AARP Bulletin.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO