Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

La disyuntiva del desfibrilador cardíaco

Conozca cuándo realmente es necesaria su implantación.

In English | Nuevas investigaciones indican que más del 20 % de los desfibriladores cardioversores se implantan quirúrgicamente en pacientes que no necesariamente son buenos candidatos para estos dispositivos, dejándoles en un dilema ya que pueden llegar a enfrentar riesgos peligrosos para su salud.

Vea también: ¿Quién necesita una prótesis coronaria?

Según los resultados de la investigación dirigida por la especialista en temas del corazón, Sana M. Al-Khatib, de Duke University, los pacientes que reciben un desfibrilador sin cumplir los criterios recomendados para dicho implante son más propensos a fallecer o sufrir complicaciones.

¿Qué puede hacer si le han implantado un desfibrilador? Si le informan que necesita uno, ¿cómo puede estar seguro de que realmente lo necesita?

A continuación le presentamos datos que tal vez quieran considerar los pacientes cardíacos, junto con las pautas que enumeran cuáles son los pacientes que no deben recibir dichos desfibriladores.

Si ya le han implantado un desfibrilador

Si le envía una corriente eléctrica al corazón al detectar una arritmia cardíaca, evidentemente lo está ayudando, dice Al-Khatib. Si ésto no se puede comprobar, se pueden evaluar la función cardíaca y el riesgo actual de sufrir un paro cardíaco con pruebas de ultrasonido y medicina nuclear. La batería del desfibrilador cardioversor implantable (DCI) se agota aproximadamente cada cinco a siete años; éste es buen momento para decidir si se debería reemplazar el dispositivo.

Si su médico le recomienda el implante de un desfibrilador

Según este estudio, usted querrá prestar especial atención al médico que se lo recomienda. El estudio halló que los electrofisiólogos, especializados en la función de los dispositivos, tienden a seguir las pautas establecidas más que otros cardiólogos.

"Tiene sentido que los pacientes les pregunten a sus médicos: '¿Se basa en las pautas o en su mejor criterio? ¿Cuánta experiencia tiene en este campo?' " puntualiza el doctor Alan Kadish, cardiólogo de Touro University en Nueva York. Es especialmente importante saber cuánta experiencia tiene el médico que recomienda e implantará el dispositivo, si éste no es un electrofisiólogo.

Según las pautas, usted no es candidato para un desfibrilador si:

  • Ha sufrido un ataque cardíaco en los últimos 40 días.
  • Se ha sometido a una cirugía de revascularización coronaria (bypass) en los últimos tres meses.
  • Ha sido diagnosticado recientemente con insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Ha tenido síntomas de insuficiencia cardíaca severa.

En los primeros tres casos, es cuestión de coordinación, dice Kadish, coautor del editorial que acompañó el estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association el 5 de enero de este año. Es posible que los pacientes que se encuentran en las primeras etapas de recuperación o diagnóstico necesiten tiempo para estabilizarse antes de someterse a un procedimiento invasivo. También pueden recuperar suficiente función cardíaca con medicamentos y otras terapias y no necesitar un DCI. Por otro lado, las personas que presentan los síntomas más severos se consideran demasiado enfermas para beneficiarse del dispositivo.

La paradoja

Los nuevos resultados sugieren el uso inconsecuente del dispositivo por los médicos.

Si bien se les han implantado desfibriladores a algunos pacientes que no los necesitan, investigaciones previas indican que la mitad de los hombres y mujeres que se beneficiarían de los dispositivos no los reciben.

"Nuestro primer grupo se centró en aquellas personas que cumplen con los parámetros para recibir un DCI, y hallamos un alto grado de subutilización", afirma Al-Khatib. En particular, dice ella, las mujeres y los afronorteamericanos suelen tener las más bajas probabilidades de recibir el dispositivo, aún cuando cumplen con los parámetros.

El nuevo estudio encontró una variación considerable, según el centro hospitalario, en la tasa de implantes de DCI no basados en los criterios establecidos, con dichos procedimientos potencialmente poco apropiados representando menos de un 10 % de todos los implantes realizados en algunos centros, y más de la mitad en otros. "Los resultados de algunos centros son realmente peores que los de otros", dice Al-Khatib. "Es difícil explicar el porqué".

Los investigadores estudiaron el historial médico de más de 110 mil personas que recibieron un DCI entre enero del 2006 y junio del 2009. Las pautas nacionales para la implantación de DCI no son mandatos, y es posible que cierto número de los implantes estudiados que se realizaron fuera de dichas pautas representan decisiones válidas hechas por los médicos y los pacientes, dice Douglas Packer, M.D., especialista cardíaco de la clínica Mayo Rochester y presidente de Heart Rhythm Society (Sociedad del ritmo cardíaco), que establece las pautas.

Kadish coincide en que no todos los médicos que implantaron los dispositivos fuera de las pautas se equivocaron.

¿Cuál es la visión general? "Necesitamos mejorar los conocimientos de todos los médicos acerca de las pautas", dice Kadish, incluso, aparentemente, algunos de los médicos a cargo de los implantes.

Katharine Greider vive en Nueva York y escribe sobre salud y medicina.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO