Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Federales dicen que los hogares de ancianos deben vacunar al personal contra la COVID-19

Los centros que no cumplan con el requisito podrían sufrir la retención de sus fondos federales de Medicare y Medicaid.

Una trabajadora de un hogar de ancianos recibe su vacuna contra la COVID-19.

Boston Globe/Getty Images

In English | Los hogares de ancianos de Estados Unidos que participan en los programas federales de Medicare y Medicaid deben exigir que sus trabajadores estén completamente vacunados contra la COVID-19, anunció el miércoles el presidente Joe Biden.

“Lamentablemente, más de 130,000 residentes de hogares de ancianos han fallecido durante el período de este virus”, dijo Biden en un discurso en la Casa Blanca. “Al mismo tiempo, los índices de vacunación del personal de los hogares de ancianos están significativamente retrasados con respecto al resto del país”.

“Estas medidas se toman para evitar que las personas corran peligro”, dijo. 

 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


A pesar de que los trabajadores de hogares de ancianos fueron uno de los primeros grupos con acceso a la vacuna el pasado diciembre, solo el 60% de ellos estaban completamente vacunados a mediados de julio, según un análisis de datos federales realizado por AARP. Mientras tanto, alrededor del 82% de los residentes de hogares de ancianos están completamente vacunados. Según el análisis de AARP, la vacunación del personal varía significativamente entre los estados, y va desde un mínimo del 44% en Luisiana hasta un máximo del 87% en Hawái.

AARP aplaudió la decisión de la Administración de exigir la vacunación del personal, después de haber solicitado (enlace en inglés) esa medida la semana pasada. El anuncio “es un paso significativo en la lucha contra esta pandemia”, dijo Nancy A. LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso de AARP.

“A medida que van surgiendo nuevas variantes, los centros no pueden permitir que se repitan problemas prevenibles”, dijo. “Aumentar los índices de vacunación en los hogares de ancianos es una de las medidas más sensatas y de más peso que podemos tomar para proteger la vida de los adultos mayores vulnerables”.

El anuncio de Biden llega en momentos en que la variante delta se propaga rápidamente por todo el país; los casos entre los residentes de hogares de ancianos aumentaron desde un mínimo reciente de 319 el 27 de junio hasta 2,696 el 8 de agosto, y muchos de los brotes están ocurriendo en los centros con los índices de vacunación del personal más bajos. Alrededor del 30% de las muertes por coronavirus en Estados Unidos han ocurrido en centros de cuidados a largo plazo, incluidos hogares de ancianos, centros de vida asistida y otros centros de cuidados para adultos mayores, a pesar de que en esos centros vive menos del 1% de la población. 

El presidente Joe Biden se pronuncia sobre la respuesta al COVID-19 y el programa de vacunación el 18 de agosto de 2021 en Washington, DC.

Anna Moneymaker/Getty Images

El presidente Joe Biden se pronuncia sobre la respuesta a la COVID-19 y el programa de vacunación el 18 de agosto de 2021 en Washington, DC.

La medida también llega en momentos en que el Gobierno revisa una recomendación de que todos los adultos que recibieron las vacunas de Pfizer o Moderna reciban una vacuna de refuerzo ocho meses después de su segunda dosis debido a la renovada potencia de la variante delta y a la creciente evidencia de que la protección de las vacunas disminuye con el tiempo. Las dosis de refuerzo podrían estar disponibles a partir del 20 de septiembre, y los residentes y el personal de los hogares de ancianos estarían entre los primeros en recibirlas.

Se anticipa que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) entregarán el próximo mes a los hogares de ancianos la nueva reglamentación de emergencia que exige la vacunación del personal. Los CMS “recomiendan enérgicamente a los residentes y al personal de los hogares de ancianos que se vacunen mientras la Agencia sigue los pasos necesarios para el proceso de elaboración de reglas durante las próximas semanas”, dijo la entidad en una declaración el miércoles.

“Los CMS esperan que los operadores de hogares de ancianos actúen en el mejor interés de sus residentes y personal y cumplan estas nuevas reglas”, expresa el documento.

Las reglas aún no se han completado, pero los establecimientos que no cumplan con el nuevo mandato podrían ver retenidos sus fondos federales de Medicare y Medicaid, una enorme fuente de ingresos. Las estimaciones varían, pero Medicaid paga entre el 45 y el 65% del costo total de los hogares de ancianos en Estados Unidos, mientras que Medicare paga alrededor del 20%.


Visita aarp.org/VacunaCOVID para más información.


Biden no mencionó específicamente la retención de fondos por incumplimiento, pero dijo que está “usando el poder del Gobierno federal como pagador de los costos de atención médica para asegurar que reducimos esos riesgos para nuestros adultos mayores más vulnerables”.

LeadingAge, una asociación nacional que representa a 5,000 proveedores de servicios para el envejecimiento sin fines de lucro, incluidos los hogares de ancianos, dijo que si bien apoya los mandatos de vacunación contra la COVID-19 para el personal de los hogares de ancianos, no apoya la retención ni el retiro de fondos por motivo de incumplimiento.

“Sin los fondos de Medicaid y Medicare, los hogares de ancianos no pueden brindar la atención de calidad que necesitan los adultos mayores más vulnerables de nuestro país”, dijo Katie Smith Sloan, presidenta y directora ejecutiva, en un comunicado. Los miembros de la asociación “dependen solamente de esos fondos para cuidar de sus residentes”, dijo. 

La American Health Care Association y el National Center for Assisted Living (AHCA/NCAL), que representan a más de 14,000 proveedores de cuidados para adultos mayores, publicaron una declaración que pareciera acoger con satisfacción el mandato de la Administración al tiempo que critica su alcance limitado.

“El Gobierno no debería exigir la vacunación obligatoria a un solo grupo de proveedores”, dijo Mark Parkinson, presidente y director ejecutivo. “Concentrarse solamente en los hogares de ancianos hará que los trabajadores que no están decididos a vacunarse se vayan a otros proveedores de atención médica y dejen a muchos centros sin personal adecuado para cuidar de los residentes. Eso empeorará aún más la ya difícil escasez de fuerza laboral”.

Antes del anuncio de Biden, varios estados —entre ellos California, Nueva York, Connecticut, Massachusetts, Oregón y Washington— y algunas de las cadenas de cuidados a largo plazo más grandes del país —incluidas Genesis HealthCare, Brookdale Senior Living y Good Samaritan— ya habían introducido recientemente requisitos de vacunación obligatoria contra la COVID-19 para el personal de los hogares de ancianos. 

Emily Paulin colabora con artículos sobre hogares de ancianos, atención médica, y política federal y estatal. Su trabajo también ha aparecido en la publicación australiana sobre estilo de vida Broadsheet.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.