Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo pueden aliviar su carga de trabajo los cuidadores familiares

Tercerizar determinadas responsabilidades a trabajadores remunerados o voluntarios ayuda a reducir el agotamiento.

Mujer preocupada sentada en la mesa de la cocina y hablando con su madre mayor sobre los problemas.

Izabela Habur/Getty Images

In English

Cuidar a un ser querido en el hogar puede implicar administrar todo, desde los medicamentos hasta las finanzas.

También puede significar cocinar todas las comidas, limpiar la cocina, lavar la ropa, arrancar las malas hierbas del jardín y llevar a tu ser querido a todos los lugares a los que tenga que ir.

El peso de esas tareas diarias a veces puede abrumar a los cuidadores, vivan o no con la persona que recibe los cuidados, dicen los defensores de los cuidadores. Encontrar ayuda contratada o voluntaria puede aligerar la carga.

"Este tipo de servicios son los que a veces pueden marcar la diferencia entre que alguien pueda quedarse en su hogar o no", señala Amy Goyer, experta de AARP en asuntos de la familia y el cuidado de los seres queridos, y escritora del libro Juggling Life, Work and Caregiving.

Si tienes el dinero, "siempre puedes contratar a alguien", dice Goyer. Todo, desde comidas gourmet hasta ropa recién planchada, se puede entregar en la puerta de tu ser querido... por un precio. Las familias que nunca han contratado un servicio de corte de césped o de remoción de nieve tal vez puedan hacer el gasto para mantener a un ser querido en el hogar. Pero los cuidadores con presupuestos más limitados tienen más opciones de las que creen, dicen Goyer y otros expertos.

Coordinación de servicios

La primera parada para encontrar ayuda para un miembro mayor de la familia es la Agencia del Área sobre el Envejecimiento (AAA) más cercana. Estas agencias financiadas por el Gobierno federal, que pueden ser públicas o privadas, coordinan y ofrecen servicios que ayudan a los adultos mayores a permanecer en su hogar. Estos pueden incluir servicios de tareas domésticas y de acompañantes, comidas en el hogar y en la comunidad, y revisiones y modificaciones de la seguridad en el hogar. Puedes encontrar la agencia más cercana en el Buscador de cuidados para adultos mayores (Eldercare Locator - enlace en inglés) de la Administración sobre el Envejecimiento de EE.UU. o por teléfono al 1-800-677-1116. (Nota: muchas agencias funcionan también como Centros locales de Recursos para Adultos Mayores y Personas Discapacitadas, que amplían los servicios a las personas más jóvenes con discapacidades).

Estas agencias sabrán de otros recursos en tu comunidad, dice Goyer, ya sea un grupo religioso que enviará a un grupo de trabajo a limpiar un césped demasiado crecido, una brigada de taxis voluntarios que llevarán a tu ser querido a las citas o un servicio que entregará comestibles gratis.

Los veteranos y sus cónyuges también pueden encontrar ayuda a través del Departamento de Asuntos de los Veteranos de EE.UU. (enlace en inglés). Además, el programa Mi Comunidad con AARP (enlace en inglés) puede ayudar a las personas a encontrar ayuda cerca, señala Goyer.

Muchos servicios financiados con fondos públicos están disponibles a tarifas reducidas, según los ingresos del destinatario. En algunos casos, Medicaid u otras aseguradoras cubren los costos.

Pero la disponibilidad, asequibilidad y el uso de los servicios varían mucho según la comunidad, advierte Christina Irving, directora de servicios al cliente de Family Caregiver Alliance. Por ejemplo, es posible que una agencia de transporte que ofrece viajes a bajo costo a personas mayores en una comunidad rural no pueda llevar a las personas de un condado a otro, un problema para las personas con proveedores médicos que quedan lejos de su hogar.

Busca la ayuda de amigos y voluntarios de la comunidad

Una solución puede ser crear tu propio equipo, con una aplicación o página web que te permita invitar a los voluntarios a inscribirse para realizar tareas domésticas, comidas, paseos u otras tareas. “Esa puede ser una excelente manera de mantener a la familia y los amigos involucrados”, dice Irving, pero es posible que no sea sostenible durante mucho tiempo. Otra opción es iniciar o unirse a una comunidad, como las de Village to Village Network (enlace en inglés), en la que los miembros coordinan servicios gratuitos o de precio reducido entre sí, dice.

Los cuidadores que aún no creen necesitar ayuda harían bien en pensar en las opciones futuras y hablar de ellas con la persona que necesita cuidados, dicen los defensores. “Es una conversación difícil de tener, pero realmente importante”, dice Irving. "Cuanto antes se inicie esa conversación, mejor".

Abogar por la ayuda

Hablar con tu ser querido sobre la necesidad de recibir ayuda en el hogar puede ser un asunto delicado. Un error común: irrumpir y anunciar lo que se necesita y lo que se va a hacer al respecto.

Una mejor manera de abordarlo comienza con estos principios, dice Tabatha Barrett, directora de servicios sociales e innovación en Darts, una agencia sin fines de lucro que ofrece apoyo a los cuidadores y otros servicios en St. Paul, Minnesota.

Habla sobre tus inquietudes utilizando "declaraciones en primera persona". Puedes decir: "Me asusta mucho cuando te veo bajar las escaleras con el cesto de la ropa, porque me da miedo que te caigas".

Busquen soluciones juntos. Comparte tus ideas y escucha lo que piensa tu ser querido. Por ejemplo, pregúntale si está dispuesto a conseguir un ama de llaves o a cambiar la lavandería de lugar.

Escucha las objeciones y abórdalas. Tal vez tu ser querido no quiera a un extraño en su hogar. Podrías quedarte con ellos la primera vez que venga el ama de llaves. O tal vez esté preocupado por los gastos. Investiga la posibilidad de recurrir a voluntarios o a un servicio de tarifa reducida, si el beneficiario reúne los requisitos necesarios.

Acepta un "no" por respuesta. Si tu ser querido tiene capacidad cognitiva para tomar decisiones, acepta sus preferencias, incluso si te hacen sentir incómodo.

Maneras en que los cuidadores familiares pueden mantener su salud mental

Kim Painter es una escritora colaboradora que se especializa en salud y psicología. Con frecuencia escribe para Staying Sharp de AARP y anteriormente trabajó como reportera de salud y columnista en USA Today.