Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Senadores piden más pruebas de COVID-19, visitas virtuales en los hogares de ancianos

En un evento virtual patrocinado por AARP, legisladores y defensores de derechos presentan maneras de proteger a los residentes y al personal.

Personal médico administra una prueba de COVID-19 a un residente de un hogar de ancianos

SETH WENIG/ASSOCIATED PRESS

In English | A medida que los hogares de ancianos en todo el país continúan siendo devastados por el coronavirus, dos senadores nacionales ofrecieron ideas sobre cómo hacer que los establecimientos sean más seguros y cómo proveer una mejor calidad de vida para los residentes. Sus recomendaciones abarcaron desde realizar pruebas de detección a los empleados con más frecuencia hasta aprobar reglamentaciones que provean la tecnología para que los residentes tengan visitas virtuales con sus familias.

Los senadores Bob Casey (demócrata por Pensilvania) y Bill Cassidy (republicano por Luisiana) fueron parte de un evento virtual patrocinado por AARP con Axios, un sitio web de noticias. El evento también contó con la participación de Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo Legislativo y Compromiso de AARP.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


De acuerdo con los últimos datos de Kaiser Family Foundation, más de 35,000 residentes en 7,700 centros de cuidados a largo plazo han fallecido de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus.

"Los hogares de ancianos están llenos de personas que lucharon en guerras, trabajaron en nuestras fábricas, criaron a nuestros hijos... y construyeron el mejor país del mundo", dijo Casey. "Lo menos que podemos hacer es asegurarnos de que no se repita lo que ocurrió en los últimos meses: la muerte de decenas de miles de personas en hogares de ancianos".

Casey destacó su reiterada petición de una divulgación más amplia de los casos de COVID-19 en hogares de ancianos, algo que AARP también busca. Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) ahora requieren que los hogares de ancianos reporten todos los casos de COVID-19 a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), además de continuar reportándolos a las autoridades locales de salud pública. También deben notificar a los residentes y a sus familias. Los CMS han dicho que estos datos se publicarán a finales de mayo. Hasta el momento, los CMS no han dicho exactamente cómo y cuándo comenzarán a divulgar esa información.

Se fomentan las visitas virtuales

Recientemente, los CMS también instaron a los estados a actuar con mucha lentitud para permitir que se reanuden las visitas en los hogares de ancianos, y emitieron pautas que los establecimientos deben seguir cuando se vuelva a permitir la entrada de familiares.

"Estamos en una situación en la que la separación es total", expresó Casey, y agregó que él y la senadora Amy Klobuchar (demócrata por Minnesota) han presentado normativas que proveerían la tecnología y la ayuda que las familias necesitan para conectarse virtualmente con sus seres queridos.

"Nadie debería estar pasando por lo que los residentes de hogares de ancianos y sus familias están pasando en la actualidad, y miles de nuestros socios nos han comunicado su angustia", dijo LeaMond. Agregó que AARP entiende que los hogares de ancianos necesitan limitar el número de personas que ingresan a las instalaciones durante esta pandemia. "Pero no debemos cortar el contacto entre los residentes y sus seres queridos", señaló.

LeaMond dijo que a AARP también le preocupa la capacidad que tienen los residentes y sus familias de responsabilizar a los hogares de ancianos de la atención que brindan. "Ha habido cierto debate sobre si se debe conceder una exención de responsabilidad a los hogares de ancianos", indicó. "Nosotros creemos que deben seguir siendo responsables de la salud y la seguridad de sus residentes".

Cassidy, que es médico gastroenterólogo, dijo que cree que los hogares de ancianos deben realizar más pruebas de detección de las que recomiendan los CDC, quienes dijeron recientemente que los establecimientos deben realizar pruebas al personal una vez por semana.

"En realidad, pienso que deberían hacerlo dos veces a la semana", dijo Cassidy. Alguien que un día dé negativo al virus y no tenga síntomas puede propagar el virus a otras personas en menos de una semana sin presentar síntomas, señaló. Y agregó: "Tenemos que hacer todo lo que podamos para mantener la infección fuera de los hogares de ancianos, de modo de reducir la tasa de mortalidad en beneficio de los hogares de ancianos y también en beneficio de la sociedad".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.