Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Una nueva ley establecería duras medidas para los hogares de ancianos con mal desempeño

La medida bipartidista ampliaría la cantidad de establecimientos que recibirían escrutinio más estricto.

Una enfermera le toma la temperatura a una residente de un hogar de ancianos

BOSTON GLOBE/GETTY IMAGES

In English | Según un proyecto de ley presentado el martes por los senadores por Pensilvania Bob Casey, demócrata, y Pat Toomey, republicano, una mayor cantidad de centros de cuidados a largo plazo que tienen antecedentes de problemas de seguridad y otros problemas relacionados con la atención de los residentes estarían sujetos a vigilancia más estrecha y obligados a corregir las deficiencias.

La medida ampliaría el programa Special Focus Facility (SFF), que identifica hogares de ancianos en cada estado que en forma constante han incumplido los requisitos federales de seguridad y atención de los residentes. Normalmente, estos hogares de ancianos se inspeccionan cada seis meses y, si las deficiencias no se han corregido, se les impone el cumplimiento por medios que pueden incluir penalidades financieras y la posible expulsión de los programas de Medicare y Medicaid. Medicaid cubre a alrededor del 60% de los residentes de hogares de ancianos, según la Kaiser Family Foundation.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


A pesar de que se han identificado 446 establecimientos en todo el país para la vigilancia más estrecha de hogares de ancianos que establece el programa SFF, en la práctica son solo 84 los establecimientos que se vigilan de esta manera. Con la ley propuesta, se incluirían esos 446 hogares de ancianos, los que recibirían no solo una vigilancia más estrecha, sino también asistencia técnica y educativa para asistirlos en la resolución de problemas. El proyecto de ley también cambiaría el nombre del programa SFF, que pasaría a llamarse "Low-Rated Facility Program" (Programa de establecimientos con bajas calificaciones).

La propuesta de esta ley, llamada Nursing Home Reform Modernization Act of 2020 (Ley de modernización de reforma de hogares de ancianos del 2020) se presenta en momentos en que el 40% de todas las muertes relacionadas con COVID han ocurrido entre los residentes y el personal de hogares de ancianos y otros establecimientos de cuidados a largo plazo, donde se produjeron más de 91,000 muertes.

"La pandemia de COVID-19 ha destacado la continua importancia de proteger la calidad de atención, la calidad de vida, la salud, la seguridad y el bienestar de los residentes y el personal de los hogares de ancianos", dijo Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. "Esta ley identificaría a los hogares de ancianos con antecedentes de problemas graves de calidad y aumentaría la transparencia. La normativa también incluye protecciones básicas del consumidor para ayudar a garantizar la vigilancia y la responsabilidad apropiadas de los hogares de ancianos". AARP envió una carta a Casey y Toomey el martes en la que apoya el proyecto de ley propuesto por los senadores.

Esta iniciativa amplía la exitosa tarea de Casey y Toomey para lograr que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) publiquen la lista de hogares de ancianos que tienen problemas suficientes como para ser incluidos en el programa SFF para establecimientos que requieren atención especial. La nueva normativa también requiere que los CMS incluyan información sobre hogares de ancianos con bajas calificaciones en su sitio web Medicare Compare, que ayuda a los consumidores a tomar decisiones al momento de elegir proveedores y establecimientos para el cuidado de la salud.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.