Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Los hogares de ancianos que atienden a minorías son más propensos a tener coronavirus, dice una experta

La disparidad surge en comparación con los hogares donde la mayoría de los residentes son blancos.

Una enfermera ayuda a un residente de un hogar de ancianos

ER PRODUCTIONS LIMITED/GETTY IMAGES

In English | Los hogares de ancianos del país que atienden a poblaciones minoritarias han sido los más afectados por las infecciones y muertes a causa de la COVID-19, según reveló un análisis de miles de centros de cuidados a largo plazo realizado por una profesora de University of Chicago.

El análisis mostró que los hogares de ancianos con menos residentes blancos tenían "más del doble de probabilidades de presentar casos o muertes por COVID-19" que aquellos con el porcentaje más alto de residentes blancos, señaló R. Tamara Konetzka, profesora de economía de la salud, quien ha investigado los centros de cuidados a largo plazo durante 25 años.

El trabajo reveló una "relación sólida y sistemática" entre la raza y la probabilidad de los casos y muertes por COVID-19, dijo ella.

Profesora R. Tamara Konetzka

CORTESÍA DE UNIVERSITY OF CHICAGO

R. Tamara Konetzka, profesora de economía de la salud de University of Chicago

Konetzka habló de sus hallazgos el jueves ante el Comité Especial del Senado sobre Envejecimiento y efectuó recomendaciones para mejorar los hogares de ancianos durante la pandemia. Su testimonio había sido presentado por anticipado, pero también se dirigió en persona a los senadores durante la audiencia.

Konetzka señaló que el hallazgo de que los hogares de ancianos con poblaciones tradicionalmente desatendidas están soportando los peores azotes de la pandemia “coincide con las disparidades raciales y socioeconómicas en el cuidado a largo plazo a nivel histórico y en cuanto a las muertes actuales relacionadas con la pandemia".

Otros puntos clave:

• Como las personas que necesitan atención en hogares de ancianos por lo general desean permanecer cerca de su casa, los hogares suelen reflejar los vecindarios donde están ubicados. Es más probable que los hogares de ancianos que atienden principalmente a residentes no blancos estén situados en vecindarios mayormente no blancos y atraigan al personal de la misma zona. Dado que se trata de los vecindarios y personas más afectados por la pandemia, los hogares de ancianos en estas zonas también corren mayor riesgo.

• Los enfermeros y los asistentes de enfermería en esos centros comparten muchas de las mismas vulnerabilidades que experimentan las comunidades donde la COVID-19 es más prevalente. El personal es principalmente no blanco, de bajos recursos y dependiente del transporte público. Muchos viven en familias y comunidades con otros trabajadores esenciales que no pueden trabajar en casa y practicar el aislamiento social.

• Este personal es más propenso a enfermarse, a estar encargado del cuidado de niños u otros parientes y a afrontar dificultades económicas. Algunos temen ir al trabajo y contraer el virus. Otros posiblemente vayan al trabajo a pesar de tener síntomas debido a la falta de licencia por enfermedad pagada, al temor de perder el trabajo o por un sentido de responsabilidad, ya que el personal se necesita desesperadamente.

Los recursos adicionales son críticos, señala Konetzka, y deberían incluir licencia por enfermedad pagada, cobertura garantizada de costos de atención médica y remuneración por condiciones peligrosas para el personal de los hogares de ancianos. También podrían incluir alojamiento en hotel para el personal que quiere evitar infectar a sus parientes, tal como se ofrece al personal de hospitales en muchas áreas.

Todos los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo "necesitan con urgencia este tipo de asistencia", comentó, y la ayuda no debería demorarse "con debates sobre qué centros podrían haber estado mejor preparados".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Mucho en juego para la población vulnerable

"Hay demasiado riesgo aquí en cuanto a la vida y el bienestar de nuestros adultos mayores más vulnerables”, explicó.

Y si fuera preciso priorizar recursos escasos, "la asistencia más inmediata debería destinarse a los hogares de ancianos que atienden principalmente a residentes no blancos, donde el riesgo de casos y muertes es mayor".

Ella señaló que pueden ser necesarios "equipos de refuerzo" temporales para asistir a muchos hogares de ancianos a frenar el contagio y atender a los residentes gravemente enfermos con COVID-19. Asimismo, solicitó que se dotara de más equipos de protección personal y mayor asistencia técnica para el control de la infección.

En AARP, Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales, indicó el jueves: "Sabemos que este virus puede afectar a las personas de todas las razas y etnias, pero existen graves disparidades en los resultados en todo el país. Es por eso que AARP exhorta a las autoridades estatales y federales a dar a conocer los datos raciales y étnicos para poder tener un panorama más claro en nuestra lucha para abordar esas disparidades en toda la nación".

Datos de estados en diversas zonas geográficas

El análisis de Konetzka examinó los datos de infecciones por coronavirus y muertes por COVID-19 en hogares de ancianos de ocho estados: California, Colorado, Connecticut, Georgia, Illinois, Nueva Jersey, Nevada y Tennessee.

También examinó datos de infección solamente en los hogares de ancianos en tres estados: Iowa, Massachusetts y Ohio.

En particular, se concentró en:

• La presencia o ausencia de infección por coronavirus en 5,527 hogares de ancianos, lo cual reveló que el 36% de esos centros tenían al menos un residente con coronavirus.

• Un grupo más reducido de 3,461 hogares de ancianos para determinar si al menos un residente había muerto de COVID-19; eso resultó cierto en el 29% de los centros.

Konetzka es uno de los expertos que asesoran a los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) en su sistema de clasificación de calidad de 5 estrellas "Nursing Home Compare" (una herramienta para comparar la calidad de los hogares de ancianos).

La experta dijo que, curiosamente, el análisis no halló ninguna correlación significativa entre la calidad de un hogar de ancianos en función del sistema de clasificación de estrellas y la probabilidad de al menos un caso o muerte por COVID-19.

Y observó que el primer caso comunicado de muerte por COVID-19 en Estados Unidos ocurrió en el estado de Washington, en un centro con una clasificación de 5 estrellas.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO