Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Por qué los hogares de ancianos de estilo familiar son mejores para enfrentar la pandemia

Personal dedicado, habitaciones privadas y fácil acceso a espacios al aire libre han reducido la propagación del coronavirus.

Residente y miembro del personal de Green House Homes ponen la mesa

COURTESY THE GREEN HOUSE HOMES AT MIRASOL

Un residente y un miembro del personal ponen la mesa en The Green House Homes at Mirasol en Loveland, Colorado.

In English | Por años, los expertos han llamado a repensar el modelo estadounidense del hogar de ancianos y reemplazar las grandes instalaciones impersonales con cientos de camas por centros más pequeños y con menos residentes.

Y ahora que las muertes por COVID-19 en los hogares de ancianos se han disparado en todo el país (en inglés), estas opciones de vivienda alternativa se ven con otros ojos.

En las últimas dos décadas han surgido cientos de hogares de ancianos y de vida asistida más pequeños, con 10 a 20 camas, en comparación con un promedio de 109 camas en los hogares de ancianos regulares, según la Kaiser Family Foundation, con sede en San Francisco. Ciertas características que comparten parecen ayudar a en la batalla contra el coronavirus, sugieren los primeros informes.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Miles más están comenzando a hacer el cambio hacia “el diseño centrado en las personas y prácticas dirigidas por las personas, incluso modelos de hogares y casas pequeñas”, señaló Penny Cook, presidenta y directora general de Pioneer Network, una red nacional sin fines de lucro fundada en 1997 que promueve tales modelos y filosofías.

Hogares de estilo familiar

Una red de estos hogares sin fines de lucro, llamada Green House Project, con 10 a 12 camas por hogar, está reportando notablemente menos casos de coronavirus y menos muertes que la mayoría de los hogares de ancianos.

El proyecto, en su propio recuento de julio de 256 hogares de ancianos, encontró solo 28 casos de COVID-19 y tres muertes relacionadas entre los residentes, y el 95% de los hogares estaban libres de COVID-19. En total, los datos de enero al 26 de julio muestran 32.5 casos confirmados por cada mil residentes, en comparación con 146 casos por cada mil residentes en todos los hogares de ancianos certificados. Los casos entre el personal fueron notablemente más altos que los de los residentes en junio, pero no se disponía de los números del personal en julio.

Exterior de la residencia Green House

CORTESÍA DE THE GREEN HOUSE HOMES AT MIRASOL

Exterior de los hogares de Green House at Mirasol en Loveland, Colorado.

Por el contrario, los casos del nuevo coronavirus siguen aumentando en los hogares de ancianos de todo el país. Más de 468,000 casos han sido reportados desde mediados de abril, incluidas 76,270 muertes, de acuerdo con el reporte del 18 de septiembre de la Kaiser Family Foundation (en inglés).

“Cuando pienso en un buen control de la infección, creo que este modelo fue hecho para este momento”, comentó Susan Ryan, directora sénior del Green House Project, quien agregó que el diseño de los hogares y el acceso al exterior, así como la temprana adherencia a los lineamientos de salud federales y locales, han ayudado a muchos de sus establecimientos a frenar la propagación del virus. Ryan dijo que los miembros del personal de Green House se consideran a sí mismos defensores de los residentes. La investigación ha demostrado que el personal dedica entre 23 y 31 minutos más por residente al día a actividades de atención directa, en comparación con las de los hogares de ancianos estándar, dijo la portavoz de Green House Meg LaPorte.

La organización, fundada en el 2003, ahora cuenta con 300 hogares en 32 estados, incluidos algunos centros de vida asistida.

“El aspecto más efectivo son las habitaciones y los baños privados para cada uno de los residentes”, afirmó Elaine Ryan, vicepresidenta de Defensa de Derechos e Integración de Estrategias Estatales de AARP. Las primeras investigaciones han demostrado que la estructura de las habitaciones semiprivadas —o lo que ella llama “habitaciones compartidas”— fue el factor más crítico en la propagación de las infecciones.

Residentes de un hogar de ancianos cenando juntos

CORTESÍA DE ST. MARTINS IN THE PINES

Los residentes cenan juntos en St. Martins in the Pines en Birmingham, Alabama.

El proyecto recibió elogios de publicaciones tan disímiles como la revista New York y la New England Journal of Medicine (ambos enlaces en inglés).

Action Pact, una empresa consultora nacional fundada en 1996 con sede en Milwaukee, ha dirigido una red similar, el Household Model. El primer hogar se abrió en 1997 en Minnesota, y más de 400 hogares han adoptado un modelo que cuenta con 14 a 20 residentes, enfermeras en la plantilla y comida cocinada por encargo.

LaVrene Norton, fundadora y directora ejecutiva de Action Pact, dijo que no tiene recuentos oficiales de casos de COVID-19 en los hogares del Household Model. Action Pact trabajó con los promotores de esos hogares para ayudar a diseñarlos y construirlos hace unos 20 años, y no mantiene contacto con todos ellos.

“Todavía tenemos contacto con varias organizaciones. Escuché que en ninguno de ellos hay casos de COVID-19”, señaló Norton. “Sabemos que, en comparación con un hogar de ancianos más tradicional, hay menos oportunidades de exposición”.

“Realmente tiene que ver con la cultura”, agregó Norton. “Tenemos un equipo dedicado que no quiere en absoluto llevar esto a los residentes”.

El Household Model es físicamente autónomo, con personal congruente y versátil, añadió.

Las características comunes de los hogares del Green House Project y del Household Model incluyen:

  • Dormitorios privados, cada uno con baño y ducha
  • Salas de estar compartidas
  • Mesas grandes para comer
  • Áreas de cocina abiertas
  • Fácil acceso al exterior

Los comedores de estos hogares difieren de la mayoría de los hogares de ancianos tradicionales, que suelen tener grandes comedores y áreas de cocina centralizadas. En ambos modelos, la comida se prepara en cocinas abiertas en los hogares.

El personal de los hogares del Green House Project suele cobrar entre un 3 y un 30% más que en otros hogares de ancianos, según una encuesta salarial que la organización realizó hace varios años, afirmó el portavoz de Green House LaPorte. Su rotación es menor, y la investigación ha demostrado que el personal tiene mayor satisfacción laboral, dijo.

Un experto sugirió que se podría aprender más si el Green House Project calculase sus cifras de coronavirus de forma diferente para comprender mejor cómo el modelo Green House afecta la tasa de COVID-19.

“Mi principal preocupación es que los hogares de Green House necesitan compararse con organizaciones similares”, escribió en un correo electrónico Robyn Stone, vicepresidenta sénior de Investigación de LeadingAge, que representa a los proveedores de cuidados sin fines de lucro.

“¿Se atiende igual a los residentes? ¿Están en zonas de alto riesgo?”, se pregunta Stone. “¿Cómo se compara este modelo con otros hogares del vecindario centrados en la persona?”.

La mayoría de los hogares del Green House Project son sin fines de lucro, y el 42% de los residentes reciben fondos de Medicaid, dijo LaPorte. La mayoría de los hogares de Household Model también son sin fines de lucro y muchos de sus residentes reciben Medicaid. En los hogares de ancianos tradicionales, los residentes con Medicaid representan el 62% de la población.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Un nuevo enfoque

El Green House Project fue fundado por el Dr. Bill Thomas, un médico educado en Harvard. Anteriormente había fundado Eden Alternative, un enfoque que hace hincapié en el cuidado de los adultos mayores centrado en las personas en lugar de las instituciones.

El primer hogar de Green House se inauguró en Tupelo, Misisipi, en el 2003. Thomas había persuadido a un importante administrador para que eligiera este modelo en lugar de reemplazar un antiguo hogar de ancianos, contó Renee Reid, portavoz de la organización Methodist Senior Services, con sede en Tupelo, la cual dirige Traceway Retirement Communities.

Hoy en día, Traceway tiene 19 hogares Green House en Misisipi, con cocina y comedor abiertos. “El aroma de la buena comida te saca de tu habitación”, dijo Reid.

Los hogares Household Model también cuentan con cocinas abiertas donde los residentes pueden pedir comida al personal durante la mayor parte del día, en lugar de tener que comer en un horario rígido, explicó Norton.

Una característica de Green House que llamó la atención desde el principio es el uso de asistentes de enfermería certificados (CNA), o “shahbazim”, como administradores de los hogares, en lugar de ser supervisados por enfermeros registrados, que es el sistema típico en la mayoría de los hogares de ancianos.

Pero esas preocupaciones han disminuido con el tiempo, con la evidencia de que los shahbazim trabajan estrechamente con los enfermeros, apuntó Barbara Bowers, profesora y decana adjunta de investigación de la Facultad de Enfermería de University of Wisconsin-Madison y experta en Green House.

“Hay un gran esfuerzo para que [los enfermeros y los CNA] trabajen en equipo”, escribió Bowers en un correo electrónico.

Hoy en día, varios hogares Green House se construyen como sus propios vecindarios, y otros están en campus más grandes de cuidado continuo, dijo LaPorte. Esos campus suelen incluir centros de vida asistida y de vida independiente.

Y el modelo sigue evolucionando.

Un hogar de ancianos de Rochester, Nueva York, construyó los dos primeros hogares Green House en el 2011, en medio de una urbanización residencial en el cercano Penfield. Allí se mezclan con el entorno suburbano, señaló Tom Harner, portavoz de St. John's Senior Services.

Inspirado por el concepto, St. John's está renovando su tradicional edificio de seis pisos y 455 camas para seguir algunos principios de Green House.

La COVID-19 ha alterado los ritmos normales en muchos hogares. Por ejemplo, sentar a 12 personas en la tradicional mesa con fogón de Green House puede ser un desafío.

“Han tenido que ser creativos”, dice Ryan, la directora principal del proyecto. Ha oído hablar de un hogar que pedía a los residentes que comieran en su habitación, y otro que agrupaba a solo seis residentes a la vez alrededor de la gran mesa para poder mantener la distancia.

Exterior de la casa Green House Homes en Rhode Island

CORTESÍA DE GREEN HOUSE HOMES

Exterior de los hogares de Green House en Rhode Island.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO