Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Agradezcamos a los cuidadores familiares en el Día de Acción de Gracias y siempre

Además de tarjetas y mensajes floridos, préstales ayuda cada vez que puedas.

Una familia cena unida y usando mascarillas

KAMIL MACNIAK/ALAMY STOCK PHOTO

In English | Imagínate la cena del Día de Acción de Gracias, ya sea presencial o virtual, en la que el hijo mayor pide la atención de todos y, con una copa en mano, hace un brindis en honor a su madre. “Mamá”, le dice, “gracias, de todo corazón, por todo lo que haces por todos nosotros y especialmente por lo que haces por papá. Lo cuidas tan bien. Te estamos eternamente agradecidos”. Todos los demás susurran su acuerdo. Todos levantan sus copas. Mamá se sonroja apenada mientras papá le sonríe débilmente. “Comamos antes de que todo se enfríe”, dice mamá. Justo en ese momento, todos empiezan a devorar con entusiasmo su pavo cortado en tajadas gruesas y el suculento puré de papas.

Parece ser una escena ideal, ¿verdad? Por fin se está reconociendo plenamente a la persona que cuida al familiar. Pero tan pronto mamá se apresura a buscar más salsa de arándano en la cocina, piensa en que ha escuchado ese discurso antes, en las últimas dos cenas del Día de Acción de Gracias. No duda que sea genuino; sabe que su hijo mayor lo siente así. Pero al mismo tiempo, no puede dejar de recordar que este hijo ha estado tan ocupado con su nuevo trabajo y el cuidado de sus propios hijos que, entre la época de fiestas del año pasado y la de este, apenas los ha ayudado a ella y a papá. Cuando ella insinuó hace varios meses que papá parecía sentirse triste y solo y que le convendría tener compañía, aunque fuera solo por teléfono, su hijo no parecía hacerle caso. Mamá no está resentida; no exactamente. Pero el agradecimiento que su hijo manifiesta cada año suena un poco vacío dado que no va acompañado de obras que validen el aprecio.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Es mamá una malagradecida —incluso en el Día de Acción de Gracias— por el sincero reconocimiento de su familia por los muchos sacrificios que ella hace y el amor y devoción que muestra todo el año? No; le encantan sus amables palabras. Pero, como muchos cuidadores familiares, ella desea y espera más. Ella no necesita un desfile con bandas musicales y carrozas, al estilo de la Parada de Macy's. Pero de poco le sirve que la admiren en ocasiones especiales. La mayoría de los días, se siente aislada y olvidada, enterrada bajo el trabajo arduo de ser cuidadora.

Para los familiares, ¿qué otras maneras existen de dar las gracias a los cuidadores, tanto durante la temporada de fiestas de fin de año como en el resto del año? Aquí te presentamos algunas ideas:

Bríndale ayuda

El refrán “las acciones valen más que las palabras” es trillado pero cierto, especialmente cuando se refiere al cuidado de los familiares. Existe una larga lista de tareas relacionadas con el cuidado de una persona que se necesitan realizar cada día; por lo tanto, la ayuda sería muy apreciada. Ante la interminable lista de necesidades de quien recibe los cuidados, los agradecimientos se aprecian, pero son menos útiles que participar activamente en las labores del cuidado.

¿Qué pueden hacer los miembros de la familia para demostrar que aprecian la labor que el cuidador tan generosamente brinda? Aunque lo más conveniente es preguntar al cuidador principal qué le sería de más utilidad, una cena presencial del Día de Acción de Gracias (este año con mascarillas, por supuesto) podría ser una excelente oportunidad para prestar más ayuda. En vez de estar sentados viendo un partido de fútbol americano y esperar que el cuidador también prepare y sirva la comida, los familiares pueden poner la mesa, cortar la ensalada, preparar el café y, finalmente, lavar las ollas. Para una reunión familiar por medio de Zoom, un miembro de la familia podría ayudar a organizar el menú que todos van a preparar, quizás comprar los alimentos y repartirlos, u ordenar una comida especial. A la persona que cuida, ningún brindis elocuente le va a levantar el ánimo tanto como esta ayuda.

Dales tiempo

Por lo general, los cuidadores familiares se pasan el día corriendo, con poco tiempo para descansar, hacer mandados o hablar con amigos. Para ellos, la mejor muestra de agradecimiento es el regalo del tiempo. Cuando los familiares se comprometen a pasar, con distanciamiento social, una tarde por semana o por mes con el ser querido que recibe los cuidados el cuidador principal tiene un descanso, así como la satisfacción de saber que el familiar realmente se preocupa. A la vez, el tiempo que los familiares pasen con la persona que recibe el cuidado los hará entender mejor los desafíos de la prestación de cuidados y los hará apreciar mejor todo lo que esto conlleva.

Reduce las preocupaciones de ser una 'carga'

A nadie le gusta incomodar a los demás. Muchos cuidadores sienten así; temen que al aceptar la ayuda de los familiares, especialmente de los hijos adultos, estarán sobrecargándolos e interfiriendo en sus relaciones y sus carreras. Hasta en el Día de Acción de Gracias, es posible que ellos no permitan que los familiares entren a la cocina y rechacen los ofrecimientos de ayuda, al afirmar que no les corresponde ayudar con el evento. Pero los familiares deberían insistir. Deben asegurar al cuidador que asumir estas labores no será una carga para ellos. Deben convencer al cuidador de que está bien expresar agradecimiento, pero mostrarlo es aún mejor; un motivo de alegría y un privilegio. Es por medio de la simple acción de ayudar que las palabras de agradecimiento expresadas anualmente en las fiestas de fin de año cobran sentido.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.