Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

La atención en el hogar durante la crisis de COVID-19

¿Deberías continuar las visitas? Sí, pero con precaución.

Una enfermera le toma la temperatura a un hombre mayor en su hogar

DEAN MITCHELL/GETTY IMAGES

Los pacientes que reciben atención en el hogar deben ser examinados para determinar si tienen fiebre, dificultad para respirar y tos.

In English | Hace solo unas semanas, Ruth Rofs, de 76 años, se estaba preparando para recibir a cuidadores profesionales en su hogar en Indianápolis por primera vez. El plan era que vendrían dos veces por semana, durante cuatro horas cada día, para ayudar a su esposo James, de 80 años, que tiene insuficiencia cardíaca congestiva y demencia. "Pero creo que mejor voy a esperar", dice Rofs, y señala que el número de casos confirmados de COVID-19 en Indiana está aumentando. “Simplemente no quiero que se exponga a algo que viene de otro paciente. Necesito ayuda, pero tengo miedo".

Rofs no está sola. Según la National Association for Home Care and Hospice (NAHC, Asociación nacional de cuidados domiciliarios y terminales), se estima que, cada año, 12 millones de personas en Estados Unidos con enfermedades crónicas o discapacitadas dependen de algún tipo de atención en el hogar. Muchos tienen 65 años o más y tienen problemas médicos subyacentes graves, lo que los coloca en la categoría de alto riesgo de enfermarse de gravedad o morir si contraen el nuevo coronavirus.

Imagen de computadora del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Tu salud, tu cheque de estímulo y más.

Sin embargo, el distanciamiento físico, como aconseja el Gobierno federal, es particularmente difícil durante la atención en el hogar, que a menudo requiere un contacto cercano para tareas como bañarse, arreglarse y alimentarse. "Pero recuerda que la razón por la cual los trabajadores de la salud ingresan a los hogares de las personas es porque estas necesitan atención", dice el presidente de la NAHC, William Dombi. “Y esas necesidades aún existen a pesar de la pandemia. Si no reciben la atención que necesitan, pueden terminar en la sala de emergencias, y ese no es un buen lugar para estar en este momento".

Para continuar con la atención en el hogar necesaria, las enfermeras, los asistentes de hospicio, los asistentes personales y los terapeutas están tomando precauciones de seguridad adicionales para mitigar los riesgos de transmisión y mantener a sus pacientes lo más seguros posible. Para la enfermera registrada y administradora de casos de hospicio Lisa Ewing, el día comienza y termina con el automonitoreo. Su agencia, Androscoggin Home Healthcare and Hospice (AHCH), ubicada en Maine, requiere que todo el personal tome su temperatura, evalúe su bienestar y que luego informe los resultados a sus supervisores. Los pacientes también son evaluados utilizando los protocolos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) antes de las visitas. "Estamos buscando fiebre, dificultad para respirar, tos y si han estado expuestos a alguien que haya estado en un área de alto riesgo", dice Ewing.

Después se prepara en conformidad con los resultados. "Si se presentan síntomas, pero no se conoce una exposición a la COVID-19, usamos gafas, guantes y mascarillas quirúrgicas regulares", dice, y señala que su agencia también tiene mascarillas N95 disponibles, que ofrecen mayor protección, en caso de que el personal necesite brindar atención a pacientes con el coronavirus.

"La mayor preocupación para muchos de ellos es estar aislados y no poder acceder al mundo exterior".

— Jessica Butler, fisioterapeuta

En la medida de lo posible, Ewing está reduciendo las visitas en persona y optando por los cuidados a través de la telesalud, como las llamadas telefónicas y las videollamadas. "Los pacientes a los que suelo visitar dos veces por semana ahora quieren que venga solo una vez a la semana, así que realizo una visita telefónica para su segunda sesión", dice. "Estoy siendo sumamente meticulosa cuando los llamo para asegurarme de que tengan lo que necesitan: medicamentos, suministros, etc.".

Otros asistentes en el hogar, como Jessica Butler, quien también trabaja para el AHCH como fisioterapeuta, también están interviniendo para ayudar a las enfermeras con este tipo de apoyo al paciente. "Nuestro papel como terapeutas ha cambiado un poco", explica. “Estamos dándole apoyo a las enfermeras porque están muy ocupadas. Si hay algo que podemos hacer dentro de nuestra práctica, lo hacemos". Para Butler, eso incluye monitorear la salud mental de sus pacientes. "La mayor preocupación para muchos de ellos es estar aislados y no poder acceder al mundo exterior", dice, "así que estamos intensificando esos controles de bienestar".

Fuera del horario laboral, las precauciones persisten. Para la enfermera de hospicio Staci Long, del Premier Hospice and Home Health en Indiana, eso significa dejar sus zapatos en la puerta y poner su uniforme en la lavadora rápido al llegar a casa después de un turno. A partir de ahí, regularmente se lava las manos y desinfecta las superficies de su casa y su automóvil, lo cual implica "muchísimas toallitas Clorox".

En casa, Long le hace hincapié a su hijo de 18 años sobre la necesidad de seguir las pautas gubernamentales de prevención de coronavirus y lo importante que es que toda la familia se mantenga saludable para que pueda seguir cuidando a sus pacientes. "Ha sido muy, muy bueno", dice ella. "Siempre pregunta varias veces: ‘Oye, ¿te lavaste las manos cuando entraste?', por lo que sé que está pensando en ello y haciendo lo mejor que puede para mantenernos a salvo".

En última instancia, al igual que otros trabajadores de la salud, los asistentes de atención en el hogar están en la primera línea de la crisis. "Una pandemia es mundial, pero las infecciones y la crisis que experimenta una comunidad son locales, por lo que la respuesta debe ser local", dice Brent Korte, director ejecutivo de EvergreenHealth Home Care en Washington. “Algo maravilloso sobre la atención en el hogar y el hospicio es que somos un servicio basado en la comunidad. Estuvimos aquí antes de COVID-19, estaremos aquí después de COVID-19 y podemos responder a esas necesidades únicas de la comunidad".

Qué preguntarle a tu cuidador

• ¿Qué precauciones adicionales estás tomando? Se está adoptando un mayor control de infecciones en todo el país, por lo que es probable que las visitas impliquen más exámenes médicos, pasos y equipo de protección personal de lo normal. Es posible que los pacientes con enfermedades subyacentes, particularmente las respiratorias, sean examinados más a fondo. Muchas agencias publican sus planes de acción en línea o los comparten con los pacientes a través de llamadas telefónicas o folletos informativos.

• ¿Qué cuidados son necesarios en este momento? Los CDC recomiendan que las citas y los procedimientos de atención médica no esenciales se cancelen durante la pandemia, con el fin de practicar el distanciamiento físico. Pregunta si hay visitas que puedas eliminar o reducir por ahora. Puedes reducir tu riesgo de exponerte y también garantizar que los trabajadores de asistencia médica estén disponibles para aquellos que lo necesitan.

 ¿Hay asistencia disponible a través de la telesalud? Las llamadas telefónicas, las videollamadas, el correo electrónico, las aplicaciones de salud y otras tecnologías pueden estar disponibles para reducir tu contacto de persona a persona.

• ¿Cuál es mi plan de atención? Las rutinas cambian durante una pandemia, lo que significa que tu atención médica también puede cambiar. Si se realizan cambios, establece un plan con tu cuidador y un miembro de la familia, si es posible. Sigue las guías de los CDC sobre la COVID-19, crea una lista de contactos de emergencia y una red de apoyo, revisa tus medicamentos y artículos domésticos y, si es necesario, averigua cómo te mantendrás en comunicación con tus seres queridos. Si tu familia se estará haciendo cargo de tu atención en el hogar habitual, es esencial crear un plan de atención.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO