Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Acusan a la cadena de hogares de ancianos más grande del país de manipular el sistema

Brookdale Senior Living exageró horas trabajadas por el personal e incumplió la ley.

Un letrero con el logotipo fuera de la sede de Brookdale Senior Living en Brentwood, Tennessee, el 4 de febrero de 2017.

Sipa USA via AP

In English | Los hogares de ancianos pertenecientes a la principal empresa de centros residenciales para personas mayores en Estados Unidos incumplieron la ley al dar de alta a algunos de sus residentes a fin de disponer de camas para pacientes que les traerían mayores ingresos, y entregaron datos falsos a los reguladores para inflar sus calificaciones de calidad. Así se afirma en una demanda presentada esta semana por el fiscal general de California, así como por algunos fiscales municipales y de distrito del estado.

La demanda figura entre las primeras en presentarse contra una destacada empresa de hogares de ancianos por haber entregado información incorrecta a los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), entidad del Gobierno federal que regula los hogares de ancianos. En la acción se acusa a diez hogares de ancianos de California pertenecientes a Brookdale Senior Living —empresa valorada en $4,000 millones que administra unos 800 hogares de ancianos, centros residenciales para personas mayores y centros de cuidados a largo plazo en todo el país— de falsificar sus informes de horas trabajadas por el personal titulado de enfermería y por otros empleados.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los CMS utilizan esos datos para otorgar calificaciones de calidad de acuerdo con una escala de cinco estrellas, con el fin de que los consumidores puedan comparar sus opciones y tomar decisiones sobre los cuidados a largo plazo para ellos o para sus familiares. En la demanda se alega (enlace en inglés) que Brookdale —al exagerar las horas trabajadas por sus empleados a fin de dar la impresión de haber prestado una atención de mayor calidad— recibió "una calificación superior a la que merecía".

"La empresa logró que las personas acudieran a sus centros a base de promesas falsas de que les prestarían una atención de la mayor calidad", afirmó el lunes Xavier Becerra, fiscal general de California, en un comunicado sobre la demanda (enlace en inglés).

Hasta el 2018, las horas trabajadas por el personal de los hogares de ancianos eran informadas principalmente por los propios centros. Sin embargo, desde entonces los CMS han eliminado este esquema en favor de uno vinculado a la nómina, que supuestamente es más difícil de falsificar. En la demanda se acusa a Brookdale de haber falsificado las horas trabajadas con arreglo al esquema anterior, y se afirma que la empresa "continúa entregando información engañosa a los CMS y continúa manipulando su calificación mediante la falsificación de sus registros de nómina". Los centros mencionados en la demanda recibieron calificaciones de cuatro y cinco estrellas de los CMS (la calificación máxima es de cinco estrellas).

"Para una familia puede resultar muy atemorizante, y bastante difícil, tomar una decisión sobre los cuidados a largo plazo. Cuando ven una calificación de cinco estrellas, los familiares suponen que eso quiere decir que su ser querido recibirá una atención de la más alta calidad", dice Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. "Es indignante que los hogares de ancianos sean capaces de manipular los datos con el fin de obtener mejores calificaciones".

La COVID-19 pone de relieve los problemas en los hogares de ancianos

En la demanda también se acusa a los diez hogares de ancianos de Brookdale de haber incumplido la ley al dar de alta a algunos pacientes sin haberlos notificado con 30 días de anticipación, con el fin de "ocupar [sus] camas con residentes que les traerían mayores ingresos". Según la fiscalía, los centros priorizaron a los beneficiarios de Medicare frente a los de programas para personas de bajos ingresos —como Medicaid—, porque Medicare paga tarifas más altas. En la demanda se alega que en algunos casos los centros de Brookdale dieron de alta a sus residentes cuando venció su cobertura de Medicare, sin haberlos notificado con suficiente anticipación ni haber informado a un defensor de cuidados a largo plazo —funcionario designado por el Gobierno estatal para representar a los residentes— o haber elaborado un plan formal de alta.

Brookdale niega haber obrado mal y afirma que no "participó en conducta intencional ni fraudulenta", según un comunicado de la empresa. "La diseminación de acusaciones no comprobadas es irresponsable y sacude la confianza del público en un servicio necesario para el cuidado de las personas mayores", señala el comunicado.

La demanda constituye otro capítulo negativo para el sector de los hogares de ancianos, que en el último año se ha visto abatido por la COVID-19, con un saldo de más de 1.3 millones de residentes y empleados infectados y más de 174,000 muertos registrados hasta el 7 de marzo. Según Mike Wasserman, geriatra y expresidente de la California Association of Long Term Care Medicine, uno de los pocos aspectos positivos de la pandemia es la concientización del público acerca de los problemas que afectan al sector desde hace muchos años.

"No sé si Brookdale cometió los actos que se le imputan, pero esas cosas suceden. Estas cosas existen desde siempre", comenta Wasserman. "No me gusta decirlo, pero la única razón por la que se oye hablar del tema es que tenemos una pandemia que a la larga se cobrará la vida de unos 200,000 residentes de hogares de ancianos".

Por otra parte, la demanda pone bajo la lupa el sistema de calificación de los CMS, algunos días después de que el diario The New York Times publicara una investigación (enlace en inglés) de cómo los hogares de ancianos han logrado manipular el esquema de calificaciones de cinco estrellas. Esa investigación se mencionó durante una audiencia del Comité de Finanzas del Senado celebrada el miércoles, en la que Mike Crapo, senador republicano de Idaho, comentó que la investigación "pone en entredicho la objetividad y la precisión del sistema de calificaciones de los CMS".

En la investigación publicada por The New York Times se nombra otro centro de Brookdale ubicado en Lexington, Kentucky, que supuestamente falsificó ante las autoridades de Medicare sus informes de horas trabajadas por el personal de enfermería. En un comunicado enviado a dicho diario, Brookdale niega haber obrado mal.

Entretanto, AARP Foundation (enlace en inglés) encabeza dos demandas presentadas contra centros de vida asistida de Brookdale ubicados en Florida y Carolina del Norte. Se acusa a los centros de no haber cumplido con los niveles de atención y dotación de personal informados en sus materiales de mercadeo destinados a los consumidores. En una de estas demandas se acusa a Brookdale de manejar una "red de centros de vida asistida que padecen deficiencias crónicas de personal y que, por rutina y como cuestión de práctica, no ofrecen una dotación suficiente de personal".

Si tú o alguno de tus seres queridos son residentes de un centro de vida asistida de Brookdale en Carolina del Norte o en Florida y les interesa obtener más información sobre esta demanda, comunícate con AARP Foundation: litigation@aarp.org.

Andrew Soergel cubre temas de hogares de ancianos y de política federal y estatal para AARP. Anteriormente, fue reportero sénior de temas de economía en U.S. News & World Report y recibió la beca Economics of Aging and Work a través de Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research en University of Chicago.

Por qué COVID-19 mató a tantas personas en hogares de ancianos

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.