Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cuando los estilos culturales chocan al brindar cuidados

Aprende a entender las diferencias y encuentra puntos en común.

Una mujer que parece triste con su pareja en el sofá. Su pareja esta en la distancia mirando hacia adelante.

PEOPLEIMAGES / GETTY IMAGES

In English | Don se volvió mucho más callado con sus familiares y amigos después de que le diagnosticaron cáncer de colon metastásico. Hijo de inmigrantes irlandeses, había crecido entre parientes que evitaban hablar de temas incómodos y había aprendido a abstraerse para proteger a los demás de sus problemas. Durante los meses de quimioterapia que siguieron, nunca mencionó su cáncer, ni se desanimó o se quejó.

Stacey, su compañera de vida y cuidadora principal, sentía una mayor necesidad de hablar. Ella creció en una familia italoestadounidense tradicional que hablaba abiertamente con frecuencia (y a menudo vociferando) sobre cualquier cosa que les molestara. Cuando Don optó por guardar silencio de manera estoica, Stacey llenó el vacío con frecuentes exclamaciones nerviosas. Estaba ansiosa por el cáncer de Don y deseaba una mayor conexión emocional con él. Pero cuanto más hablaba ella de sus preocupaciones, más se retraía él. Cuanto más se retraía él, más excluida y sola se sentía ella. En lugar de unirse todos durante esta crisis médica, sus diferentes estilos de expresión emocional los distanciaron aún más.

Los estereotipos culturales son simplemente eso: grandes generalizaciones para caracterizar las diferencias en perspectivas y comportamientos entre diferentes grupos raciales y étnicos. Sin embargo, si se toman muy literales y se aplican sin precaución a cualquier individuo, pueden convertirse en la base del prejuicio y la discriminación.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


No obstante, los científicos sociales han estudiado durante mucho tiempo cómo influyen los factores culturales, al menos hasta cierto punto, en cómo reaccionamos al mundo y nos relacionamos mutuamente. Por ejemplo, algunos investigadores han sugerido que las culturas europeas generalmente promueven una expresión emocional más abierta que las culturas asiáticas. Un metaanálisis reciente publicado en la revista académica The Gerontologist (en inglés) señala que los afroamericanos que cuidan a familiares con demencia tienen un mejor bienestar psicológico, y los latinos que cuidan a familiares con demencia tienen un peor bienestar físico que los blancos que cuidan a familiares con demencia.

Nunca deberíamos ver a los demás estrictamente a través de la lente de los estereotipos culturales. Pero tener una mayor conciencia de cómo las diversas influencias culturales pueden afectar a los cuidadores familiares puede evitar malentendidos y conflictos. ¿Cómo podemos usar la conciencia cultural para crear más armonía en los equipos de cuidadores? Aquí te presentamos algunas ideas.

Conócete a ti mismo

Por amor a la genealogía (el segundo pasatiempo favorito de nuestro país después de la jardinería, según ABC News), muchos de nosotros hemos investigado y nos deleitamos con las historias de cómo nuestras familias llegaron a Estados Unidos y echaron raíces aquí. Pero muy pocos consideramos lo que nuestras familias trajeron de sus países y nos transmitieron además de la comida, costumbres y quizás supersticiones. La cultura afecta si somos optimistas o pesimistas, nuestros estilos emocionales, las estructuras de nuestras familias, qué tan comprometidos estamos en el cuidado de nuestros mayores, e incluso si somos estrictos o indulgentes con nuestros hijos. Es importante que cada uno de nosotros reflexione sobre cómo nuestros antecedentes culturales influyen en nuestras expectativas y comportamientos como cuidadores familiares. Esto es especialmente cierto en momentos altamente estresantes en los que podemos recurrir inconscientemente a esas actitudes y tendencias que absorbemos de nuestros padres temprano en la vida.

Conoce a la otra persona

Dicen que los opuestos se atraen. Pero también se recomienda que los opuestos se tomen el tiempo para entenderse unos a otros y entender la influencia de la herencia cultural. Quizás te preguntes, ¿cómo aborda mi cónyuge las crisis, y es eso coherente con la tradición que le han enseñado? Si Stacey se diera cuenta de los efectos de la crianza estoica de Don, entonces quizás podría entender que su alejamiento no es un rechazo o incluso una señal de que se ha rendido, sino que es un estilo cultural para hacer frente a la situación.

Practica la humildad cultural

No es sorprendente que las relaciones funcionen mejor cuando los cónyuges se escuchan y se respetan en lugar de tratar de hacer que la otra persona se ajuste a nuestras preferencias. Lo mismo es cierto para los estilos culturales en la prestación de cuidados a familiares. Sería ideal para los cónyuges hablar honestamente y con curiosidad acerca de cómo sus diferencias en las suposiciones pueden ponerlos en desacuerdo durante las presiones de cuidar a un ser querido. Eso no significa que los encasillemos por ser típicamente irlandeses, italianos, alemanes, judíos, afroamericanos, musulmanes, mexicanos o católicos; la sugerencia misma suena ofensiva. Pero significa que estamos considerando un enfoque más amplio de posibles influencias para enriquecer nuestra comprensión y empatía.

Haz concesiones y llega a un acuerdo

Al igual que con cualquier diferencia en una relación, cultural o de otro tipo, buscamos acomodarnos mutuamente, adaptarnos a las idiosincrasias del otro y llegar a acuerdos adecuados. Para una locuaz italoestadounidense y un irlandés-americano callado, eso significa encontrar la dosis correcta de discusión sobre el cáncer que no abrume a Don, pero que ayude a Stacey a sentir que es parte de la relación. Así es como pueden convertirse en una fuerza unificada cuando cuidan de un ser querido y luchan contra un enemigo común y aterrador.

Barry J. Jacobs, psicólogo clínico, terapeuta de familia y asesor del cuidado de la salud, es el coautor del libro Love and Meaning After 50: The 10 Challenges to Great Relationships — and How to Overcome Them y de AARP Meditations for Caregivers (Da Capo, 2016). Síguelo en Twitter y en Facebook (en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO