Skip to content
 

Conflictos familiares: cuidar de un ser querido puede afectar la relación entre ambos

La persona que recibe los cuidados todavía debe tomar algunas decisiones; ciertos cambios se pueden introducir lentamente.

Madre e hija con sus manos juntas, sentadas a la mesa y disfrutan de un café

GETTY IMAGES

In English | Cuidar a un familiar mayor puede afectar la dinámica de la relación.

“La relación puede comenzar a sentirse diferente cuando una persona se vuelve dependiente de la otra, o cuando comienzas a sentirte como si fueras tú el padre o la madre”, dice Nancy Schlossberg, profesora emérita de consejería psicológica de University of Maryland y autora de Too Young to Be Old.

Mientras tanto, puede que sientas enojo o frustración porque tu ser querido se enfermó, o culpa porque hubieras querido no ser su cuidador. 

Por otro lado, la persona puede sentir resentimiento por ser tan dependiente o por perder la capacidad de cuidarse a sí mismo, pero también puede sentir agradecimiento por tu ayuda, dice Schlossberg.

A continuación, se incluyen medidas para evitar generar sentimientos desagradables y mantener una relación equilibrada:

1. Pregúntales a tus seres queridos cómo les gustaría envejecer

“Cuando la conversación se aborda desde ese contexto, funciona mejor porque conserva la dignidad de la otra persona”, indica Barry J. Jacobs, psicólogo clínico, consultor de atención médica y columnista de AARP.

“Si pueden ponerse de acuerdo en un objetivo general, es más fácil determinar cómo cumplirlo”, dice.

De todos modos, es importante preparar planes de contingencia si las cosas no salen bien con alguna situación de convivencia o de cuidados.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


2. Respeta los deseos de la persona a quien cuidas

“Deja que tu padre o tu madre tome todas las decisiones que pueda”, afirma Schlossberg.

Ya sea que esto signifique elegir qué almorzar, qué ver en la televisión o decidir si visitar un museo o un jardín, dejar que tu ser querido participe en la toma de decisiones conserva su dignidad y su sentido de autonomía. Esto, a su vez, disminuye el sentido de dependencia de la persona que recibe los cuidados y la carga de la toma de decisiones para el cuidador.

Asimismo, “toma medidas para asegurar la privacidad de tu familiar al no vigilarlo demasiado”, aconseja Eve Markowitz Preston, psicóloga con práctica privada en la ciudad de Nueva York, y quien atiende mayormente a adultos mayores y a menudo hacer visitas domiciliarias.

3. Haz ajustes

Si tu ser querido desea hacer algo que no es práctico debido a sus limitaciones físicas o cognitivas, “valida los deseos de la persona, pero proponle ajustes para mantener su seguridad”, dice Preston.

Esto puede ser llevar una silla de ruedas o un escúter al parque, en lugar de permitirle caminar todo el tiempo. Si desea quedarse en casa, pero no es seguro que cocine por sí mismo, puede ser recomendable contratar a un auxiliar de cuidados en el hogar por ciertas horas para que lo ayude y supervise.

“Todo se resume en (esto): cómo cuidas a tu padre o tu madre, y les permites vivir de la forma en que le gustaría por el mayor tiempo posible sin controlar su vida, indica Jacobs.  

4. Introduce los cambios lentamente

Al alterar la rutina o la situación de vivienda de tu ser amado, “suele haber tiempo para plantar las semillas del cambio”, dice Jacobs.

Si es necesario hacer cambios significativos, sugiérele modificaciones y explícale por qué son importantes, ya sea por conveniencia, atención óptima, seguridad u otro motivo.

“Deja descansar el tema y luego retómalo”, aconseja Jacobs. “Haz cambios lentamente para que las personas tengan la oportunidad de adaptarse a la idea”.

5. Presenta un frente unido

Si tu ser querido está en negación sobre la necesidad de hacer ciertos cambios o recibir algunas formas de atención, o se resiste por otros motivos, recuerda que “algunas veces, en la unión está la fuerza”, dice Jacobs.

“Si tú y tus hermanos están de acuerdo (sobre qué es lo mejor para tus padres), puedes hablar en representación de todos, lo que puede superar su resistencia”, afirma.

La idea no es unir fuerzas contra ellos, sino explicarles con delicadeza el motivo de ciertos cambios. Esta estrategia te ayudará a evitar conflictos.

6. Encuentra nuevas fuentes de positivismo

Involucra a tu ser querido donde quiera que esté

Si la persona funciona bien, considera hacer un proyecto de arte, armar un rompecabezas o cocinar juntos. Si la persona está enferma, “pasa tiempo recordando y mirando álbumes de fotografías juntos”, sugiere Schlossberg.

“Debes saber escuchar”, dice. “No importa que hayas oído antes la misma historia”.

Por otra parte, podrían escuchar juntos un audiolibro interesante. Además de subirle el ánimo, compartir experiencias positivas como esta puede unirlos más. 

Stacey Colino es escritora independiente galardonada y se especializa en salud, psicología y asuntos familiares. Su trabajo ha sido publicado en decenas de revistas nacionales, así como en páginas web y libros.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO