Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Consejos sobre impuestos para los cuidadores familiares

Si cuidas de un ser querido puede que tengas derecho a ciertas deducciones y créditos fiscales.

Madre e hija abrazándose, incentivos fiscales disponibles para los cuidadores de personas mayores.

Foto: Jose Luis Pelaez Inc

¿Sabías que puedes calificar para recibir una exención tributaria si cuidas de tu mamá o papá?

In English | Ya sabías que cuidar de un ser querido requeriría mucho de tu tiempo.

Pero quizás no esperabas que exigiera tanto de tu dinero. El cuidador familiar promedio gasta aproximadamente $7,000 al año en gastos del hogar, médicos y otros relacionados con el cuidado de su ser querido.

Por suerte, existe una luz al final del año impositivo: los créditos y las deducciones de impuestos federales que se aplican de manera directa o indirecta a tus costos del cuidado. Compartimos algunas maneras en que los cuidadores familiares pudieran potencialmente reducir su carga impositiva.

Crédito impositivo por "otros dependientes"

Durante mucho tiempo, los contribuyentes han podido reclamar un crédito en los impuestos por sus hijos de hasta 16 años. Contrario a una deducción, que reduce el ingreso sujeto a impuestos, un crédito impositivo reduce directamente la cantidad que debes pagar. La ley tributaria federal del 2017 expandió el crédito fiscal por hijos (CTC, Child Tax Credit) para permitir que los contribuyentes reclamaran hasta $500 como un "crédito por otros dependientes", no sujeto a reembolso, que incluye a padres ancianos.

Bajo esta disposición, válida hasta el año impositivo 2025, el Servicio de Impuestos Internos (IRS) permite que los cuidadores familiares reclamen a algunas personas emparentadas por adopción, sangre o matrimonio, —e incluso a ciertas amistades— como "otros dependientes" en su declaración de impuesto federal, siempre y cuando ambas partes cumplan con los requisitos del IRS:

• Residencia legal. Tu ser querido es ciudadano de EE.UU., ciudadano naturalizado de EE.UU. o residente legal de EE.UU. y tiene un número de identificación válido, tal como un número de Seguro Social, número de identificación del contribuyente individual o número de identificación del contribuyente para adopción.

• Pocos ingresos. El ingreso bruto de tu ser querido no es mayor que la cantidad límite del año, $4,200 para el año impositivo 2019.

• Dependencia. Tu ser querido vive contigo o tú pagas por lo menos el 50% de sus gastos de manutención, incluidos la ropa, comida, vivienda, el cuidado médico y dental, transporte y otras necesidades. Dos o más personas pueden dividirse estos gastos, pero solo una podrá reclamar a la persona como dependiente, y esa persona debe pagar por lo menos el 10% de los gastos de manutención. Esto se llama "acuerdo múltiple de manutención".

• Vivienda. Puedes reclamar a un amigo, tía postiza u otro ser querido sin lazos sanguíneos como tu dependiente, pero él o ella debe haber vivido contigo durante todo el año.

• Consideraciones especiales del cónyuge. Puedes reclamar a tu cónyuge si él o ella no presenta una declaración de impuestos conjunta contigo, o somete una declaración conjunta solo para obtener un reembolso del impuesto retenido y no reclama ningún otro crédito o deducción.

• No dependencia. Puedes reclamar a un dependiente solo si no eres dependiente de otro contribuyente.

El IRS tiene una herramienta interactiva (en inglés) para ayudarte a determinar si un dependiente te ayuda a reunir los requisitos para un crédito fiscal.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Al declarar tus impuestos

• Mantén registros detallados. Por ejemplo, crea un registro que demuestre que tu dependiente vivió contigo durante por lo menos seis meses.

• Guarda los recibos y documenta por escrito todos los gastos relacionados. Esto asegurará que no olvides ninguna deducción permitida, y puede servir como parte de tu documentación en caso de una auditoría.

• Mantén en mente que añadir un dependiente lo hace parte de tu hogar, lo que podría tener implicaciones en áreas como tu derecho a Medicaid o el costo del seguro de salud que compras a través del mercado provisto por la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio.

Una ventaja adicional: tu estatus como jefe de familia

Si eres contribuyente soltero, o casado pero vives separado de tu cónyuge, añadir un familiar como dependiente puede convertirte en jefe de familia. Este cambio en estatus aumenta tus deducciones estándares para el año impositivo 2019 a $18,350, de $12,200 si eres soltero o casado pero declaras por separado. Recuerda que si reclamas la deducción estándar no podrás reclamar ninguna exención personal.

Para reclamar el estatus de jefe de familia, no es necesario que alguno de tus padres viva contigo. Cualquier otro pariente debe haber vivido contigo por lo menos durante seis meses del año tributario.

Si usas un acuerdo múltiple de manutención para reclamar a tu dependiente, no puedes usar a ese dependiente para calificar como jefe de familia.

Deduce los gastos médicos de tu dependiente

Puedes deducir el dinero que pagaste para cubrir los gastos médicos no reembolsados ​​de tu ser querido si los gastos médicos calificados de todas las personas que figuran en tu declaración suman más del 10% de tu ingreso bruto ajustado para ese año, y si el total de tus deducciones detalladas es mayor que tus deducciones estándares.

Revisa la Publicación 502 del IRS (en inglés) para ver lo que puedes, o no puedes, deducir. Aquí tienes un ejemplo de deducciones aceptables:

No son deducibles: Artículos y servicios que benefician a todos en el hogar.

Cuentas de gastos flexibles y cuentas de ahorros para la salud

Las cuentas de gastos flexibles (FSA) y las cuentas de ahorros para la salud (HSA) toman dinero de tus ganancias antes de deducir los impuestos. Ese dinero se deposita en un plan de ahorros para gastos médicos que puedes utilizar para pagar los gastos de bolsillo relacionados con el cuidado de salud tuyo y de tus dependientes.

Puedes usar una de estas cuentas para pagar facturas médicas, copagos, deducibles de los seguros y hasta algunos tratamientos que tu seguro de salud no cubra, tanto para ti o tus seres queridos. Sin embargo, las facturas que pagues con tu cuenta FSA o HSA no serán deducibles de tus impuestos como gastos médicos.

Crédito por gastos del cuidado de hijos menores y dependientes

A diferencia del Crédito fiscal por hijos que confiere una exención de impuestos por hijos o dependientes que cumplan los requisitos, el Crédito por gastos del cuidado de hijos menores y dependientes se basa en el dinero que gastas para cuidar a esa persona o personas. Puedes reclamar hasta un máximo de $3,000 por el cuidado de una persona, y hasta $6,000 por dos o más personas.

Curiosamente, dado su nombre, el crédito fiscal no requiere que tu ser querido califique como tu dependiente bajo la definición del IRS del término. Pero el IRS tiene reglas que debes seguir al solicitar el crédito. Entre ellas:

• Cohabitación. La persona que reclames como dependiente debe haber vivido contigo por lo menos seis meses durante el año tributario.

• Dependiente. La persona es tu dependiente bajo los reglamentos del IRS, o podría serlo, excepto por tener un ingreso bruto por encima del máximo permitido —de $4,200 para el año fiscal 2019—, o por haber presentado una declaración de impuestos conjunta con un cónyuge para ese año.

• Incapacidad. La persona está física o mentalmente incapacitada para cuidarse a sí misma.

• Necesario para poder trabajar. Para poder ir a trabajar o buscar empleo, necesitas costear un programa de cuidado diurno para adultos o para un menor, o pagar un servicio de cuidado de salud en el hogar para un ser querido.

• Calificación del cónyuge. Si estas casado, tu cónyuge debe también trabajar, ser estudiante o estar discapacitado para que puedas recibir este crédito.

Si tienes planes de reclamar cualquiera de estos créditos o deducciones, asegúrate de especificar todos tus gastos y de buscar a alguien que te ayude en la preparación de tu declaración de impuestos, dice Lynnette Lee-Villanueva, vicepresidenta de AARP Foundation Tax-Aide, un servicio gratuito de preparación de declaraciones de impuestos atendido por voluntarios de AARP. Tax-Aide tiene más de 5,000 centros a través de todo Estados Unidos que abren durante la época de impuestos y te ofrecen un localizador (en inglés) para que encuentres el centro más cercano a ti.

Este artículo se publicó originalmente el 15 de diciembre del 2017 y se ha actualizado para reflejar las nuevas leyes y políticas de impuestos para el año impositivo 2019.

¿Qué opinas?

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO