Skip to content
 

George H.W. Bush falleció tal como vivió: calladamente y con dignidad

Recordamos al expresidente por su ‘extraordinaria vida de servicio, civilidad y patriotismo’.

El expresidente de Estados Unidos George H.W. Bush sonríe el 26 de septiembre de 2007 en Montreal, Quebec, Canadá.

Streeter Lecka/Getty Images

Nota del Editor: este artículo ha sido actualizado con información del funeral. 

In English | Nació en Milton, Massachusetts, en el seno de una familia acomodada, pero George Herbert Walker Bush se convirtió en un hombre práctico y político digno que ayudó a dirigir a Estados Unidos a través de un conflicto mundial y el fin de la Guerra Fría. Después de una vida iluminada por cuatro décadas de servicio público y una filosofía personal arraigada en "puntos de luz", el 41. ° presidente falleció el viernes de la misma manera en que había vivido: de manera callada y con dignidad, rodeado de su familia y amigos íntimos en su hogar de Houston. Tenía 94 años.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


No se ha dado a conocer la causa de muerte, pero no es un secreto que la salud del expresidente se había deteriorado y, a principios de año, según se indica, le expresó a su familia su deseo de no volver a ser hospitalizado. Entre otras enfermedades, Bush padecía una forma de la enfermedad de Parkinson.

Retrato del presidente George H.W. y su familia en la Casa Blanca, Washington D.C., 21 de enero de 1989.

David Valdez/White House/The LIFE Picture Collection/Getty Images

La familia Bush (familia política, hijos y nietos) en la Casa Blanca el día de toma de posesión de 1989.

Patriarca de una poderosa familia política de Texas: su hijo mayor, George W. Bush, fue el 43. ° presidente del país. Se graduó de Yale University y estuvo casado con Barbara Bush durante 73 años, hasta la muerte de ella en abril, a los 92 años. El sábado, el exgobernador de Florida Jeb Bush llamó a su padre "el mejor ser humano que jamás conoceré". Su hermano, el expresidente Bush, dijo que su padre, "fue un hombre de una calidad moral incomparable y el mejor padre que un hijo o hija podría pedir”.

Esta semana, se llevará a cabo en la Catedral Nacional de Washington D.C. el primer funeral presidencial desde la muerte de Gerald Ford en el 2006. El presidente Trump y la primera dama Melania estarán entre los muchos dolientes importantes que asistirán.

El cuerpo de Bush estará en capilla ardiente en el Capitolio de EE.UU. hasta el miércoles por la mañana. También reposará desde el miércoles por la tarde hasta el jueves por la mañana en la iglesia St. Martin’s Episcopal Church en Houston, donde habrá una segunda ceremonia conmemorativa el jueves en la mañana. De ahí será enterrado el jueves por la tarde en la Biblioteca y museo presidencial George Bush en Texas A&M University, en College Station, Texas.

Trump designó el miércoles como Día Nacional de Luto y recurrió a Twitter para declarar, en parte, que Bush "llevó una vida larga, exitosa y hermosa. Siempre que estuve con él, vi su total alegría por la vida y el gran orgullo que sentía por su familia. Sus logros fueron geniales de principio a fin".

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, expresó: “El presidente Bush vivió una vida extraordinaria de servicio, civilidad y patriotismo. Todos en AARP enviamos nuestras más sinceras condolencias a la familia Bush.

"Hoy lloramos la pérdida de un servidor público de toda la vida", dijo Jenkins. "Recordamos al presidente Bush por aprobar dos proyectos de ley que mejoraron grandemente la vida de los adultos mayores de la nación: la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) de 1990, y la Ley de Protección de Beneficios para Trabajadores Mayores, que firmó ese mismo año para reforzar la Ley contra la Discriminación por Edad en el Empleo, de 1967".

Añadió Jenkins: "El presidente Bush también luchó contra la imagen existente del envejecimiento de otra manera: celebró sus cumpleaños número 75, 80, 85 y 90 saltando de un paracaídas. Su primer salto no fue por elección; tuvo que saltar en paracaídas durante la Segunda Guerra Mundial cuando su avión de combate fue derribado, pero sus saltos posteriores mostraron su pasión por la vida".

El expresidente George Bush se lanza en paracaídas con los Caballeros Dorados del Ejército de EE. UU. En julio de 1997.

Getty Images

El expresidente George H.W. Bush celebra su cumpleaños número 75 haciendo paracaidismo con los Caballeros Dorados del Ejército de Estados Unidos.

Tan solo cuatro años atrás, para celebrar sus 90 años, Bush dio el último de esos cuatro saltos en paracaídas. Lo trasladaron en una silla de ruedas a un helicóptero antes de saltar a 6,000 pies de altura. "Creo que estoy enviando un mensaje al país, de que tan solo por tener 80 años, no quiere decir que no puedas hacer cosas interesantes y divertidas; tú puedes, y yo también”, le dijo al presentador ​​Larry King.

El historial admirable de Bush incluyó haber servido como piloto condecorado de la Marina de Guerra de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, congresista de Estados Unidos, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), embajador de Estados Unidos en China y vicepresidente bajo los dos períodos presidenciales del presidente Ronald Reagan. Bush presidió durante múltiples conflictos, incluidos la Guerra del Golfo Pérsico y un conflicto corto en Panamá.

Durante su presidencia de único término de 1989-1993, Bush vivió la caída del Muro de Berlín en 1989, el colapso del imperio de la Unión Soviética en 1991 y la ruptura del bloque comunista de Europa del Este. El general jubilado Colin Powell, jefe del Estado Mayor Conjunto bajo la Administración Bush, recordó al expresidente como un "excelente comandante en jefe".

"Fue muy, muy deliberado en su forma de pensar, sabiendo que estábamos enviando a hombres y mujeres jóvenes a la guerra, y (que) se perderían algunas vidas", dijo Powell a CNN el sábado.

El etonces presidente George H.W. Bush aparece sentado en su escritorio en la Oficina Oval en 1991.

Mark Reinstein/Corbis via Getty Images

El entonces presidente George H.W. Bush, en la Oficina Oval, mientras da su mensaje a la nación sobre la suspensión del operativo aliado de combate en el Golfo Pérsico en 1991.

No se hicieron esperar las muestras de tributo en toda la nación, en recordación a la humildad de su servicio, su tolerancia y carácter. Conocido como un coleccionista de amigos, se le recordó por haber cruzado las barreras políticas a la vez que predicaba una "nación más cordial y gentil".

“La política —solía decir Bush— no tiene que ser ruda y fea”.

"A Hillary y a mí nos aflige el fallecimiento del presidente George H.W. Bush, y damos gracias por su larga vida de servicio, por su amor y su amistad", dijo el expresidente Bill Clinton, quien ganó su primer mandato al derrotar a Bush. "Estaré siempre agradecido por la amistad que formamos, desde el momento en que lo conocí cuando me invitó a su casa en Kennebunkport siendo yo un gobernador joven. Me conmovió la bondad con que trató a Chelsea, su decencia innata y genuina, y su devoción a Bárbara, a sus hijos y su creciente familia”.

El presidente Barack Obama escribió en Twitter: "Si bien nuestros corazones están acongojados ​​hoy, también están llenos de gratitud", y dijo que la vida del expresidente es “evidencia de que el servicio público es una vocación noble y jubilosa".

Aunque a Bush no se le consideró un gran orador, tuvo al menos un par de momentos memorables ante un micrófono. Ambos llegaron el mismo día de agosto de 1988 en la Convención Nacional Republicana.

"Este es Estados Unidos… "con una brillante diversidad extendida como estrellas, como mil puntos de luz en un cielo amplio y pacífico", dijo Bush en su discurso de aceptación de nominación. Años después, en una carta a un miembro de su familia, abundó en su cita de "puntos de luz".

"He disfrutado mi vida durante muchos años y con diversos grados de felicidad", le escribió a su nieta Jenna Bush en 1997. "Parte de mi felicidad aún se debe a mi intento de continuar siendo un ‘punto de luz’, en mi propia manera sencilla. Creo que estaba en lo correcto cuando dije que, como presidente, no se puede definir una vida como exitosa si no incluye el servicio a los demás"

Tal vez la cita más famosa de Bush fue su promesa: "Lee mis labios: no más nuevos impuestos''. Pero dos años después de derrotar a Michael Dukakis en las elecciones presidenciales, Bush tuvo que ceder ante la presión de un Congreso demócrata al acordar un aumento de impuestos para reducir el déficit presupuestario, lo que enfureció a muchos republicanos y socavó sus posibilidades de un segundo término presidencial.

Pero a pesar de todos sus triunfos y traspiés, a Bush nunca le preocupó cómo sería recordado. Según dijo en una ocasión: "para mi legado, dejaré que los historiadores averigüen qué hice mal y qué hice bien”.


También te puede interesar


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.