Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Cuándo se contará tu voto?

Podría ser antes, durante o después del día de las elecciones, según el estado donde vivas y el modo en que votes.

Mujer clasifica votos electorales

AP Photo/Seth Wenig

Talia Benducci clasifica las papeletas recibidas en Bergen Community College en Paramus, Nueva Jersey.

In English | Si te preparas para seguir los resultados de las elecciones el martes por la noche, tal vez te preguntes por qué algunos estados muestran los resultados poco después del cierre de las urnas, pero otros demoran mucho más en dar a conocer el total de los votos.

Esto se debe a que muchas personas no saben que cada estado tiene sus propias reglas que disponen el modo y el momento de contar los votos. En algunos, incluso hay diferencias en los procedimientos y el plazo de tabulación de las papeletas de un condado a otro.

En casi todas las elecciones, esto no representa un gran problema y no es inusual tener que esperar hasta altas horas de la noche —o hasta unos días después— para que algunos estados den a conocer todos sus votos. Sin embargo, al igual que con muchos aspectos de la vida en el 2020, la pandemia de COVID-19 ha complicado estas elecciones, principalmente porque varios millones de votantes han decidido no votar en persona el día de las elecciones. En cambio, envían su papeleta por correo o acuden a un centro de votación temprana para emitir su voto antes del 3 de noviembre.

Hasta el jueves, apenas cinco días antes de las elecciones, ya se habían emitido 73.3 millones de votos en persona durante el plazo de votación temprana o con papeletas enviadas por correo o depositadas en buzones de todo el país. Esa cifra corresponde al 53% del total de votos emitidos en las elecciones presidenciales del 2016.

¿A dónde va tu papeleta?

Lo que sucede una vez que depositas la papeleta en el buzón o la envías a la junta electoral por correo postal varía según el estado. Sin embargo, estos son los pasos que toman prácticamente todos los funcionarios electorales:

1. Una vez que se recibe tu papeleta, un trabajador electoral la examina para asegurarse de que sea de un votante legítimamente registrado.

2. La papeleta oficial se retira del sobre exterior y el sobre se reserva.

3. Un trabajador electoral verifica que tu firma coincida con la firma que consta en los archivos de la junta electoral, que por lo general es la firma de tu registro de votante.

4. La razón más común por la que se rechaza una papeleta es que las firmas no coinciden. En algunos estados, los funcionarios electorales tienen la opción de “corregir” una papeleta. Esto significa que pueden comunicarse con un votante y pedirle que acuda a la oficina a verificar su identidad.

5. En algunos estados, las papeletas aceptables se escanean seguidamente en una máquina. Otros estados no escanean las papeletas hasta el día de las elecciones.

6. El día de las elecciones se cuentan las papeletas escaneadas y se da a conocer el total de votos.

“Es probable que la noche de las elecciones tengamos resultados bastante completos en los muchos estados que pueden comenzar temprano a procesar y contar las papeletas de votación por correo, como Arizona, Florida y Carolina del Norte”, señala Larry Norden, director del Programa de Reforma Electoral del Brennan Center for Justice, una organización no partidista. “Lo más importante es que todos deben entender que si los funcionarios electorales están haciendo su trabajo, le darán prioridad a la precisión antes que a la velocidad. Todos deberíamos querer eso”.

Aquí describimos de qué manera el recuento de votos varía entre los estados. Para conocer las reglas de tu estado, visita tu oficina electoral local o estatal (en inglés).

Lo que se cuenta primero

En casi todos los estados, los primeros votos que se cuentan y se dan a conocer son los que se depositaron personalmente durante la votación temprana y las papeletas de votación por correo o en ausencia. Esta ha sido la práctica normal durante muchos años. Lo que cambia este año es la gran cantidad de ese tipo de votos.

También varía el momento en que se pueden abrir y comenzar a ingresar al sistema electoral las papeletas que se envían por correo o se depositan en los buzones.

“Casi todos los estados permiten que las papeletas se procesen tan pronto como llegan”, dice Amber McReynolds, fundadora del National Vote at Home Institute y una de los autoras de la ley de votación por correo de Colorado. Según McReynolds, eso significa que en un estado tan reñido como Florida, los primeros resultados que darán a conocer los funcionarios electorales probablemente serán los millones de votos que los residentes de Florida han emitido durante la votación temprana o en ausencia.

Hasta el jueves, ya se habían emitido 7.3 millones de votos en Florida: 3.2 millones durante la votación temprana en persona y 4.2 millones con papeletas de votación en ausencia. Estas cifras representan el 52.5% de los votantes registrados del estado.

La ley de Florida permite que las papeletas de votación por correo se abran y se procesen desde 22 días antes del día de las elecciones. Quién votó por quién no se sabrá hasta la noche de las elecciones, cuando las máquinas efectivamente cuenten las papeletas, pero estas papeletas están listas para el recuento de modo que la noche de las elecciones las personas podrán saber bastante temprano a quién eligieron los residentes de Florida como presidente.

Compara esto con varios estados disputados que, según los expertos, podrían ser decisivos en estas elecciones: Míchigan, Wisconsin y Pensilvania. En estos tres estados, la ley electoral dispone que las papeletas de votación por correo no se pueden comenzar a abrir hasta la mañana del día de las elecciones.

Estos estados, señala McReynolds, “tienen leyes anticuadas que los legisladores se niegan a modernizar. Y eso representa una gran carga para los funcionarios electorales que deben hacer todo ese trabajo en muy poco tiempo”.

Para estas elecciones, la gobernadora de Míchigan, Gretchen Whitmer, aprobó una ley que permite que las jurisdicciones que tienen por lo menos 25,000 residentes comiencen a procesar las papeletas de votación por correo el lunes durante diez horas. Sin embargo, el principal funcionario electoral del estado anticipó que los votos de Míchigan no se terminarán de contar hasta por lo menos fines de la semana que viene.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La ley de Pensilvania también prohíbe procesar las papeletas hasta el día de las elecciones. Y hasta el jueves, los funcionarios electorales del estado habían recibido 2.1 millones de papeletas de votación por correo. Esta cifra representa el 70% de todas las papeletas de votación en ausencia que solicitaron los votantes. Pensilvania no ofrece la opción de votación temprana en persona.

“Realmente hemos estado presionando a la legislatura y al gobernador para que permitan que se abran las papeletas antes del día de las elecciones”, dijo William Johnston-Walsh, director estatal de AARP Pensilvania. Sin embargo, los funcionarios de Pensilvania no estuvieron de acuerdo en cambiar la ley y la legislatura ya concluyó su sesión anual. Según Johnston-Walsh, eso significa “que quizás no sepamos durante un par de días quién ganó en Pensilvania porque no podrán comenzar a procesar millones de papeletas de votación por correo hasta el día de las elecciones”.

Votos contados después del día de las elecciones

Como si el plazo de apertura de papeletas no fuera ya complicado, 23 estados y el Distrito de Columbia permiten que las papeletas se cuenten después del 3 de noviembre, siempre y cuando lleven matasellos del día de las elecciones. El plazo en que los funcionarios electorales deben recibir esas papeletas también varía según cada estado. En algunos, esas papeletas atrasadas se deben recibir a más tardar el día después de las elecciones. Algunos estados otorgan una semana o más para que esas papeletas lleguen a las oficinas electorales.

Cuándo se cuentan esas papeletas —y si se cuentan siquiera— ha sido objeto de cuestionamientos ante tribunales de varios estados. Por ejemplo, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que Wisconsin no puede contar las papeletas que se reciben después de las 8 p.m. del día de las elecciones, incluso si llevan matasellos del día de las elecciones. Sin embargo, la Corte Suprema se negó a aceptar casos en Pensilvania y Carolina del Norte que solicitaban la revocación de fallos de tribunales estatales que permiten a esos estados contar las papeletas que llevan matasellos del día de las elecciones pero se reciben hasta tres días después en Pensilvania y hasta nueve días después en Carolina del Norte.

“Creo que muy pocos estados van a recibir una cantidad masiva de papeletas después del día de las elecciones”, indicó McReynolds. “Porque estamos viendo que muchas personas las devuelven antes”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.