Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Nueva ley combate el abuso financiero contra adultos mayores

La medida da más libertad a las instituciones financieras para que identifiquen actividad sospechosa.

Cadena entrelazada con un candado sobre un billete de 100 dólares

Aslan Alphan/Getty Images

La Senior Safe Act (Ley de seguridad para los adultos mayores) recluta a las instituciones financieras como aliados en la lucha contra el abuso financiero de los adultos mayores.

In English | Las personas mayores en el país consiguieron una nueva defensa contra la explotación financiera con la inclusión de la Senior Safe Act en un paquete de reforma bancaria bipartidista que el presidente Trump firmó el jueves.

La medida incluye a las instituciones financieras como aliados en la lucha contra el abuso financiero de los adultos mayores; para esto, permite a los bancos, uniones de crédito, corredores y asesores de inversión que reporten sus sospechas de fraude al departamento de policía sin temor a ser demandados, siempre y cuando hayan capacitado a sus empleados sobre cómo detectar actividad sospechosa.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Con las leyes actuales, las preocupaciones por demandas que resulten de reclamos falsos de fraude o abuso pueden desanimar a los bancos a que reporten que un adulto mayor tal vez sea víctima de fraude. La nueva ley formaliza la capacidad de los bancos y otros proveedores financieros para que reporten tal sospecha de abuso.

La Senior Safe Act, que usó como modelo un programa del mismo nombre en Maine, “facultará y animará a nuestros representantes de servicios financieros para que identifiquen las señales de advertencia de estafas comunes y ayuden a prevenir que las personas mayores se conviertan en víctimas”, dice la senadora Susan Collins (republicana por Maine), quien escribió la versión de esta medida para el Senado, junto con la senadora Claire McCaskill (demócrata por Misuri).

Uno de cada cinco adultos mayores en Estados Unidos es víctima de explotación financiera cada año, según un informe del 2016 publicado por el Instituto de Política Pública de AARP (en inglés). Los investigadores concluyeron que estas víctimas pierden $3,000 millones al año, o más de $120,000 por persona, “la cantidad que un hogar típico con personas mayores de 50 años tiene en ahorros para la jubilación”.

Los miembros de la población de mayor edad son el blanco de esta estafa no solo porque tienen $18 billones ($18 trillion) acumulados en activos (el 67% de todos los depósitos bancarios en Estados Unidos), según AARP, sino que también tienen más probabilidades de sufrir problemas con la memoria y el juicio, lo que los hace más vulnerables al fraude. Muchas de las pérdidas no se denuncian.

“El abuso de adultos mayores es un fenómeno que a menudo se oculta y que afecta a cientos de miles de personas mayores, y la explotación financiera es la forma más común de abuso de estas personas”, escribió Joyce Rogers, vicepresidenta sénior de asuntos gubernamentales de AARP, en una carta a Collins y McCaskill como apoyo a la legislación.

La Senior Safe Act puede ayudar a fomentar que más instituciones financieras tomen medidas para proteger a los adultos mayores en el país contra estos crímenes, según AARP, quien ha lanzado su iniciativa BankSafe con el fin de educar a las instituciones financieras para que detecten y luchen contra el abuso.


También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.