Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

La comisión para el tratamiento del déficit fracasa sin un plan

Se implementarán recortes automáticos que no afectarán los beneficios del Seguro Social y Medicare.

In English | Un panel de congresistas, o “supercomisión”, al que se le otorgaron poderes especiales para reducir el déficit nacional, admitió el lunes que ni siquiera esos poderes son suficientes para superar las diferencias políticas respecto de la conveniencia de aumentar los impuestos y cambiar programas de gasto público como el Seguro Social y Medicare.

Vea también: AARP se refiere al no acuerdo de la supercomisión >>

A la comisión mixta seleccionada para proponer una reducción del déficit se le encargó reducir el déficit en al menos $1,2 millones de millones ($1.2 trillion, en inglés) en los próximos 10 años. Al no llegar a un acuerdo sobre cómo hacerlo, entrarán en vigor algunas  acciones automáticas para alcanzar el objetivo fijado: el gasto de Defensa será reducido en casi $500.000 millones ($500 billion, en inglés); unos $500.000 millones adicionales provendrán de Medicare y otros programas nacionales de gasto público; y se reducirán los pagos de intereses sobre la deuda nacional.

Capitolio de los EE.UU. con cielo tormentoso - Super comité no llega a un acuerdo

Foto: Paul Conrath/GettyImages, GuyCrittenden/GettyImages

El Congreso probablemente esperará hasta después de las elecciones presidenciales del 2012 para resolver la disputa por el déficit.

El Seguro Social y Medicaid están exentos de las reducciones automáticas generales, llamadas “retenciones”. Medicare enfrentaría recortes de hasta el 2 %, pero sin afectar los beneficios, sino solamente los gastos relacionados con proveedores de servicios de salud. El director de política legislativa de AARP, David Certner, sostiene que se verán afectados otros programas para personas mayores, como Meals on Wheels (programa de comidas a domicilio).

El lunes por la noche, el presidente Obama responsabilizó a los republicanos por negarse a “escuchar las voces de la razón y el compromiso”. Amenazó con vetar cualquier iniciativa para evitar o aplazar los recortes presupuestarios automáticos. “Mi mensaje hacia ellos es simple: No”, dijo Obama. “No habrá salidas fáciles en este asunto”.

Está dañada la imagen pública del Congreso

Pete Sepp, vicepresidente de la National Taxpayers Union, señala que los recortes son casi “catastróficos”, porque desaceleran el crecimiento en lugar de bajar los niveles actuales de gasto. Y los cambios de Medicare son pequeños comparados con el tamaño del programa. “Esta no es una herida gigantesca para el programa Medicare”, dice Sepp.

Michael Tanner, investigador principal del Cato Institute, concuerda. “De aquí a 10 años, el gasto será mayor de lo que es este año, más allá del recorte de $1,2 millones de millones”, indica. “El importe de la deuda que enfrentamos es una severa traba para la economía”.

Y el hecho de que la supercomisión no lograra superar el atascamiento de Washington podría intensificar la traba para la economía. Frank Newport, editor jefe de Gallup Poll, dice que el enfrentamiento por el tope de endeudamiento de agosto debilita la confianza del consumidor. Si eso sucede otra vez, las rebajas y liquidaciones para las fiestas se suspenderán, agrega.

Las disputas por el déficit también afectan la imagen del Congreso ante el público en general. La actual tasa de aprobación del Congreso del 13 % iguala su récord más bajo. Encuestas recientes, dice, muestran que a la gente le gustaría que el Congreso se comprometiera y redujera el déficit aumentando impuestos y recortando el gasto público. No está claro, según Newport, si este último fracaso podrá provocar tasas de aprobación inferiores, estando ya en niveles tan bajos. “Es una calificación bastante desastrosa para el Congreso”.

Siguiente: Sin resolverse el pago de Medicare a los médicos >>

Continúa sin resolverse el pago de Medicare a los médicos

El fracaso de la comisión da lugar no solamente a los recortes automáticos, sino también a potenciales reacciones negativas de los mercados financieros y a una disputa sin solución respecto de las tasas de reembolso de los médicos de Medicare.

Está programado que la tasa de reembolso de Medicare para los médicos se reduzca en un 27 % a principios del año próximo. El Congreso ha afrontado esta situación en años anteriores, y siempre terminó implementando “soluciones provisorias” de último momento para evitar el aumento.

“La reducción del pago a los médicos —un 27 % es un porcentaje considerable— probablemente llevaría a que más médicos se negaran a atender a pacientes beneficiarios de Medicare”, indica Certner.

Sepp dice que el supercomisión podría haber estado en condiciones de resolver ese problema a largo plazo, como parte de un acuerdo más amplio para la reducción del déficit. Pero ahora formará parte de un debate de fin de temporada junto con otras disposiciones con vencimiento, como los beneficios de indemnización adicional por desempleo para trabajadores que han estado sin trabajo por períodos prolongados, y un recorte del  2 % en los impuestos sobre la nómina. Certner sostiene que más de la mitad de los adultos mayores no pagan impuestos sobre el ingreso. Sin embargo, un trabajador que gane $50.000 al año tendría $1.000 adicionales para gastar si se mantiene la suspensión del impuesto sobre la nómina. Los legisladores deben sopesar esa ayuda para la economía con el déficit adicional que provoca.

Se esperan decisiones difíciles después de las elecciones

La resolución de la cuestión central en la disputa sobre cómo controlar el déficit nacional —aumentar impuestos y cambiar los programas que aumentan el gasto público, como Medicare— probablemente esperará hasta después de las elecciones presidenciales y legislativas del 2012.

Los seis republicanos y los seis demócratas del supercomisión trabajaron durante meses para llegar a un acuerdo. Pero el esfuerzo derivó en acusaciones cruzadas. Los republicanos denunciaron que los demócratas quieren aumentar los impuestos en un momento en que la economía no puede darse ese lujo, y los demócratas acusaron a los republicanos de ir tras programas sociales de vital importancia, como el Seguro Social y Medicare.

“Existe un desacuerdo fundamental respecto de cómo abordar los problemas importantes, particularmente Medicare y los aumentos de impuestos”, dice Certner. “Puede que necesitemos una votación para resolver eso”.

Con economistas y paneles de especialistas reclamando reducir el déficit en $3 a $4 millones de millones ($3-$4 trillon, en inglés) en los próximos 10 años, el problema no va a desaparecer.

Certner dice que todas las ideas que estaban siendo discutidas en la comisión seguirán siendo consideradas. Esas ideas incluían aumentos sobre los costos del paciente para Medicare, una fórmula para lograr un menor aumento por costo de vida para el Seguro Social y eliminar muchos vacíos de la ley tributaria.

Ed Coyle, presidente de la Alliance for Retired Americans (Alianza de estadounidenses jubilados), dice que los defensores de los derechos de los adultos mayores no deben bajar la guardia. “En una época en la que tantos jubilados tienen dificultades para sobrevivir, y en la que los trabajadores se preguntan si alguna vez podrán jubilarse, es injusto que los republicanos sigan viendo los recortes a estos programas como una manera de financiar una extensión de las reducciones fiscales para los estadounidenses más pudientes”, indica Coyle.

Siguiente: ‘Estamos profundamente divididos’ >>

‘Estamos profundamente divididos’

Ahora, los problemas del déficit serán tratados sin la protección que podría haber ofrecido un acuerdo de la supercomisión, como una votación legislativa y la posibilidad de debatirlos sin obstrucciones. El debate también incluirá la conveniencia de extender los recortes fiscales de la época de Bush, que fueron promulgados como una medida temporal y está previsto que pierdan vigencia a fines del año próximo.

A los republicanos les gustaría mantenerlos para todos los niveles de ingreso, bajo el argumento de que una economía lenta no es oportuna para aumentar las tasas. El presidente Obama ha presionado para mantener las reducciones fiscales para las familias que ganen menos de $250.000 al año, pero permitiendo volver a aplicar tasas más altas para las familias más pudientes.

Los legisladores ya se están quejando por los recortes automáticos. Sepp dice que le preocupa que los legisladores liberales preocupados por los programas nacionales y los conservadores enojados por los recortes en el área de la defensa vayan a trabajar juntos para eliminar las retenciones. Según él, eso probablemente llevaría a una caída de la calificación crediticia de EE. UU.

Dado que los recortes automáticos no entrarán en vigencia hasta el 2013, los legisladores podrían intentar eliminarlos después de las elecciones del año próximo, durante una sesión de la que participará una importante cantidad de congresistas muy próximos a terminar su mandato.

“Pueden suceder cosas graciosas en una sesión de esas características. Es un entorno político diferente”, señala Certner.

Pero lograr un acuerdo para eliminar los recortes no es más sencillo que lograr los demás acuerdos presupuestarios que han demostrado resultar difíciles de alcanzar, dice Tanner.

“El problema es que estamos profundamente divididos como nación en cuanto al tamaño del gobierno y cómo cubrir sus gastos”, agrega Tanner. “Hasta que discutamos eso en las urnas, el Congreso seguirá reflejando esa división”.

Tamara Lytle es escritora independiente en Washington, D. C., y ha cubierto temas políticos y de gobierno durante más de 20 años.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO