Skip to content
 

AARP hace presencia ante el Congreso

Cientos de socios presionan al Congreso para proteger Medicare y el Seguro Social.

Los miembros de AARP presionan a los miembros del Congreso para que protegejan el seguro social, el medicare de los recortes presupuestarios.

Foto: Louie Palu/ZUMA Press

In English | Centenares de socios de AARP luciendo camisas en rojo vivo descendieron sobre Capitol Hill el 12 de octubre, haciendo un llamado a ambas cámaras del Congreso para proteger los programas de Seguro Social y Medicare de recortes presupuestarios que podrían darse en el clima político actual.

Vea también: Elija el mejor plan de Medicare e inscríbase a tiempo >>

Los socios llegaron en ómnibus desde los estados cercanos de Pensilvania, Delaware y Virginia, y por avión desde otros tan lejanos como Montana y Texas, reportó la organización. Además de sus camisas rojas, llevaban carteles proclamando “NO soy incauto—Recorten el malgasto, no los beneficios de Medicare ni del Seguro Social”, mensaje que hace eco de los anuncios por televisión y radio que se difundirán este mes.

Muchos de los socios proclamaban mensajes más personalizados, como Boni Braunbeck, de 65 años, quien viajó desde Missoula, Montana, para participar: “No jueguen con nosotros”, les advertía a los congresistas.

Otro letrero en el mar de camisas rojas rezaba “Votaré en noviembre”, como si los legisladores —muchos de los cuales se postulan en las próximas elecciones— necesitaran que les recordaran la importancia electoral de los votantes mayores y de los 38 millones de socios de AARP.

Una ‘supercomisión’ legislativa deberá identificar entre $1,2 y $1,5 millones de millones (trillions) en recortes presupuestarios, con o sin impuestos adicionales, antes del 23 de noviembre, la víspera del Día de Acción de Gracias. Si esta comisión no logra llegar a un acuerdo sobre qué recortes hacer, la ley dicta cortes automáticos. El riesgo, que algunos analistas ya consideran una posibilidad, es que si la supercomisión no logra un acuerdo, el tema del déficit nacional no se resolverá sino hasta después de las elecciones del 2012.

Pero los socios de AARP quieren asegurarse de que el Congreso evite recortes a los programas de ayuda social.

“Hay que retirar [el Seguro Social] completamente de la mesa de negociaciones”, dijo Braunbeck. “No debe formar parte del debate”.

En cuanto a Medicare, Braunbeck dijo que el problema radica en los crecientes costos del cuidado de la salud en general, no solo en Medicare; y opina que Medicare no debe ser el blanco de los recortes presupuestarios, ya que es el sistema mismo de cuidado de la salud el que se ha tornado demasiado costoso.

Fred Griesbach, director de activismo popular de AARP, inspiró a la multitud, diciéndoles, “Ustedes representan a sus comunidades, a sus familias, sus hijos, sus nietos. ¡Representan a millones de personas!”, les dijo a los cientos de socios que se dieron cita ante el Congreso y que después se dirigieron con cartas y folletos a las oficinas de los congresistas para asegurarse de que conocieran su parecer.

“Hoy, nuestros socios les recordaron al Congreso que son más que simplemente números en un presupuesto”, dijo Nancy LeaMond, vicepresidente ejecutiva de AARP. “El Congreso necesita comprender que las personas mayores han trabajado duro y han contribuido al sistema toda su vida para poder tener seguro médico y una fuente de ingreso para su retiro con la que pueden contar”.

Eso es precisamente lo que preocupa a Eunice y a Paul Naugle, ambos de Claymont, Delaware, que viajaron hasta el Distrito de Columbia para alzar sus voces junto a los otros socios de AARP. “Estamos aquí por el Seguro Social y Medicare”, dijo Eunice, de 72 años. “No queremos que los toquen. Déjenlos tranquilos”.

Dice estar preocupada que ni ella ni su esposo Paul Naugle, de 73 años, podrán pagar sus gastos médicos si recortan o cambian los beneficios de Medicare, o si los médicos ya no aceptan tratar a pacientes de Medicare si Medicare no les rembolsa las consultas.

Paul Naugle, un mecánico jubilado, dice tener la enfermedad de Crohn e hipertensión, lo que requiere un continuo tratamiento médico y visitas frecuentes a su doctor.

Las reacciones a la presencia del centenar de socios de AARP variaron según la oficina de cada legislador. Algunos empleados, como los de la oficina de la representante Colleen Hanabusa, demócrata por Hawai, recalcaron la participación de la congresista en la “comisión de asuntos de seniors” y expresaron solidaridad con el grupo de AARP. Otros, como en la oficina del representante Todd Rokita, republicano por Indiana, simplemente aceptaron los folletos e indicaron que se los “pasarían al asistente legislativo correspondiente”.

Sin inmutarse, el grupo siguió su paso por los pasillos del Congreso. Tenían más congresistas que ver. 

Elaine Povich es una galardonada periodista radicada en Washington, DC.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO