Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

No se puede subestimar a los adultos mayores

AARP continuará peleando para defender el Seguro Social y Medicare.

En Washington, el Congreso estableció un "supercomité" bipartidario al que se le encomendó la tarea de reducir el déficit nacional en $1,5 billones ($1.5 trillion) en los próximos diez años. Sobre la mesa hay posibles recortes a los beneficios del Seguro Social y Medicare. A mí no me suena muy "súper".

Vea también: Retos del supercomité

Esta semana, decenas de socios de AARP de todo el estado de Nueva Jersey se abaten sobre el Capitolio en Washington D. C. para enviar un mensaje claro al supuesto "supercomité" y a todos los congresistas: "Los adultos mayores no somos un número. No somos un concepto en un presupuesto. Y definitivamente no se nos debe subestimar".

El "supercomité" congresional está considerando propuestas a puerta cerrada, que pasarían los costos del cuidado de salud a los adultos mayores y que recortarían los cheques de beneficios del Seguro Social. En vez de concentrarse en recortar gastos innecesarios y eliminar las lagunas en la ley tributaria, están considerando a los adultos mayores como otro gasto más en el presupuesto.

Nosotros, los neojerseítas mayores, nos hemos pasado la vida trabajando por nuestros beneficios del Seguro Social y Medicare, así que resistiremos y haremos escuchar nuestra voz hasta que dejen de amenazar nuestros beneficios.

Una persona que sabe que no es tan solo un concepto en el presupuesto es Ruthann Wohlforth, de Ocean View, Nueva Jersey. Ruthann depende por completo de los beneficios del Seguro Social para pagar sus facturas. Los recortes al Seguro Social podrían reducir drásticamente ese cheque que necesita para llegar a fin de mes. Los recortes a Medicare dificultarían su acceso a su médico y hospitales, a la vez que aumentarían los costos de la atención de su salud.

Si nuestra delegación de Nueva Jersey en el Congreso realmente quisiera hablar de adultos mayores y números, debería tener estos en cuenta: más de 300.000 neojerseítas mayores dependen del Seguro Social para el 90 % o más de sus ingresos y más de 1,3 millones de residentes del estado dependen de Medicare para la mayor parte de su cobertura médica. Esa es la cantidad de personas que se perjudicarían si el Congreso llevara a cabo esos recortes.

Seamos realistas: de por sí, estos beneficios no son extraordinarios. Incluso con el Seguro Social, la mitad de las personas de 65 años o más tienen un ingreso anual menor de $18.500 al año. Hoy en día, los beneficiarios de Medicare pagan ya un promedio anual de $3.000 de sus propios bolsillos por gastos médicos y esta cantidad aumenta todos los años.
Los neojerseítas mayores —sin importar si son republicanos, demócratas o independientes— consideran que no es justo que el Congreso considere recortar los beneficios por los que han trabajado arduamente y de los que dependen. 

Así que este "supercomité" tiene una opción: concentrarse en reducir los gastos innecesarios y eliminar las lagunas en la ley tributaria o perjudicar a los residentes mayores. Si eligen la segunda opción, los haremos responsables por los recortes perjudiciales.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO