Skip to content
 

Votantes mayores y temas sociales

Residentes en Virginia se centran en temas sociales como la planificación familiar y el matrimonio gay.

In English | Virginia es un estado con una ideología social conservadora. Es el ícono refinado del viejo sur donde se cultiva el tabaco y triunfa la tradición sobre las ideas modernas que disemina la sospechosa capital estadounidense, situada al norte que bordea el estado.

No, espere; Virginia es en gran parte una zona residencial, ubicada en las afueras del democrático Distrito de Columbia. Una ciudad repleta de trabajadores del gobierno federal y mujeres profesionales que no ven simplemente como caras bonitas, sino como ejecutivas en las corporaciones.

Vea también: Importancia del voto latino en las elecciones 2012.

La verdad es que Virginia es ambas cosas. Y las dos caras del estado se manifiestan bastante en las opiniones de los votantes mayores, que pueden llegar a jugar un papel central entre los estados más reñidos de las elecciones de noviembre.

Con una tasa de desempleo relativamente baja, en la campaña de este año Virginia se puede dar el lujo de prestar atención a los temas sociales, dice Larry Sábato, politólogo de la University of Virginia.

A comienzos de este año, el gobernador republicano Bob McDonnell (en inglés) acentuó estos temas al firmar una ley que exigiría a las mujeres someterse a una ecografía antes de abortar (en inglés). La medida complació a una parte del electorado, pero irritó a los que piensan que es dar pasos atrás con la ley, en vez de ir adelante en la política social. Y como más de un tercio de los votantes eran mayores de 50 años en las últimas elecciones presidenciales, sus reacciones ante estos temas sociales podrían influenciar los resultados de las elecciones en noviembre.

En el festival anual conocido como Shad Planking (Sábalo a la parrilla) en Wakefield, una ciudad en el sudeste del estado, en el que se come y prensa pescado, varios vecinos mayores de 50 años expresaron claramente sus opiniones sobre la política y la cultura. Con camisetas que llevaban el lema “Tell Obama to Keep the Change” (Dile a Obama que se quede con el cambio), hicieron evidente que no están a favor del aborto o el matrimonio homosexual y que su esperanza es que se elija a un presidente republicano y se logre una Corte Suprema más conservadora.

El aborto parecía ser el tema central para Jim Keiper, de 60 años y exfuncionario público, que vive en Chesapeake, cuando estudiaba la escena política y el ambiente culinario del festival Shad Planking, tradición que se destaca por los discursos políticos y el festín de pescado a la leña.

Según Mary Howald, que tiene 56 años, siete hijos y es ama de casa, las mujeres deberían tener acceso a la anticoncepción —pero cuando están esperando un hijo, la situación cambia—. "Una mujer tiene el derecho de tener relaciones sexuales y tiene el derecho de quedar embarazada", dice Howald, que vive en Ivor. "Una vez que quede embarazada, tiene la responsabilidad del cuidado de esa otra persona".

Siguiente: El punto de vista político del norte de Virginia. »

En “el otro país” —el norte de Virginia— los votantes mayores de 50 años de edad ven las cosas de otra manera.

Cuando celebraban otra tradición del Sur —bailar el shag— los votantes mayores negaban con sus cabezas la limitación que tratan de poner a asuntos que creían estaban decididos por ley y por políticas sociales. Saboreando sus cervezas y tomándose de manos para el baile tradicional en la acogedora pista de baile de Icons en Fairfax, los integrantes del grupo, principalmente de mayor edad, declararon no estar contentos con el giro conservador de la legislatura estatal. (Tras las elecciones a mitad del periodo legislativo en el 2010, el Partido Republicano de EE. UU. asumió control del senado estatal y extendió su control del cuerpo legislativo).

“Me preocupa mucho los temas sociales que tienen que ver con la mujer. Creo que estamos dando un paso atrás respecto a la elección personal”, dice Beverly Larson, de 64 años, que vive Oakton y es contratista del Departamento de Defensa.

Al referirse a la nueva ley —las ecografías—, Sandra Taylor dice que "no las deberían hacer. "Ya pasé por esto en los años 60", dice Taylor, de 67 años de edad, que vive en Fairfax, y es exempleada del Departamento de Defensa, Explica que no esperaba que se volviera a dar una batalla legislativa sobre el tema.

En ambos festejos, los votantes expresaron sus preocupaciones sobre los problemas económicos básicos y reclamaron contra un Congreso disfuncional. Según Sábato, con la atención que están recibiendo las leyes de Virginia, el aborto, la legislatura y gobernador republicano, estos temas sociales destacarán la división cultural que existe y harán del estado un lugar complicado para los candidatos a la presidencia. "Virginia era antes un estado del sur. Ahora, es un estado de la costa del Atlántico medio", nos explica; esto se debe mayormente a la agitación demográfica en el norte de Virginia que es cada vez más democrático.

Es difícil predecir lo que sucederá. "Virginia, a diferencia de muchos otros, es un estado próspero", dice Sábato. "Cuando se goza de una tasa [más baja] de desempleo, es natural que se centren [los votantes y políticos] en otros temas —porque pueden darse ese lujo—".

¿Está en peligro su derecho al voto?

Beneficios de las parejas homosexuales

Página de inicio de AARP

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO