Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Votantes mayores y la seguridad social

Residentes en Florida expresan su preocupación por el futuro de Medicare y el Seguro Social.

In English | La madre de Miguel López llegó a Estados Unidos como refugiada y nunca tuvo la opción de recibir el Seguro Social. Pero López, de 66 años, sí es beneficiario y cree que este programa debe permanecer “intacto”.

Vea también: Importancia del voto latino en las elecciones 2012.

Sigrid Swick, de 75 años, contó con los beneficios del Seguro Social y Medicare en varias oportunidades, especialmente cuando padecía de cáncer. Su hijo Thor Swick, de 50 años, no está seguro si los programas seguirán vigentes cuando le llegue el momento de jubilarse.

Edward Quiñones, de 78 años, está alarmado ante lo que percibe como un ataque a los programas de los cuales depende la gente. Sin embargo, está dispuesto a evaluar los cambios que podrían introducirse con respecto a los requisitos, a fin de preservar la solvencia de dichos programas.

Tammi Madison, de 54 años, quisiera que los jóvenes tuvieran un panorama más realista de los cálculos de jubilación y que se aseguraran de tener fondos e inversiones privados cuando les llegue la jubilación.

Todos son oriundos de Florida, residentes del importante corredor de la autopista interestatal 4 (I-4), que se extiende hacia el este y el oeste de Orlando. También es la región central de uno de los campos de batalla de la campaña presidencial. Al igual que muchos residentes de este estado, de los cuales más de un tercio supera los 50 años, estos residentes ya están jubilados o pensando en jubilarse, y por tanto también están pensando en lo que hará el candidato electo con respecto al Seguro Social y Medicare.

Las respuestas no son tan predecibles. Los jubilados de este estado valoran los beneficios del Seguro Social y de Medicare, y la mayoría piensa que los han ganado con esfuerzo y que los necesitan para su seguridad en la jubilación. Sin embargo, no rechazan automáticamente la introducción de cambios en los programas. Los votantes de más edad han seguido de cerca los debates sobre la subida del déficit y la deuda nacional, y saben de la presión financiera que representan estos programas para el presupuesto federal.

“Es una lástima para los que son de mi generación, a quienes nos llevó tantos años llegar hasta donde estamos, ver cómo aquello que dimos por sentado, como el Seguro Social, es blanco de tanto ataque”, dijo Quiñones, ejecutivo jubilado de la American Soybean Association (Asociación Estadounidense de la Soja), que vive en Clearwater. Pero, al mismo tiempo, la vida se prolonga, “y no hay duda de que se debe subir la edad para obtener el Seguro Social”, agregó.

Siguiente: Romney y Obama: enfoques distintos. »

 “Son magníficos”, expresó José Gaztambide, de 70 años, de los programas de jubilación del gobierno. Sin embargo agregó Gaztambide, que vive en Winter Garden: “Es necesario que el gobierno, al igual que una familia, gaste menos dinero”. Siendo que uno de cada cinco habitantes recibe las prestaciones del Seguro Social y un 18 % goza de la cobertura de Medicare en la Florida, el Seguro Social puede ser un tema político de peso. En 1992, el expresidente Bill Clinton logró imponerse a su oponente Paul Tsongas en las elecciones primarias en Florida, en gran medida, tras desenterrar una parte de un estudio de Tsongas, donde decía que deberían reevaluarse los aumentos por costo de vida del Seguro Social.

Estos temas, de por sí, ya son un asunto serio, especialmente en vista de que los dos candidatos presentan enfoques contrarios. Mitt Romney ha propuesto elevar la edad de postulación a ambos programas, realizar una evaluación de los recursos económicos de los potenciales beneficiarios del Seguro Social y ofrecer la opción de contratar un seguro privado con el respaldo del gobierno a los estadounidenses que califican para recibir la cobertura de Medicare. (Los cambios que se propusieron para Medicare no se implementarían hasta el 2022). El presidente Obama se ha opuesto con vehemencia a cualquier alternativa privada que reemplace Medicare. La nueva ley de salud redujo aproximadamente $500.000 millones ($500 billion en inglés) previstos para el crecimiento del gasto de ‘Medicare Advantage’, un recorte que afectó a los prestadores y no a los beneficios. Respecto del Seguro Social, Obama se opone a cualquier plan de privatización parcial del programa.

Obama ganó en Florida en el 2008, pero quedó atrás en las encuestas de salida entre los votantes mayores de 65 años, quienes constituyen el 17,7 % del electorado. El sondeo de votos muestra que Obama está detrás de Romney en ese demográfico. Y la pregunta de qué hacer con los queridos —y costosos— programas de beneficios podría ser un factor determinante en la elección. “¡Uf!”, exclamó Sigrid Swick, mientras paseaba por una feria comunitaria de salud, que se llevó a cabo en la ciudad de Kissimmee y sacudía la cabeza con un impetuoso ‘no’, cuando le preguntaban si alguno de los programas debería ser objeto de una privatización parcial o total. Ella es una “Obama ‘Mama’”, manifestó Swick, y votará por el presidente.

Tammi Madison, en cambio, se inclina por Romney y asume una postura escéptica respecto del futuro financiamiento del Seguro Social y Medicare. “No voy a contar con que eso suceda”, dijo Madison, quien trabaja para una empresa de bolsos de diseñadores. “Mis planes son muy distintos de lo que mis padres habían previsto”.

Los votos que emitan Swick, Madison y otros residentes de Florida afectarán no solamente el resultado de la elección, sino también el futuro del Seguro Social y Medicare.

¿Está en peligro su derecho al voto?

¿Cuánto sabe sobre el Seguro Social?

Página de inicio de AARP

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO