Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Votantes mayores y la economía

Lo que piensan los residentes en Ohio de las promesas que hacen los políticos de crear empleos.

In English | Geraldine Vince ha estado desempleada por tres años y le preocupa que no la contraten en las empresas o negocios de Euclid, Ohio, donde vive, ya que tiene 51 años y el cabello gris.

Michael Kirek, de 52 años, se las arregla para pagar sus cuentas  haciendo turnos como guardia de seguridad en Akron, pero ansía volver a trabajar en un empleo relacionado con la informática, su área de capacitación.

Vea también: Importancia del voto latino en las elecciones 2012.

Joe Manfredi, de 57 años y residente de Cleveland, repite el lamento que se escucha con frecuencia entre los trabajadores de ese grupo de edad: Cuando se puso difícil la situación, el empleador reemplazó a los trabajadores mayores, que recibían sueldos más elevados, con jóvenes en sus veintes, quienes, como trabajadores independientes, reciben una paga mucho menor.

Son tiempos difíciles para la gente de Ohio, en particular para los trabajadores de más de 50 años, que enfrentan una lenta y dolorosa recuperación de la recesión. La decisión de estos votantes —con respecto a quien ofrece un mejor plan para el futuro, ya sea Barack Obama o Mitt Romney— bien podría determinar el resultado de la elección.

En Ohio se distingue el trabajo gremial que además goza de simpatía demócrata: Youngstown es la sede del Historical Center of Industry & Labor (Centro Histórico de la Industria y el Trabajo), y donde está el Union Workers Memorial Bridge (Puente Conmemorativo de los Trabajadores Sindicalizados) que atraviesa el río Cuyahoga de Cleveland. Sin embargo, también es un estado donde muchos votantes, especialmente los trabajadores mayores, no están satisfechos con el status quo.

El pesimismo presente en toda la nación parece estar mucho más arraigado en Ohio, aun cuando las cifras de la tasa de desempleo del estado se encuentran por debajo del promedio nacional. La recesión fue otro golpe que sufrió el estado tras ser duramente castigado por el desplome de las industrias pesadas, que alguna vez fueron el centro de su economía.

Siguiente: El repunte de las industrias siderúrgica y automotriz puede salvar a Ohio. »

 “Creo que parte de ello se debe a la mentalidad obrera que tiene el estado”, afirmó Bob Fiala, de 59 años, arquitecto que reside en Willoughby. “La gente simplemente tiene esta actitud de ‘trabajar arduamente, ser leal, ir al trabajo todos los días y, de alguna manera, se las arreglaran. Si consigue un empleo, lo tendrá para toda la vida’. Y esto [los trabajadores] lo han ido perdiendo”.

Kirek buscaba un trabajo fijo cuando  estaba en una feria de empleo en Independence. Planea votar por los republicanos, ya que no le agrada “la actual situación del país”. Pero no tiene muchas esperanzas en que cualquiera de los candidatos pueda lograr que mejoren las cosas. “Realmente no pueden comprender”, expresó Kirek.

La experiencia de Vince, cuando se presenta a entrevistas de trabajo, es que los jóvenes gerentes reaccionan ante su edad. “Cuando observan y advierten que uno ya tiene algunas canas, lo ven de otra manera”, dijo.

Ohio cuenta con una población un poco más grande que el promedio del resto de Estados Unidos, y la caída económica afectó a los trabajadores de más edad desproporcionadamente, explicó Suzanne Kunkel, directora del Scripps Gerontology Center (Centro Gerontológico Scripps) de Miami University, en Oxford.

Aun así, se divisan señales de esperanza: el repunte de las industrias siderúrgica y automotriz, un pequeño auge en la industria de esquistos bituminosos y dos nuevos casinos que darán lugar a cientos de puestos de trabajo. “Todavía hay mucho subempleo y desempleo”, dice Patricia Dougan, de 61 años, abogada del Community Legal Aid (Asistencia Legal de la Comunidad), en Youngstown. Sin embargo, “se puede ver que hay un resurgimiento. Se puede percibir la sensación de orgullo cuando uno transita por esta ciudad”.

Asimismo, los trabajadores mayores están postergando su jubilación y representando una porción cada vez más grande de la fuerza laboral. “Nos encontramos justo al inicio del punto en el que confluyen la edad, la economía incierta, la necesidad de mano de obra y la nueva actitud hacia envejecimiento, afirmó Kunkel. “La gente piensa: Aún tengo unos cuantos años buenos por delante”.

¿Está en peligro su derecho al voto?

Trabajos a tiempo parcial o completo

Página de inicio de AARP

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO