Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Programa para el Congelamiento de los Pagos de Impuestos de Propiedad para Adultos Mayores (o “Senior Freeze”)

Voluntarios convencen a los legisladores para que proporcionen alivio impositivo.

In English | La maestra jubilada Rona Sutton recibió este año una factura de casi $5.700 por el impuesto de su propiedad en Monroe Township, una comunidad residencial en la región central de Nueva Jersey.

Sutton, viuda, de 65 años, y que cobra una pensión y recibe prestaciones del Seguro Social, dice que puede cubrir sus gastos mensuales, pero que su situación financiera es, probablemente, poco común en este estado con los impuestos de propiedad más altos de toda la nación.

Es por eso que se unió al grupo telefónico de AARP Nueva Jersey, junto con alrededor de una docena de socios, para defender y conseguir el apoyo tributario en los impuestos de la propiedad para las personas mayores. Estos voluntarios instaron a otros socios de AARP a enviarles el siguiente mensaje a los diputados de su distrito y al gobernador republicano Chris Christie: No traten de cuadrar el presupuesto estatal a expensas de la gente mayor de bajo ingreso. La iniciativa telefónica generó más de 6.000 llamadas a la oficina del gobernador.

Otros voluntarios escribieron cartas a las autoridades estatales.  Ruthann Wohlforth, residente de Ocean View, de 70 años, presentó su situación en un vídeo, producido por AARP Nueva Jersey, en YouTube.

Este activismo de la población logró su cometido. Los congresistas estatales y el gobernador Christie aprobaron el uso de $61 millones en el presupuesto para reintegrar los recortes realizados en el 2010 al popular programa denominado "Senior Freeze" (Congelamiento de los Pagos de Impuestos de Propiedad para Adultos Mayores), que garantiza que las personas  mayores de 65 años de bajo ingreso no tengan que pagar los continuos aumentos en el impuesto a la propiedad.

Vea también: “Protesta contra el impuesto inmobiliario”

 Si los impuestos a la propiedad aumentan después de que la persona entra al programa, el estado envía al contribuyente un cheque por la diferencia. A pesar de los vetos para eliminar lo que calificó de gastos “extravagantes” en otros rubros del presupuesto, el gobernador Christie permitió convertir en ley esta congelación del impuesto para las personas mayores (Senior Freeze).

“Este es un asunto muy importante.  Se llegan a conocer situaciones terribles de personas que no pueden pagar sus facturas”, dice Sutton.  “La gente realmente está sufriendo, y duele escucharlos”.

Los recortes presupuestarios del año pasado dejaron a las 136.295 personas del programa con un reembolso que no cubría la totalidad del incremento en su impuesto inmobiliario.

Para poder acogerse a este programa, el dueño de la propiedad debe tener 65 años o más, haber recibido en los años 2009 y 2010 un ingreso combinado de $70.000 o menos, llevar viviendo en su domicilio actual, por lo menos, tres años y haber sido residente del estado durante 10 años.

El presupuesto, también, casi duplicó el crédito otorgado por el Homestead Credit (Programa de Alivio Impositivo para Propietarios de Vivienda) para las personas de edad avanzada y los discapacitados, dejándolo en $540 para los hogares con ingresos no superiores a $150.000. La fecha límite para postular a ambos programas –Senior Freeze y Homestead Credit— se ha extendido hasta el 31 de octubre.

Siguiente: Los alivios impositivos ayudan a las personas a permanecer en sus casas. >>

Los residentes de Nueva Jersey pagaron, el año pasado, $7.576, por término medio, en impuestos sobre la propiedad, lo que representa un incremento del 4,1 % respecto al 2009.

“AARP reconoce que los impuestos a la propiedad son un tema perenne de gran inquietud para todos nuestros socios en Nueva Jersey”, manifestó Jim Dieterle, director estatal de AARP Nueva Jersey.

Sutton se encuentra entre los casi 1,2 millones de residentes de Nueva Jersey que tienen 65 años o más, según el último censo. Una oleada de alrededor de 150.000  baby boomers —nacidos durante la explosión de nacimientos, entre 1946 y 1964— cumplirán los 65 durante este y el próximo año en dicho estado, con lo que empezarán a tener derecho a muchas prestaciones gubernamentales, como los mencionados programas de Senior Freeze y Homestead Credit.

“Cada centavo ya está destinado para algo”, señala Sutton, refiriéndose a su presupuesto personal.  “Gasto tanto para comida, tanto en gasolina. Todo está programado”.  Pero el impuesto inmobiliario es su factura de mayor costo.

Dieterle señala que la mejor forma de atender las necesidades de la gente mayor es ayudarles a permanecer en sus hogares el mayor tiempo posible.  Y, a menudo, un factor determinante para ello es obtener un alivio tributario sobre sus viviendas.

“AARP es indudablemente una organización no partidaria, pero participamos en el proceso político en defensa de nuestros socios, para darles a conocer a los legisladores y al público las posibles opciones en este difícil panorama económico”, añade Dieterle.

Pareciera ser que los impuestos a la propiedad y las facturas de los servicios públicos serán temas candentes en las elecciones de noviembre, cuando la totalidad de los 120 escaños en la legislatura se pongan a voto.

AARP forma parte de una coalición que insta a las autoridades normativas a oponerse a toda legislación que elimine la supervisión regulatoria de los servicios públicos y las tarifas que se cobran por los servicios de telecomunicaciones y electricidad.

 George E. Jordan es escritor y editor independiente, y vive en Teaneck, Nueva Jersey.

 

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO