Skip to content
 

¿Cómo influirá al voto de los boomers su preocupación por la economía?

Es más que una cuestión de empleo, según AARP.

In English | Si bien los problemas de la creación de puestos de trabajo y el desempleo están dominando la campaña presidencial del 2012, los votantes boomers que aún no se han jubilado están mucho más preocupados por otros asuntos económicos, según revela un nuevo sondeo de AARP. Y están disgustados porque los candidatos no les prestan más atención a esos asuntos.

Veas también: ¿Quién es el votante preciado?

Resultados de la encuesta de AARP: Los adultos mayores de 50 años están preocupados con la situación económica.

Foto: Scott Olson/Getty Images

Una encuesta realizada por AARP demuestra cómo los adultos mayores que aún no se han retirado están ansiosos al pensar en su jubilación.

Encabezan su lista de preocupaciones económicas:

  • La inflación
  • Los impuestos
  • La oportunidad para jubilarse
  • La seguridad económica durante la jubilación; y
  • El poder costear los gastos médicos.

La encuesta de AARP utiliza estos cinco factores para crear un elemento exclusivo y novedoso entre las encuestas de este año electoral: un “índice de ansiedad”. Los votantes boomers que aún no se han jubilado, definidos por los encuestadores como personas no jubiladas de entre 50 y 64 años de edad, obtuvieron una tasa de ansiedad del 70 %, un valor significativamente más alto que el 59 % registrado por el grupo entre las edades de 18 a 49 años y el 46 % que presentaron los de 65 años o más.

Los resultados desmienten el estereotipo común de los boomers como “cómodos y que viven como reyes, en comparación con todas las demás personas”, sostiene el encuestador Greg Strimple, de GS Strategy Group, que junto con Hart Research Associates ayudó a conducir la encuesta para AARP. “Uno ve esos valores y se da cuenta que [los boomers] no reflejan ese estereotipo. De hecho, sorprende ver que las personas de entre 50 y 64 años son los votantes más ansiosos, tanto política como económicamente hablando”.

La encuesta, que interrogó a 1.852 votantes registrados, incluidos 1.331 de 50 años o más, halló que el principal motivador de la ansiedad económica es el temor respecto de las perspectivas para la jubilación:

  • El 72 % de los boomers no jubilados cree que se verá probablemente obligado a postergar la jubilación, y el 50 % tiene poca confianza en que alguna vez puedan llegar a jubilarse;
  • el 65 % tiene poca confianza en que tendrá los medios para vivir cómodamente en la jubilación;
  • el 59 % —una cifra que aumenta al 69 % entre los latinos y al 76 % entre los afronorteamericanos— teme que el impacto de la caída económica sobre sus ahorros para la jubilación los obligue a depender en mayor medida del Seguro Social y Medicare, y les preocupa que los funcionarios electos no estén haciendo lo suficiente para proteger estos programas.

“Sabemos que el problema de los empleos es muy importante para los votantes de 50 años o más, pero cualquier discusión válida sobre la economía y las elecciones de este año tiene que contemplar el futuro del Seguro Social y Medicare”, señaló Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva de AARP. “Para estos votantes, la ‘seguridad en la jubilación’ y la ‘seguridad económica’ son, en buena medida, la misma cosa”.

Siguiente: 6 de cada 10 'boomers' miran con temor el futuro »

El taburete de cuatro patas

Solo al 32 % de los boomers no jubilados les preocupa el poder encontrar un empleo a tiempo completo con beneficios, halló la encuesta, a pesar de una economía que tuvo dificultades para crear nuevos puestos de trabajo. Puede que no estén tan preocupados por las perspectivas laborales como otros votantes, porque la tasa de desempleo para su grupo etario es del 6,4 %, aproximadamente dos puntos porcentuales por debajo del promedio nacional, según el Bureau of Labor Statistics (la Dirección de Estadísticas Laborales).

Pero la caída económica ha hecho mella en sus inversiones y en el valor de sus viviendas —un componente sumamente importante de la fortuna personal de los boomers—. Seis de cada 10 dijeron estar preocupados por no disponer de dinero suficiente en sus últimos años de vida, según la encuesta.

Y mientras que la mitad de los afronorteamericanos encuestados expresó su preocupación sobre su seguridad financiera durante su jubilación, para los latinos el problema es más inmediato. Aunque el 62 % citó la seguridad financiera en la jubilación como una preocupación, casi 8 de cada 10 (el 79 %) de los hispanos encuestados dijeron que el hecho de que los precios suban más rápido que los ingresos era su mayor temor. El segundo fue el tener que pagar demasiado en impuestos.

Los resultados del sondeo muestran que “la gente de este grupo enfrenta una difícil transición, y les preocupa el no saber si podrán hacerla”, señala Jacquelyn James, del Sloan Center on Aging and Work de Boston College. “La mayoría de la gente ha planificado para tener un "taburete de tres patas" que les permita tener una jubilación feliz y saludable: una pensión, sus propios ahorros y el Seguro Social y Medicare.

“Pero a lo largo de los últimos 15 años, las pensiones han ido desapareciendo, y sus inversiones han sido golpeadas duramente por la caída económica. Ahora, les está preocupando que los políticos no vayan a continuar apoyando los programas de ayuda social. Ese es el motivo por el que están siendo forzados a agregar una cuarta pata al "taburete": el seguir trabajando”.

Siguiente: Cuáles son las consecuencias políticas de la economía »

¿Consecuencias políticas?

Algo que podría ser una mala señal para los titulares de ambos partidos políticos es el hecho de que los boomers le echan a Washington buena parte de la culpa por sus temores económicos. La encuesta de AARP muestra que el 82 % cree que las trabas originadas en Washington han perjudicado sus perspectivas en alguna medida (el 47 % cree que las han perjudicado mucho). Al considerar que el Seguro Social y Medicare son fundamentales para alcanzar su seguridad económica, los boomers que continúan trabajando concuerdan en que el próximo presidente y el futuro Congreso tienen que trabajar juntos para proteger ambos programas.

“Estamos viendo eso como algo generalizado, en demócratas, republicanos e independientes”, sostiene el encuestador Strimple. “Todos dependen cada vez más del Seguro Social. No es una cuestión partidaria. Todos quieren que estos programas estén protegidos”.

La encuesta halló que la intención de voto a presidente del electorado de 50 años o más está repartida equitativamente entre ambos candidatos presidenciales: un 45 % para el presidente Obama, otro 45 % para Mitt Romney y un 10 % de indecisos. Sin embargo, entre las minorías Obama tiene una fuerte ventaja: el 89 % de los votantes afronorteamericanos de 50 años o más dice respaldar a Obama contra un 3  % para Romney y un 8 % de indecisos. Entre los votantes latinos de 50 años o más, el 62  % señaló que votará por Obama, un 25 % por el candidato republicano y el 13 % estaba indeciso.

Y el sondeo muestra un descontento generalizado por el hecho de que los candidatos no están explicando más detalladamente qué harán para fortalecer los programas de ayuda social. Aproximadamente dos terceras partes de los votantes de 50 años o más cree que los candidatos no han sabido explicar bien sus planes para ninguno de estos programas.

 “La lección para ambos candidatos es que, si bien la creación de puestos de trabajo y el desempleo siguen siendo problemas apremiantes, el electorado de 50 años o más está aún más enfocado en el desafío de encontrar una jubilación segura”, dice el encuestador Guy Molyneux, de Hart Research Associates. “Ninguno de los candidatos está abordando este problema de manera satisfactoria, y el que lo haga podría obtener una significativa ventaja política”.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO