Skip to content
 

No hay recortes al Seguro Social ni al Medicare, por ahora

La propuesta aprobada dará origen a una súper comisión para determinar futuros recortes.

In English | El acuerdo sobre el déficit aprobado por el Congreso y formalizado por el presidente Obama no afectará, por ahora, los intereses de los adultos mayores de 50 años del país, en lo que respecta  a sus beneficios del Seguro Social, Medicare y Medicaid. Sin embargo, es probable que muchos otros programas federales sean recortados.

Vea también: ¿Cuál es la posición de AARP?

La maquinaria política del Congreso finalmente pudo evitar que la Nación cesara sus pagos por falta de presupuesto. El Senado aprobó este martes el plan bipartidista con 74 votos a favor y 26 en contra, apenas unas horas antes del plazo límite.

El lunes en la tarde, solo unas horas antes de que se agotara el plazo para extender el tope de la deuda —en medio de la dramática reaparición de la representante de Arizona, Gabrielle Giffords— la Cámara de Representantes ya había aprobado el acuerdo, por 269 votos a favor y 161 en contra.

Está por verse si el tardío acuerdo impactará la distribución de los cheques del Seguro Social programados para esta semana. El presidente Obama ya había advertido que, de no aprobarse un aumento en el límite de endeudamiento, no podía garantizar que el gobierno pudiese enviar los cheques el día 3 de agosto, los cuáles son la base del sustento para miles de adultos mayores.

El acuerdo pactado el domingo entre el presidente Obama y los líderes del Congreso —entre ellos el senador Republicano por Kentucky, Mitch McConnell— elevará el límite de la deuda, pero a cambio exigirá más de $2 millones de millones (trillions) en recortes en el gasto público. Esta cifra está muy por debajo de los $4 millones de millones que se contemplaban inicialmente.

“No es suficiente, sin duda”, dice J.D. Foster, de la Heritage Foundation. “Tenemos un enorme problema fiscal y este acuerdo no ofrece muchas soluciones”, remarca. 

El primer recorte de casi $1 millón de millones no impactará al Seguro Social ni al Medicare.

Obama firma la Ley de Control de Presupuesto.

Foto: Brendan Smialowski / Getty Images

El presidente Barack Obama habla desde el Rose Garden en Washington, DC.

¿Cuáles son los recortes?

Pero el dinero tiene que venir de alguna parte. David Certner, director de política legislativa de AARP, dice que otros programas críticos para los adultos mayores podrían verse afectados, como los de nutrición, prestación de cuidados y búsqueda de trabajo. Muchos de estos programas —por ejemplo, los de viviendas para mayores y de ayuda para calefacción— tienen ya una lista de espera. Dado el creciente aumento de la población mayor y la precaria situación de la economía, seguirá aumentando la demanda de ayuda gubernamental; pero, en vista de los recortes en los fondos federales que demanda el nuevo plan, habrá menos dinero disponible.

“Este tipo de recortes tan profundos, probablemente, afectará a todos estos programas” dice Certner. “No sabemos, exactamente, cómo se distribuirán estas reducciones”.

Una segunda ronda de recortes se dará a conocer antes de fin de año. Una súper comisión especial legislativa de 12 miembros —provenientes en partes iguales del Senado y de la Cámara, y de Republicanos y Demócratas— tendrá a su cargo determinar rebajas adicionales de gastos que sumarán entre $1,2 y  $1,5 millones de millones.

Durante las negociaciones, los Republicanos se han opuesto a aumentar impuestos, mientras que los Demócratas han querido proteger los beneficios del Seguro Social y del Medicare. Estas propuestas podrían volverse a incluir en una segunda ronda de negociaciones —pero sólo si la comisión mixta encuentra la manera de conciliar estas profundas diferencias.

El presidente Obama dijo el domingo que el acuerdo no complació a nadie del todo, mucho menos a él: “A pesar de lo que argumentan los Republicanos, creo que debemos pedirle a los más ricos y a las grandes corporaciones que contribuyan con lo que les corresponde, y renuncien a los tratamientos especiales y a las exenciones en sus impuestos. A pesar de lo que argumentan algunos dentro de mi propio partido, creo que debemos hacer algunas modificaciones modestas a programas como el Medicare, para asegurar de que estén disponibles para futuras generaciones”.

Una vez que la súper comisión especial determine los recortes adicionales, el Congreso deberá votar en diciembre sobre el nuevo paquete de manera integral, sin poder enmendarlo. Si no se aprueba, automáticamente se registrarán recortes por unos $1,2 millones de millones, la mitad afectando al presupuesto de Defensa, y la otra mitad a otros programas.

Recortes al Seguro Social y al Medicare >>

Recortes al Seguro Social y al Medicare podrían venir más adelante

Estos recortes automáticos no afectarían los beneficios del Seguro Social, Medicaid, impuestos o beneficios para veteranos de guerra. Pero sí recortarían los pagos a proveedores de servicios de Medicare. Los beneficiarios no verían ningún cambio en sus beneficios. Pero Certner dice que estos recortes implicarían que será más difícil encontrar un médico que acepte Medicare.

“Mientras más recortas los pagos a los proveedores de servicios, más creas una falta de incentivos para tratar a las personas que dependen del Medicare”, explica.

Jay Carney, secretario de prensa de la Casa Blanca, dice que existe un tope para recortes a Medicare. Pero la posibilidad de dichos recortes a Medicare, y a otros programas, se espera que motive a los legisladores a formular su propio plan de control del déficit, en vez de dejar que entren en vigor las reducciones automáticas.

“Es duro”, dijo Carney el lunes. “Se supone que sea duro… por lo que el Congreso trata de evitar lidiar con el tema”.

El Congreso ya ha aprobado una serie de reducciones a los médicos proveedores de servicios de Medicare. Grandes recortes en los rembolsos a estos proveedores entrarán en vigor a fin de año, producto de leyes anteriores. Cada vez que se ha dado esta situación previamente, el Congreso ha podido aplazar los recortes. Pero se haría cada vez más difícil encontrar los fondos si el Congreso se ve obligado a reducir el presupuesto tan profundamente. “Hay corrientes encontradas”, dice Certner. Pero Foster, del Heritage Foundation, dice: “Alguna vez tendremos que darnos cuenta de que el problema fundamental de Medicare no es que estemos pagando de más a estos proveedores”.

No habrá otra crisis fiscal antes de las elecciones del 2012 >>

El país no encarará otra crisis fiscal antes de las elecciones del 2012

Una victoria que sí se apuntó Obama es que no habrá otro impasse sobre el límite de endeudamiento antes de las elecciones del 2012.

El país no necesitará otra áspera negociación sobre este tema hasta finales del 2012, cuando automáticamente vencen los recortes de impuestos aprobados durante el gobierno del presidente George W. Bush.

La Casa Blanca explicó que Obama podría reducir $1 millón de millones del déficit en ese momento solo dejando que venzan las disposiciones tributarias para los más ricos. Los congresistas Republicanos se han opuesto a esa idea, pero cuando venzan estas disposiciones se verían obligados a aprobar nuevas leyes para restablecerlas.

Muchos legisladores expresaron su alivio el lunes antes el acuerdo anunciado.

Los economistas habían advertido que si Estados Unidos no pagaba sus deudas, las tasas de interés se dispararían no solo para el gobierno, sino además para las hipotecas, préstamos y líneas de créditos de los individuos. También pronosticaron que un alza en las tasas de interés impactaría negativamente la economía, deprimiendo los precios de los bonos de gobierno y los activos de mercado.

Foster dice que puede que, de todas formas, veamos un alza en las tasas de interés, ya que el acuerdo propuesto no llega verdaderamente a atajar los problemas económicos de la nación.

Eso es exactamente lo que los legisladores buscan evitar.   

“Nadie quiere arriesgarse a provocar una caída de los mercados financieros, que resultaría mucho mas riesgoso para las personas mayores y para aquellos que dependen en sus ahorros para la jubilación”, opina Certner.

Tamara Lytle es una experimentada corresponsal que cubre la política en Washington DC.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO