Skip to content
 

AARP insta al Congreso a encarar los precios de los medicamentos

Es hora de permitir que Medicare negocie los precios.

Vista de la Cúpula del Capitolio de EE. UU.

Getty Images

In English | En mi columna de octubre, mencioné a los 33 estados que han aprobado legislaciones para reducir el precio de los medicamentos recetados. Estos estados tomaron la iniciativa. Por eso, hay una buena noticia: el Congreso está empezando a tomar acción. Felicito a la Cámara de Representantes de EE.UU. por crear la ley H.R. 3, Lower Drug Costs Now Act del 2019, y le doy las gracias a un grupo bipartidista de senadores que continúa trabajando arduamente en la ley Prescription Drug Pricing Reduction Act del 2019.

Ambos proyectos de ley ayudarían a reducir los precios que pagan con gran esfuerzo los adultos mayores en el país.

El proyecto de ley de la Cámara requeriría que Medicare negocie algunos precios de medicamentos. Ambos proyectos de ley crearían un límite en los gastos de bolsillo de la parte D de Medicare y combatirían los aumentos de precios de medicamentos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los precios actuales de los fármacos son insostenibles. Los beneficiarios de Medicare tienen un ingreso anual promedio de $26,000, cuando el precio anual promedio de un medicamento especializado que se usa para una enfermedad crónica es de casi $79,000. Nadie puede costear medicamentos que cuestan más que su ingreso anual.

La industria farmacéutica quiere hacernos pensar que cualquier medida que se tome para reducir los precios de los medicamentos recetados puede frenar la innovación para nuevos fármacos. AARP no acepta esa excusa. Las 10 principales compañías farmacéuticas gastan más del doble de esa cantidad en publicidad, gastos indirectos y obtención de ganancias que en investigación y desarrollo.

Es sabido que las grandes farmacéuticas cobran a los estadounidenses más que en cualquier otro país; pero, además, el director ejecutivo de una farmacéutica admitió en su testimonio ante el Congreso que estas empresas aún tienen ganancias en todos los países donde venden medicamentos.

Las políticas en estos proyectos de ley les ahorrarían miles de millones de dólares a los contribuyentes. AARP insta al Congreso a invertir estos ahorros en Medicare al crear nuevos beneficios de servicios de salud dental, visual y auditiva. Estas inversiones tan necesarias mejorarían la calidad de vida y reducirían el costo del cuidado de la salud en el futuro.

Por ejemplo, sabemos que la pérdida auditiva leve duplica el riesgo de demencia y contribuye al aislamiento social; un estudio de AARP demostró que ese aislamiento le cuesta a Medicare unos $6,700 millones adicionales por año. Sabemos que las caídas que ocurren por desequilibrio, debilidad o problemas de visión pueden llevar a hospitalizaciones y cuidados a largo plazo costosos. Medicare no hace nada para prevenir las infecciones dentales o ayudar a las personas a conservar sus dientes para poder alimentarse correctamente.

Para los mejores resultados de salud, Medicare debe cubrir a la persona entera, de pies a cabeza.

Estamos haciendo todo lo posible para reducir los precios de los medicamentos recetados en nombre de nuestros socios, porque los altos precios afectan a los adultos mayores de manera desproporcionada, especialmente a los beneficiarios de la Parte D de Medicare, que toman un promedio de tres medicamentos recetados cada mes.

Únete a nosotros en esta lucha. Ponte en contacto con tus representantes y senadores e ínstalos a aprobar legislación para reducir los precios de los medicamentos este año. Hay una posibilidad real de reducir los precios de los medicamentos de manera bipartidista. No hay motivo alguno por el que las personas en el país tengan que pagar los precios más altos del mundo por los medicamentos recetados.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO