Skip to content
 

Ysabel Durón: de periodista a activista social

Cómo el cáncer cambió su visión y misión en la vida.

Ysabel Durón en una sala de juntas.

Cortesía Ysabel Durón.

Durante más de 42 años, la pasión de Ysabel Durón fue el periodismo —hasta que el cáncer tocó a su puerta—. Tras ser diagnosticada con cáncer linfático en 1999, la reconocida presentadora de televisión de San Francisco se puso a investigar sobre la enfermedad y sus probabilidades de supervivencia. Así descubrió que la comunidad latina necesitaba mejor información sobre el diagnóstico, el tratamiento y las complicaciones del cáncer.

“Me di cuenta de brechas entre los servicios y las necesidades [que pasaban] latinos con cáncer de seno, particularmente hispanohablantes de bajos recursos”, recuerda Durón. “Hay muchos mitos y desinformación, y el miedo conduce a evaluaciones tardías, lo cual aumenta el riesgo e índice de mortalidad”, añade.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ganó su batalla contra el cáncer y, en el proceso, encontró una nueva misión en su vida: ayudar a los latinos que padecen la enfermedad. Así inició su segunda carrera de tiempo completo tras jubilarse de la televisión a los 66 años en 2013. Ahora, está enfocada en un nuevo reto: el desarrollo del primer Instituto Latino del Cáncer.

Impacto del cáncer en la comunidad latina

El cáncer es la principal causa de muerte entre hispanos en Estados Unidos, y es el cáncer de seno el que más afecta a mujeres. En el caso de los hombres, el más mortífero es el cáncer de pulmón y bronquios. Actualmente, el 22% de las muertes entre los latinos en Estados Unidos se debe al cáncer. Pero esa cifra podría aumentar. Un estudio del M.D. Anderson Cancer Center proyecta un incremento del 142% de incidencia de cáncer en la comunidad hispana para el 2030.

Según Durón, hay evidencia del aumento de otros tipos de cánceres entre los latinos, diferentes a los que regularmente se diagnostican, como, por ejemplo, cáncer de pulmón, seno, próstata y colorrectal. “Se están viendo más casos de cáncer de estómago, vejiga e hígado. Esto requiere más investigación para entender por qué. ¿Hay problemas ambientales, de estilo de vida o genética que están impulsando esto?”, se pregunta.

Camino al activismo social

Aún antes de jubilarse de su carrera televisiva, Durón se dedicaba al activismo social en el campo del cáncer. Se involucró en varios grupos comunitarios y fundó Latinas Contra Cáncer, una organización sin fines de lucro dedicada a informar, apoyar y ofrecer servicios básicos a hispanoparlantes de bajos ingresos y enfermos con cáncer.

Para quienes han trabajado con ella, Durón es decidida, perseverante e inspiradora, una cualidad que le ganó más de un reconocimiento, como el Premio Propósito 2013, que otorga AARP a quienes son capaces de retribuir a la sociedad y crear soluciones para mejorar el mundo. “Ysabel es una persona muy inteligente, y le gusta mucho trabajar para la comunidad, educar y aprender sobre adelantos. Siempre tenía nuevas ideas y buscaba cómo podíamos involucrarnos mejor, saber más de las necesidades de la comunidad, donde había recursos y conseguir dinero para pacientes”, dice Claudia Colindres, promotora de salud que ha trabajado 10 años con Durón y Latinas Contra Cáncer. Añade que Durón “es el tipo de persona que motiva a las personas”.

Motivada a abogar por cambios en políticas y forjar alianzas con expertos y científicos, Durón realizó la primera Cumbre Nacional de Latinos y el Cáncer en 2008. Amplificó aún más su voz participando en numerosas juntas nacionales sobre investigación del cáncer, como el All of Us Research Program de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Al especializarse más en el tema, Durón identificó otras carencias y obstáculos en la ciencia y tratamiento del cáncer, que sumándose a factores socio-culturales y económicos, podrían afectar tratamientos e índices de supervivencia de pacientes latinos con cáncer. Entre esos:

  1. Hay pocos oncólogos que hablan español.
  2. Acceso limitado a medicina avanzada debido a los altos costos.
  3. Los seguros médicos no cubren ciertos exámenes o tratamientos experimentales.
  4. Falta de acceso a pruebas genéticas para identificar propensión al cáncer.
  5. Falta de participación de latinos en ensayos clínicos.

Una nueva misión: el Instituto Latino del Cáncer

A los 71 años, dejó Latinas Contra Cáncer para crear el Instituto Latino del Cáncer con el objetivo de hacer impacto a nivel nacional. “He visto cómo batallan las agencias locales para sobrevivir, prosperar y ayudar a la comunidad”, explica Durón. “El instituto es una red y un nexo para las agencias que atienden a latinos con cáncer en todo el país, para que podamos compartir mejores prácticas, colaborar con investigadores científicos, y unir nuestras voces para lograr un impacto en las políticas que pueden atender a nuestras necesidades”.

A solo meses de establecer el instituto, Durón ya tiene el apoyo de dos grandes universidades —que conocen su labor y con las cuales ha colaborado durante años— para sus dos primeras iniciativas.

Con la University of California, San Francisco (UCSF), está elaborando un kit de herramientas para el cáncer de seno hereditario, para analizar el historial familiar de una mujer e identificar quiénes puedan estar en riesgo de la enfermedad e informarles sobre la importancia de detección temprana. Este proyecto nació de una relación laboral de varios años entre Durón y la Dra. Laura Fejerman, profesora asociada del departamento de medicina de UCSF.

“Es un ejemplo perfecto de cómo se genera una dinámica de colaboración de investigación comunitaria. Hay una sinergia. Los tiempos de ella me resultan apurados, pero a la vez ayuda a sacar adelante ciertas cosas”, afirma la Dra. Fejerman. “Tengo confianza en Ysabel, porque la conozco hace años y tiene un liderazgo natural. Es una persona que cuando se le mete algo en la cabeza, lo hace”.

El otro proyecto es con la Stanford University, para crear un portal de capacitación en línea para agencias comunitarias y trabajadoras de salud comunitarias (promotoras), que son un vínculo clave con pacientes con cáncer. “Las promotoras están en la comunidad, educando a las personas sobre los síntomas de peligro. Hay personas que fueron diagnosticadas por haber estado en una plática de Latinas Contra Cáncer”, dice Claudia Colindres. “Con el instituto, si logramos tener una red a nivel del país, tal vez podremos ofrecer mejor servicio a personas que lo están necesitando”, añade.

La acumulación de conocimiento, contactos y experiencia personal están guiando a Durón en el proyecto más ambicioso de su vida. “Estoy iniciando una tercera carrera”, dice Durón, riendo. “Esto me energiza”.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.