Skip to content
 

¿Servicio de electricidad prepagado?

El proyecto piloto de Arizona Public Service Co. (APS) empieza el próximo año

Janice Allen, de Mesa, Arizona, dice que ha beneficiado de pagar por adelantado por su electricidad.

Foto: Andy Delisle/Wonderful Machine

Janice Allen, de Mesa, dice haberse beneficado de la conveniencia de prepagar sus costos de electricidad. Arizona Public Service Co. lanzará un programa piloto de prepago el año entrante que durará dos años.

In English — Cuando Janice Allen, de 63 años, quien trabaja como recepcionista en una entidad benéfica, en Mesa, no pudo pagar una factura de electricidad de $350, la compañía de servicio Salt River Project (SRP) le propuso que pagara la electricidad que consume por adelantado, para evitar futuros aumentos repentinos en su factura mensual.

Ahora ella paga de $20 a $60 cada dos semanas en un quiosco de SRP en el supermercado.

Vea también: Campaña para ahorrar energía

El programa es similar a los planes de telefonía celular prepagos para clientes con una mínima capacidad de pago; traslada el riesgo de la falta de pago al consumidor. Según las compañías proveedoras, es una forma de que los consumidores sean más conscientes del uso de la electricidad y de que las compañías energéticas puedan alcanzar sus objetivos de conservación de energía.

Allen tiene un monitor interno que muestra el costo de la energía y cuánta electricidad queda antes de que se corte automáticamente a menos que ella realice otro pago. Sus nietos prestan atención al medidor. "No tengo que decirles que apaguen las luces", afirmó.

A los grupos defensores de los consumidores, como AARP Arizona, les preocupa que cuanto mayor sea el uso de medidores prepagos, más personas —especialmente los adultos mayores— se quedarán sin electricidad, lo que puede ser peligroso para su salud en un clima desértico.

Más de 122.000 de los 950.000 hogares con el servicio de SRP pagan la electricidad por adelantado, el mayor porcentaje de cualquier empresa de servicios públicos del país. El programa comenzó en 1993. SRP dice que no lleva un registro de la cantidad de clientes a quienes se les ha cortado la electricidad.

Inminente lanzamiento del plan piloto de APS

Arizona Public Service Co. (APS), la otra empresa importante de servicios públicos, tiene previsto empezar un programa piloto de pago por adelantado el 31 de marzo.

APS, una sociedad anónima que cotiza sus acciones en la Bolsa, está regulada por la Arizona Corporation Commission (en inglés). (SRP, una compañía cuasi-municipal, no lo está). La comisión le ordenó a APS considerar las sugerencias de los defensores de los consumidores, como AARP, antes de lanzar el programa.

Steve Jennings, subdirector de AARP Arizona, dijo que con el programa prepago es muy fácil que a las personas les corten el servicio eléctrico.

"El servicio prepago es un peligro potencial en un clima como el nuestro. Creemos que si a alguien se le va a cortar el suministro de electricidad, debería recibir un aviso en persona antes".  

AARP Arizona le solicitó a APS que lleve un registro de las desconexiones y que analice las circunstancias por las cuales se les corta el servicio a los adultos mayores.

APS prevé que 2.000 personas se inscriban en el programa piloto de dos años de duración. Los voluntarios que deseen probar el programa prepago se reclutarán de sus 1,1 millones de clientes en 11 condados.

Mientras que un estudio reciente de SRP indica una reducción del 12 % en el uso de la energía por parte de los clientes con servicio prepago, Jennings cuestionó si el racionamiento es a expensas de temperaturas adecuadas para la salud. Por ejemplo, durante el verano cuando su factura es más alta, Allen mantiene el termostato de su departamento de un dormitorio en 85 cuando ella está en su casa y en 90 cuando sale.

"Es cómodo para mí", dijo Allen.

Más control para los consumidores

Kelley Coats, directora de programas para consumidores de APS, dijo que quizás el programa prepago no sea para todos. Pero ella espera que a los consumidores les guste, porque les permite tener el control. "Si su saldo de crédito es bajo, pueden reducir el uso de electricidad durante unos día".

Jodi A. Jerich, directora de la Residential Utility Consumer Office (en inglés) y defensora de los derechos del consumidor a nivel estatal, apoya el programa prepago porque es voluntario y ofrece incentivos que alientan a las personas a utilizar la energía con mayor prudencia. Ella indicó que el programa también les ofrece a los consumidores que no pueden pagar los depósitos del servicio público —que actualmente son de $200 o más—, otra forma de obtener el servicio.

Pero el defensor de los derechos del consumidor John Howat, quien es analista de política energética de la National Consumer Law Center (en inglés), en Boston, dijo que hay que tener en cuenta los cargos "fantasmas", como los $5,95 por pagos con tarjeta de crédito, especialmente si alguien realiza pagos semanales.

Howat afirmó que los programas prepagos deben explicar mejor los riesgos de sufrir un corte de servicio.

"Es importante que a los adultos mayores y a los clientes considerados vulnerables se les informe periódicamente sobre los peligros de perder el servicio. Las notificaciones y los avisos son importantes, incluso antes de que la persona solicite el servicio", afirmó. "En mi opinión, el material de información no describe lo suficiente a quienes se consideran vulnerables o que pronto podrían serlo".

Cynthia Zwick, directora de la Arizona Community Action Association (en inglés) en Phoenix, se opone a que las compañías de energía describan al programa prepago como un programa de conservación de energía. "Si estos programas les permiten ahorrar dinero a las empresas de servicios públicos (por facturación y facturas impagas), entonces esos ahorros deben trasladarse a los clientes", afirmó.

Zwick, cuya organización sin fines de lucro ayuda a los pobres a administrar sus facturas de servicios públicos y climatizar sus hogares, dijo que el programa "les permite a las empresas de servicios públicos obtener el dinero de los clientes por adelantado. Si las personas se atrasan en el pago, les preguntan si quieren adherirse al programa prepago y, ante la desesperación por mantener el abastecimiento de energía, optan por adherirse. El ahorro de energía es sólo una consecuencia".

El programa prepago de APS no utilizará monitores de energía en el hogar como el programa SRP y sus clientes no tendrán que ir a los supermercados ni a otras tiendas para recargar las tarjetas de servicios públicos, afirmó Kelley Coats.

Los clientes del programa prepago de APS podrán pagar de la misma forma que los clientes normales: en internet, por teléfono, por cheque o en los quioscos de la compañía prestadora en su área de cobertura. Los clientes pueden consultar el saldo en internet o solicitar que se lo envíen diariamente por mensaje telefónico, mensaje de texto o correo electrónico. Pueden elegir que les avisen cuando su crédito alcanza un importe específico o les informarán automáticamente cuando el crédito sea de $25.

APS creó una forma para que una segunda persona, como un pariente, reciba un mensaje electrónico si están por cortarle el servicio a alguien. Tampoco permitirá que alguien con un problema grave de salud participe del programa.

Maureen West es escritora y vive en Phoenix.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto