Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

7 datos que debes conocer sobre el Seguro Social y los impuestos

La totalidad de tus ingresos es el factor principal para determinar si debes pagar impuestos sobre tus beneficios.

Uno de los mitos más antiguos sobre el Seguro Social es que los pagos de los beneficios no están sujetos al impuesto federal sobre la renta. Esto fue cierto desde la creación del programa en la década de 1930 hasta que el Congreso reformó su financiación en la década de 1980, pero desde hace 40 años, algunos beneficiarios tuvieron que pagar impuestos sobre una parte de los ingresos del Seguro Social.

Tus ingresos determinarán si eres uno de ellos. Si el Seguro Social es tu única fuente de ingresos, es poco probable que recibas suficiente dinero como para que tus beneficios estén sujetos a impuestos. Si tienes otras fuentes de ingresos, como un trabajo o los retiros de una cuenta de jubilación, es posible que debas pagar impuestos sobre una parte de tus beneficios.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Aquí encontrarás seis datos sobre la tributación de beneficios que los beneficiarios actuales y futuros del Seguro Social deben conocer.

1. Los ingresos cuentan, la edad no

Contrario a lo que se suele pensar erróneamente, los impuestos del Seguro Social no se dejan de pagar al llegar a cierta edad. Lo que determina si debes pagar o no impuestos federales sobre los beneficios son tus ingresos, y únicamente tus ingresos.

Para efectuar esa determinación, el IRS suma tus ingresos brutos ajustados, los ingresos por intereses exentos de impuestos y la mitad de los beneficios del Seguro Social del año. Si esta cifra —a veces denominada ingresos “combinados” o “provisionales”— supera los $25,000 para un contribuyente individual o $32,000 para un matrimonio, una parte de los beneficios estará sujeta a impuestos.

Esos límites mínimos no han cambiado desde que se estableció la tributación de los beneficios. Al aumentar los ingresos en las décadas posteriores, también aumentó el porcentaje de beneficiarios del Seguro Social que deben pagar impuestos sobre sus beneficios: de menos del 10% en 1984 a cerca de la mitad en años recientes, según datos de la Administración del Seguro Social (SSA).

2. No tendrás que pagar impuestos por la totalidad de tus beneficios

De acuerdo con una reforma de la financiación del Seguro Social que aprobó el Congreso y firmó el presidente Ronald Reagan en 1983, se podían gravar hasta el 50% de los beneficios si los ingresos combinados del beneficiario superaban los límites mencionados anteriormente. La legislación presupuestaria que promulgó el presidente Bill Clinton una década después agregó un segundo límite de ingresos más elevado y estableció la tributación de hasta el 85% de los beneficios que lo superaran.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

La situación es la siguiente:

  • Ingresos combinados inferiores a $25,000 (individual) o $32,000 (pareja): los beneficios no están sujetos a impuestos.
  • Ingresos combinados de $25,000 a $34,000 (individual) o de $32,000 a $44,000 (pareja): se pueden gravar hasta el 50% de los beneficios.
  • Ingresos combinados superiores a $34,000 (individual) o $44,000 (pareja): se pueden gravar hasta el 85% de los beneficios.

La palabra “hasta” es importante. Estar en uno de esos niveles de ingresos más altos no significa que tus beneficios vayan a gravarse hasta el nivel máximo; es como una escala variable. El IRS tiene una herramienta en internet  (en inglés) que puedes utilizar para calcular la parte de tus ingresos del Seguro Social que está sujeta a impuestos.

Restaurantes

Carrabba's Italian Grill®

Ahorra un 10% en el servicio de comida en el restaurante o en pedidos por teléfono de entrega de comida en el auto

See more Restaurantes offers >

Los beneficios se gravan igual que el resto de los ingresos: pagas el mismo porcentaje por ellos que por tus ingresos laborales, por ejemplo.

3. Puedes solicitar que te retengan impuestos federales de los beneficios

Si piensas que deberás pagar impuestos sobre tus beneficios, puedes pagar por adelantado parte de la factura mediante la retención de impuestos de tus pagos mensuales del Seguro Social. 

Puedes solicitar la retención como parte de tu solicitud de beneficios del Seguro Social o hacerlo más adelante si llenas el formulario W-4V del IRS (en inglés) y lo presentas en una oficina del Seguro Social (en inglés). En cualquiera de los dos casos, puedes indicar que se te aplique el 7%, el 10%, el 12% o el 22% de tus beneficios a tu próxima factura del IRS.

4. No se trata solo de los beneficios de jubilación

Las normas impositivas se aplican a todos los tipos de beneficios que se pagan con los fondos fiduciarios del Seguro Social: los beneficios de jubilación, los beneficios para sobrevivientes y el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI). Independientemente del tipo de beneficio del Seguro Social que recibas, podrías tener que pagar impuestos por él según el total de tus ingresos.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

No se aplican a la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), un beneficio separado de seguridad que administra la SSA pero que se paga con fondos generales del Tesoro de EE.UU. Los beneficios de la SSI ayudan a las personas que perciben ingresos muy bajos y tienen recursos económicos limitados, que son mayores de 65 años, ciegas o discapacitadas, y esos pagos están exentos de impuestos.

5. Los impuestos sobre los beneficios ayudan a pagar esos beneficios

Según la ley, los impuestos federales sobre la renta que se recaudan por los beneficios se destinan a los fondos fiduciarios del Seguro Social y Medicare, lo que significa que contribuyen al pago de los beneficios futuros.

En el 2022, los impuestos sobre los beneficios sumaron $48,600 millones a los fondos fiduciarios del Seguro Social, lo que representa alrededor del 4% de los ingresos del Seguro Social, la gran mayoría de los cuales procede de los impuestos sobre las nóminas que se cobran por separado sobre los ingresos de casi todos los trabajadores del país.

6. Algunos estados también gravan los beneficios del Seguro Social

La mayoría de los estados no cobran impuestos sobre los beneficios del Seguro Social. Pero si vives en Colorado, Connecticut, Kansas, Minnesota, Misuri, Montana, Nebraska, Nuevo México, Rhode Island, Utah, Vermont o Virginia Occidental, una parte de tus beneficios del 2023 puede estar sujeta al impuesto estatal sobre la renta, de acuerdo con normas y fórmulas muy diversas. Ese dinero se destina a los fondos generales de los estados.

La mayoría de esos estados aplican criterios distintos a los del Gobierno federal para cobrar impuestos sobre los pagos del Seguro Social: establecen límites de ingresos más elevados, ofrecen diversas deducciones o limitan de otro modo la tributación de los beneficios de tal manera que muchos beneficiarios quedan exentos.

Por ejemplo, en Nuevo México los ingresos del Seguro Social son totalmente deducibles para los residentes que perciben ingresos brutos ajustados inferiores a $100,000 para un individuo y a $150,000 para una pareja. Los residentes de Colorado de 65 años o más podrán deducir totalmente sus beneficios. Misuri y Nebraska están poniendo fin a la tributación de los ingresos provenientes del Seguro Social, comenzando en el año fiscal 2024.

AARP ha respaldado iniciativas legislativas en varios estados para reducir o eliminar la tributación de los beneficios. Si deseas saber el modo en que se gravan los beneficios y otros tipos de ingresos jubilatorios en tu estado, consulta con su oficina tributaria o de recaudación de impuestos (en inglés).

7. COLA podría tener un impacto

Los ingresos de los beneficios del Seguro Social figuran en el cálculo de impuestos, y ese ingreso ha experimentado un gran aumento en años recientes debido a la inflación. El ajuste por costo de vida (COLA) del 8.7%, el mayor desde 1981, aumentó el beneficio promedio para los trabajadores jubilados en alrededor de $1,760 al año. El COLA del 2024 está aumentando los beneficios otro 3.2%.

Eso ayuda a los jubilados a mantenerse al día con el aumento de los precios. Pero mientras que los beneficios se ajustan a la inflación, los niveles de ingresos para la tributación de los beneficios no lo son. El COLA puede hacer que algunos beneficiarios del Seguro Social sobrepasen el umbral de impuestos sobre sus beneficios y potencialmente aumentar la factura para aquellos que ya estaban sobre el umbral, especialmente cuando la inflación está en alza. 

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.