Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Si perdiste tu empleo durante la pandemia: ¿deberías solicitar el Seguro Social temprano?

Por qué deberías buscar otras soluciones primero.

Hombre en la cocina de su casa y revisando cuentas frente a su computadora.

E+/ GETTY IMAGES

In English | Más de 4 de cada 10 empleos perdidos durante la pandemia podrían no volver nunca, según predice el Becker Friedman Institute for Economics de University of Chicago. Esta alarmante estadística significa que puede que muchos prejubilados no vuelvan a encontrar trabajo. Como resultado, es posible que se vean obligados a una jubilación temprana, lo que podría crear una crisis financiera inesperada.

Y eso plantea una pregunta clave: si tienes 62 años o más, y eres uno de los 17.8 millones de personas en Estados Unidos que aún están sin trabajo debido a la COVID-19, ¿es una buena idea solicitar el Seguro Social temprano si necesitas una nueva fuente de ingresos para pagar las facturas?

"Aunque hay algunas excepciones, esta es una decisión que se toma una sola vez y que te afectará a ti y a los miembros de tu familia que dependen de ti por el resto de tu vida", dice Joel Eskovitz, director del Seguro Social y política de ahorros del Instituto de Política Pública de AARP. "Cada mes que esperes añade valor a tu beneficio mensual de por vida, así que si tienes otras formas de llenar la brecha que no impliquen penalidades o tasas de interés altas, debes considerar seriamente esas opciones primero. Dicho esto, el Seguro Social pretende ser una red de seguridad, y si estás en una posición en la que tienes pocas o ninguna opción, reclamar los beneficios temprano puede ser una tabla de salvación crítica para ayudarte a superar los tiempos difíciles".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Primero mira las alternativas

Siempre que sea posible, debes hacer lo que puedas para no tener que recurrir al Seguro Social temprano; así evitarás la posibilidad de fijar un beneficio mensual más bajo durante la jubilación, dicen los asesores financieros y los expertos del Seguro Social. Pero no todo el mundo tiene el respaldo financiero para evitarlo.

¿La buena noticia? Si eventualmente consigues un nuevo empleo, hay opciones que te permiten aumentar tu beneficio mensual aunque hayas optado por empezar a recibir los pagos temprano, dicen los expertos del Seguro Social.

"Las personas deben entender que la decisión de empezar a cobrar los beneficios del Seguro Social temprano no tiene que ser irrevocable", dice Kurt Czarnowski, director de Czarnowski Consulting, con sede en Norfolk, Massachusetts. "El Seguro Social les permite acceder a una fuente de ingresos que los ayuda a superar los períodos de pérdida de empleo", añade Czarnowski, quien trabajó 34 años en la Administración del Seguro Social (SSA).

El dinero en efectivo que tanto necesitas

Aun así, hay ventajas y desventajas de recurrir a estos ingresos financiados por el Gobierno antes de alcanzar la edad plena de jubilación, que es a los 66 o 67 años, dependiendo del año en que naciste.

La mayor ventaja de recibir el beneficio temprano es que recibirás una contribución inmediata y constante, aunque más baja, de dinero en efectivo para ayudar a llenar cualquier vacío de ingresos.

Al evaluar las compensaciones, primero debes determinar cuán grande es la crisis financiera en la que te encuentras por la pérdida de tu trabajo, y si puedes reponer los ingresos mensuales perdidos a través de otras fuentes, dice Denise Nostrom, propietaria y asesora financiera de Diversified Financial Solutions en Medford, Nueva York. Si tus facturas mensuales suman, digamos, $4,000, y ahora te faltan $2,000, primero mira si puedes compensar la diferencia temporalmente con los beneficios de desempleo, o con los ahorros o el 401(k), o recortando los gastos para ayudar a reducir la diferencia. Muchas personas dicen, "'quiero recibir el Seguro Social tan pronto como pueda', pero a veces ese no es el mejor plan", dice Nostrom.

Como cualquier decisión financiera, es mejor analizar todas las opciones antes de recurrir al Seguro Social, dice William Meyer, fundador y director ejecutivo de Social Security Solutions. "Es una época de incertidumbre y las personas [de 62 años o más] naturalmente dicen, 'oye, tengo el Seguro Social, voy a activarlo'", dice Meyer. "El Seguro Social es realmente valioso. Los jubilados pueden encontrar mucho dinero adicional. [Pero] no actives el Seguro Social sin antes hacer una evaluación completa de las compensaciones".

Por ejemplo, las personas de 55 años o más que se han separado del servicio militar pueden recurrir a un plan de jubilación de contribuciones definidas, como el 401(k), sin penalización por retiro anticipado. La ley CARES (Ley de ayuda, alivio y seguridad económica contra el coronavirus), te da tres años para devolver el dinero o pagar los impuestos, si retiras el dinero en el 2020. Aunque la mayoría de los empleadores no te permiten tomar préstamos de un 401(k) una vez que has dejado la empresa, el límite de los préstamos de las cuentas de jubilación se ha aumentado de $50,000 a $100,000, y los pagos tanto de los préstamos nuevos como de los ya existentes se pueden diferir durante un año. Por lo tanto, si contabas con dos ingresos para subsistir y pierdes uno, el cónyuge que sigue trabajando podría pedir un préstamo para ayudar a la familia a salir adelante.

Aun así, es importante planificar para lo peor. Después de la Gran Recesión, los trabajadores mayores de 62 años tenían la mitad de las probabilidades de volver a trabajar, en comparación con las personas de 25 a 34 años, según el Urban Institute. "El reinicio de una carrera no es tan fácil como parece", dice Alissa Quart, autora de Squeezed: Why Our Families Can't Afford America.

"Creemos en estos segundos actos y confiamos en que siempre podemos volver a empezar", añade Quart. "Es una idea alentadora, pero no siempre es posible".


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


¿Y si encuentro trabajo?

El mayor inconveniente de activar el ingreso del Seguro Social temprano es que se corre el riesgo de recibir un beneficio mensual más bajo que con el tiempo podría costar dinero. Por ejemplo, una persona que recibe el Seguro Social a los 62 años, la edad más temprana posible, tendría una reducción del beneficio mensual de $1,000 a $700, o un 30% menos, al cumplir 67 años, la edad plena de jubilación, de acuerdo con la SSA. Lo que es más, el pago del Seguro Social aumenta en un 8% por cada año que pase de la edad plena de jubilación hasta los 70 años, si retrasas el cobro de los beneficios. En el 2020, el beneficio máximo a los 62 años es de $2,265 por mes, a los 66 años es de $3,011, y a los 70 años se incrementa a $3,790, según la SSA.

Pero tienes opciones si aceptas el Seguro Social después de ser despedido, dice Meyer. A continuación, algunos escenarios y opciones para considerar cuando haya que decidir si conviene recibir los beneficios del Seguro Social temprano.

Sin empleo y con pocos ahorros. Si perdiste tu empleo debido al cierre económico causado por el coronavirus, y no tienes fondos de emergencia o inversiones a las que recurrir, entonces tomar el Seguro Social temprano tiene sentido.

¿La razón? Es la única ayuda financiera disponible para ti.

"Si no puedes llegar a fin de mes y no tienes nada ahorrado, ni flujo de efectivo, ni posibilidades de conseguir un trabajo, y tomar el Seguro Social temprano es tu única opción, tienes que hacerlo", dice Len Hayduchok, fundador y presidente de Dedicated Financial Services, con oficinas en Hamilton, Nueva Jersey, y Rehoboth Beach, Delaware. "Ahora tenemos que sobrevivir; ya pensaremos en lo que vamos a hacer en el futuro. La planificación del futuro no te da de comer". Esta es la mejor opción para los trabajadores que no tienen ninguna otra posibilidad.

Te vuelven a contratar dentro de un año. El hecho de que tomes el Seguro Social temprano no quiere decir que estés eternamente sujeto a esa decisión y a un beneficio menor. Si solicitas el Seguro Social antes de alcanzar la edad plena de jubilación, pero tienes la suerte de conseguir un nuevo empleo y has estado recibiendo beneficios por menos de 12 meses, puedes pedirle al Seguro Social que anule tu solicitud. Este proceso, conocido como "retiro", detiene los pagos y te permite volver a solicitar los beneficios del Seguro Social más tarde. La única condición es que debes devolver todos los beneficios que tú y tu familia recibieron, de acuerdo con las normas del Seguro Social.

"Es una completa repetición", dice Czarnowski. "Es una forma de comenzar completamente desde cero. Es como si la solicitud anterior nunca hubiera ocurrido". Tu beneficio mensual se restablecerá en una cantidad más alta basada en tu edad en el momento en que vuelvas a solicitarlo. Sin embargo, los trabajadores que tienen derecho a recibir el Seguro Social están limitados a un retiro por vida. Esta opción es buena para los trabajadores que han recibido una carta de despido, pero que luego consiguen un nuevo empleo que les proporciona un salario lo suficientemente alto como para poder devolver los beneficios que ya han recibido.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El Seguro Social puede ajustar tu beneficio mensual

Para quienes solicitan los beneficios antes de la edad plena de jubilación, pero que más tarde encuentran un empleo y ganan suficiente dinero por encima de un cierto umbral, las normas actuales del Seguro Social pueden dar lugar a un beneficio mensual más alto de por vida. La SSA retiene temporalmente los beneficios del Seguro Social por los ingresos anuales antes de la edad plena de jubilación por encima del umbral de $18,240. Más allá de esa cantidad, una persona verá $1 deducido de sus pagos de beneficios mensuales por cada $2 ganados. Se establece un límite superior adicional, en el que se deduce $1 por cada $3 ganados, para un umbral de $48,600. Comenzando en la edad plena de jubilación, la SSA aumenta los beneficios para devolver la cantidad retenida a lo largo de la vida de una persona. El resultado final es que esta reducción de las prestaciones antes de la edad plena de jubilación por el aumento de los ingresos tendrá un beneficio a largo plazo, ya que las prestaciones se recalculan y aumentan para tener en cuenta esta actividad.

¿Cuál es la conclusión? 

Haz la tarea antes de decidir cuándo tomar el Seguro Social, dice Nostrom.

"Explora todas las opciones", dice. "Esta es una decisión importante. Tu jubilación será por mucho tiempo. No querrás cometer errores ahora que te perjudiquen en el futuro".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO