Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Es hora de proteger el Seguro Social

Cuanto más nos demoremos, más dificultades deberemos enfrentar.

In English | ¿El Seguro Social estará disponible cuando lo necesite? La respuesta es que sí, aunque la solidez futura del programa depende del resultado del encarnizado debate que tiene lugar actualmente en Washington. En esas discusiones, a menudo se establece una relación entre el Seguro Social y el creciente déficit federal, a pesar de que el programa no ha desempeñado ningún papel directo en la generación de la deuda del país y, en la actualidad, disfruta de un superávit enorme.

Vea también: El Seguro Social: temores y realidades.

Entonces, ¿cuál es el problema? El Seguro Social enfrenta presiones políticas y demográficas. Además de haber quedado atrapado en el problema de la deuda, el sistema debe prepararse para la ola de jubilaciones de los baby boomers (los nacidos entre 1946 y 1964) que, combinada con una mayor expectativa de vida, agotará el superávit de fondos del programa en los próximos 25 años. A partir de ese momento, el Seguro Social se financiará únicamente con los ingresos que reciba, que alcanzarán solamente para pagar aproximadamente 75 centavos por cada dólar de beneficios prometidos.

Dada esta situación, los estadounidenses más jóvenes se preguntan si el Seguro Social podrá cubrir sus necesidades. Una encuesta de AARP del 2010 (en inglés) determinó que tan solo el 25% de los estadounidenses de entre 30 y 49 años confía en el futuro del Seguro Social, en comparación con el 58% de las personas de 65 años o más.

Pero hay una buena noticia: Tenemos tiempo para implementar pequeños cambios y equilibrar el Seguro Social a largo plazo. El Seguro Social es como un acorazado gigante y de movimientos lentos: cuanto antes comencemos a hacerle ajustes, menores serán los cambios necesarios.

Para conocer más sobre el debate, los problemas y las opciones disponibles, siga leyendo.

Siguiente: ¿Cómo funciona realmente el Seguro Social? >>

El proceso

Ingresos… 
Más del 80 % de los ingresos del Seguro Social proviene de los impuestos sobre nóminas dispuestos por la Federal Insurance Contributions Act (FICA, Ley Federal de Contribución al Seguro Social). Esta ley establece un impuesto del 12,4 % sobre la nómina, en el que los empleadores pagan un 6,2 % y los empleados el otro 6,2 %. Otras fuentes de ingresos son los intereses devengados sobre los fondos de reserva y los impuestos a la renta sobre los beneficios que reciben los jubilados de mayores ingresos.

Gráfico de Thomas Porostocky

Los ingresos derivados de la FICA que no se necesitan de forma inmediata se acreditan en el fondo fiduciario del Seguro Social y se invierten en valores emitidos por el Departamento del Tesoro de EE. UU. para financiar las operaciones del gobierno. Estos bonos están respaldados por la plena fe y crédito del gobierno de Estados Unidos. El rescate de los bonos por parte del Seguro Social genera presión sobre el presupuesto federal.

Gastos…
Existe una fórmula que permite promediar y definir los ingresos obtenidos a lo largo de la vida para determinar los beneficios. Este año, el beneficio mensual promedio para un jubilado es de $1.180. El Seguro Social representa más de la mitad de los ingresos para el 64% de los estadounidenses de 65 años o más. ¿Los beneficios totales para este año? $727.000 millones.

Siguiente: Por qué se necesita una reforma del Seguro Social. >>

El problema

Tenemos un déficit por delante… El fondo fiduciario está creciendo y se prevé que alcanzará su pico en el 2022, año en el que ascenderá a aproximadamente $3,7 billones  ($3.7 trillion). A continuación, comenzará a reducirse como consecuencia del aumento en el número de jubilaciones de baby boomers y el rescate de bonos. De no implementarse reformas, las reservas se agotarán en el 2036. ¿Por qué? Debido a la mayor expectativa de vida y una reducción en la tasa de nacimientos, existe un mayor porcentaje de beneficiarios respecto de la población general; asimismo, la alta tasa de desempleo se traduce en menos trabajadores que hacen aportes al sistema, y los impuestos sobre la nómina destinados al sistema no aumentan desde 1990. El Seguro Social requiere ajustes periódicos para mantener su equilibrio. Es por eso que resulta necesario contar con perspectivas de sus finanzas para los próximos 75 años.

Valores del fondo del Seguro Social al final del año (en miles de millones)

Gráfico de Thomas Porostocky

Se proyecta que el fondo fiduciario del Seguro Social alcanzará su pico en el 2022 y, de no implementarse reformas, se agotará en el 2036.

…pero no todo es tan malo como parece. Si bien el déficit es intimidante, el financiamiento del Seguro Social no es imposible en el contexto de la enorme economía de Estados Unidos. De acuerdo con la Administración del Seguro Social, en la actualidad los beneficios representan el 4,84 % del PBI (producto bruto interno) y aumentarán hasta alcanzar tan solo el 6,22 % en el 2035; a continuación, comenzarán a descender y se mantendrán estables en entre un 5,9 % y un 6 % del PBI entre el 2050 y el 2085. Para cerrar la brecha en el financiamiento, será preciso aumentar los ingresos, reducir los costos o combinar ambas tácticas.

Los costos del Seguro Social y el previsto ingreso por impuestos como porcentaje del PIB (Producto Interno Bruto)

Gráfico de Thomas Porostocky

Se prevé que los beneficios del Seguro Social permanecerán estables en entre el 5,9 % y el 6 % del PIB (Producto Interno Bruto) desde el 2050 hasta el 2085.

Siguiente: ¿Cómo podemos solucionar los problemas del Seguro Social? >>

Las opciones

Deben de existir 50 maneras diferentes de solucionar el problema del Seguro Social o al menos una decena. No obstante, las soluciones con mayor potencial se encuadran dentro de dos categorías principales: recaudar más dinero o ajustar los beneficios.

Opción 1: aumentar los ingresos

Elevar el límite máximo de ingresos sujetos a los impuestos de la FICA (Ley Federal de Contribución al Seguro Social), que en la actualidad es de $106.800. De acuerdo con un análisis realizado por AARP, si este límite se elevara hasta $190.000, la brecha se reduciría en un 31 %, en tanto si se eliminara por completo, el déficit disminuiría en un 99%.

Elevar la tasa del impuesto sobre las nóminas para empleadores y empleados. Un incremento del 0,5% (un 6,7% en lugar del 6,2% actual) permitiría reducir el déficit a la mitad.

Ampliar la base de los ingresos sujetos a los impuestos de la FICA a fin de que cubran, por ejemplo, beneficios de salud exentos y cuentas de gastos flexibles. De este modo, la brecha se reduciría en un 11%.

Opción 2: ajustar los beneficios

Elevar la edad de jubilación. Un incremento gradual de la edad de jubilación desde los 67 hasta los 70 años para el 2040 permitiría cerrar la brecha en un 65%.

Definir los beneficios según la longevidad, pagando menores beneficios  anuales a medida que aumenta la expectativa de vida promedio. De este modo, la brecha se reduciría en un 21% y se mantendrían beneficios de por vida totales similares para todas las generaciones (no obstante, los estadounidenses de menores ingresos —que tienen una menor expectativa de vida— sufrirían un recorte mayor en sus beneficios).

Cambiar la fórmula para el cálculo del COLA (ajuste anual por costo de vida). La Comisión de Reducción del Déficit del presidente Obama recomendó el uso de una nueva medida para determinar la inflación, denominada índice de precios al consumidor "relacionado", que tiende a aumentar más lentamente que el índice utilizado en la actualidad para el cálculo del COLA del Seguro Social.

Opción 3: cuentas privadas

A pesar del rechazo a la propuesta realizada en el año 2005 por el entonces presidente George W. Bush de privatizar parcialmente el Seguro Social mediante la creación de cuentas de jubilación de tipo IRA, un pequeño grupo de políticos y legisladores sigue estando a favor de una privatización parcial o incluso la eliminación completa del Seguro Social.

Siguiente: El Seguro Social: distintas opiniones >>

Las opiniones

Los estadounidenses de todas las edades y afiliaciones políticas han respondido a los encuestadores de AARP que desean preservar el Seguro Social en su forma actual; asimismo, el 85% de los estadounidenses se opone a los recortes al Seguro Social con el fin de reducir el déficit. No obstante, no existe tanto consenso acerca de la forma exacta de preservar la solidez del programa.

Senator Bernie Sanders (I-VT).

Foto: Rich Pedroncelli/AP Photo

Senador Bernie Sanders (independiente por Vermont)

"Me preocupa un poco cuando escucho a algunas personas (...) decir que el Seguro Social está en quiebra: 'Tenemos que reducir los beneficios, tenemos que privatizar, tenemos que elevar la edad de jubilación'. Es un disparate total".

Representative Ron Paul (R-TX)

Foto: Laura Segall/Getty Images

Representante Ron Paul (republicano por Texas)

"Permitiría (a los jóvenes) no participar; ¡salgan del programa, no participen! Recuperen su libertad, reclamen el derecho de cuidarse a ustedes mismos. Y, cuiden a los mayores con necesidades, no los abandonen".

Former Senator Alan Simpson (R-WY).

Foto: Peter Maravovich/Getty Images

Exsenador Alan Simpson (republicano por Wyoming)

"...Hemos llegado a un punto en el que [el Seguro Social] es como una vaca lechera con 310 millones de ubres".

 

El columnista sindicado Mark Miller es autor de Hard Times Guide to Retirement Security: Practical Strategies for Money, Work, and Living (Guía para la seguridad en la jubilación en tiempos difíciles: estrategias prácticas sobre dinero, trabajo y la vida) y publica el blog RetirementRevised.com. Twitter: @RetireRevised.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO