Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Hay un crédito tributario anual para los ahorradores que casi nadie conoce

Averigua si tienes derecho a reducir tu factura de impuestos.

Mujer mira un documento mientras coloca el dedo índice en su cabeza para fijar su mirada. Al lado tiene una computadora.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | Un crédito tributario poco conocido podría ahorrar $1,000 anuales a las personas con ingresos bajos o moderados que ahorran fondos para la jubilación.

El crédito del ahorrador (Saver's Credit) se basa en las contribuciones a ciertos planes de jubilación, como una cuenta IRA tradicional o Roth, un 401(k), un 403(b), un 457(b), un plan SIMPLE, un SARSEP, un plan 501(c)(18)(D) o las contribuciones realizadas a una cuenta ABLE de la que eres el beneficiario designado. Las contribuciones transferidas de un plan existente no dan derecho al crédito.

Para tener derecho al crédito en el 2021 el ingreso bruto ajustado (AGI) no puede superar $66,000 para los cónyuges que presentan una declaración conjunta, $49,500 para quienes son jefe de familia o $33,000 para cualquier otra categoría de contribuyente. El crédito es de un máximo de $1,000 ($2,000 para cónyuges que presentan una declaración conjunta). El monto del crédito se reduce progresivamente en función del AGI y de la categoría de contribuyente.

Crédito del IRS por aportes a un plan de ahorros para la jubilación
Crédito del ahorrador 2021

Tasa de crédito

Cónyuges que presentan declaración conjunta

Jefe de familia

Todos los demás contribuyentes*

50% de tu contribución

AGI no superior a $39,500

AGI no superior a $29,625

AGI no superior a $19,750

20% de tu contribución

$39,501 - $43,000

$29,626 - $32,250

$19,751 - $21,500

10% de tu contribución

$43,001 - $66,000

$32,251 - $49,500

$21,501 - $33,000

0% de tu contribución

más de $66,000

más de $49,500

más de $33,000

*Soltero, casado que presenta una declaración por separado o persona viuda que reúne los requisitos

A diferencia de una deducción impositiva (que reduce tus ingresos gravables y, por tanto, tus impuestos), un crédito fiscal reduce tus impuestos dólar por dólar. Si debes $800 en impuestos federales sobre los ingresos y te corresponde un crédito de $700, el monto que debes pagar por los impuestos se reduce a $100. El crédito puede reducir tu factura de impuestos hasta cero pero, a diferencia de algunos créditos fiscales, no puede convertir una factura de impuestos en un reembolso. Si debieras $500 y tuvieras un crédito fiscal de $700, tu factura de impuestos sería cero.

Se pasa por alto demasiado a menudo

Si todo esto te parece confuso, los expertos están de acuerdo. Es una de las razones por las que los contribuyentes no usan mucho este crédito.

"Por eso muy pocas personas lo reclaman en este momento. Es demasiado complicado", dice Ida Rademacher, directora ejecutiva del Programa de Seguridad Financiera del Aspen Institute. "Sin embargo, todavía hay una oportunidad real para los hogares que tienen derecho a él, si lo conocieran y lo aprovecharan".

Los expertos estiman que no más del 5% de los contribuyentes que podrían recibir el crédito lo solicitan. "Se está dejando mucho dinero sobre la mesa", dice Dan Doonan, director ejecutivo del National Institute on Retirement Security.

Uno de los obstáculos es que el crédito debe solicitarse a través del formulario 1040 largo, pero es menos probable que las personas con menos ingresos contraten a un contador que les informe sobre el crédito, dice Doonan.

"Al requerir el formulario largo, se dificulta desde un punto de vista administrativo", dice Doonan. "Si no lo conocen con antelación, es probable que pierdan la oportunidad".

Rademacher está de acuerdo. "Se trata de hogares con ingresos extremadamente bajos. Cuando observas una declaración de impuestos típica, por lo general el proceso es el de la deducción estándar", dice. "Así que la capacidad de siquiera conversar sobre los créditos —los matices y la complejidad de detallar tus créditos—, es probable que solo una pequeña proporción de los hogares que están en este rango de ingresos estén realmente al tanto de estas cuestiones".

La otra razón por la que tan pocas personas utilizan el crédito es que los umbrales de ingresos son muy bajos. Una persona con $33,000 de ingresos brutos ajustados (o una pareja con $66,000) puede tener grandes dificultades para ahorrar incluso $1,000.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los planes de ahorro estatales pueden ayudar

Otro obstáculo es que los contribuyentes en las categorías de ingresos que cumplen los requisitos para recibir el crédito pueden no tener acceso a una cuenta de jubilación a través de un empleador. Un cambio que podría aumentar la utilización del crédito del ahorrador es la creación de programas de jubilación patrocinados por los estados, a veces llamados Secure Choice. Estos planes depositan automáticamente entre el 3 y el 5% del salario del trabajador en una cuenta de jubilación administrada por el estado. Los planes estatales se consideran planes de jubilación cualificados para el crédito del ahorrador, lo que hace que más contribuyentes cumplan con los requisitos para recibirlo.

"Creo que hay esperanza con los estados que están dando un paso adelante para ofrecer programas de ahorro a quienes no están cubiertos en el lugar de trabajo", afirma Doonan.

Rademacher señala que, gracias a los planes estatales, un nuevo grupo de contribuyentes puede acceder al ahorro para la jubilación.

"Podría ser un verdadero impulso para muchos más hogares ahora, debido a la forma en que los estados han ampliado sus propios programas de ahorro para la jubilación", dice. "El hecho de que ahora haya nuevos ahorradores para la jubilación, que posiblemente nunca antes hayan ahorrado para ese fin, sería una oportunidad ideal para empezar a dar a conocer y, potencialmente, aumentar el uso de este crédito entre los trabajadores de menores ingresos".

Las propuestas harían que el crédito del ahorrador fuera accesible a más contribuyentes, lo que aumentaría el importe de la compensación o elevaría el límite de ingresos para que un mayor número de personas puedan acceder a él. AARP, por ejemplo, apoya las propuestas de elevar los umbrales de ingresos para que el crédito sea más accesible a los ahorradores que perciben ingresos medios. AARP también es partidaria de simplificar los requisitos de declaración de impuestos y permitir que el crédito se reclame en todos los formularios impositivos.

Convertir el crédito del ahorrador actual en un crédito reembolsable también sería útil, ya que las personas con menores ingresos pueden no tener una obligación fiscal que puedan compensar con el crédito actual, dice Rademacher, quien también quiere que cualquier crédito reembolsable se deposite directamente en la cuenta de jubilación del contribuyente. (Los créditos reembolsables te permiten convertir una factura de impuestos en un reembolso; AARP también apoya esto —en inglés—). 

Hasta que el Congreso apruebe alguna propuesta, los defensores del crédito del ahorrador pretenden concienciar y aumentar su utilización, especialmente entre las personas de 50 años o más.

"Creo que es exactamente la edad en la que de verdad te estás preparando: ¿cómo vas a maximizar tus ahorros para la jubilación? Así que la motivación y el interés por el ahorro para la jubilación van a ser altos en ese grupo", dice Rademacher. "Gran parte de la población principal a la que se pretende ayudar con este crédito comprende a trabajadores de entre 50 y 60 años que siguen trabajando. Así que sería increíblemente importante en términos de asegurar que puedan recibirlo".

Doonan y Rademacher señalan que los incentivos para el ahorro jubilatorio están sesgados hacia las personas con mayores ingresos, que pueden obtener una mayor exención fiscal en, por ejemplo, las contribuciones al 401(k) porque se encuentran en una categoría impositiva más alta. El crédito del ahorrador ayuda a nivelar un poco el terreno de juego.

"Tenemos un conjunto muy robusto de incentivos para las personas que tienen grandes obligaciones fiscales. En este país tenemos un sistema que funciona para ayudar a las familias a crear ahorros para la jubilación, pero no funciona para todos", dice Rademacher. "Así pues, el crédito del ahorrador es la única herramienta, pequeña y actualmente menos eficaz de lo necesario, que aborda específicamente las necesidades de ahorro de los hogares con ingresos bajos y moderados. Y tenemos que hacer más para asegurarnos de que el crédito existente realmente ofrezca algún tipo de ayuda a los hogares, y que arreglarlo se convierta en una prioridad de manera que pueda ser de más ayuda aún".

Sharon Waters, quien se desempeñó como contadora pública certificada (CPA), ha escrito para Wired.com y otras publicaciones.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.