Skip to content
 

Cómo pasarlo bien con un ingreso fijo

Actividades gratuitas o de bajo costo que lo inspirarán a elegir alternativas más económicas.

In English | Pocos son los hogares que no han sufrido los efectos de la recesión y la inestabilidad de la recuperación económica, pero los estadounidenses de mayor edad que viven con un ingreso fijo o moderado se han visto particularmente afectados.

Su seguridad económica se ha visto afectada por la depreciación de las propiedades, el aumento del costo de la atención médica, empleos perdidos, pocas oportunidades nuevas y un mercado de valores volátil. Es más, las cuentas de ahorro, con tasas de interés casi nulas, han dejado de generar el ingreso con que muchos contaban.

Vea también: Cómo solicitar beneficios por discapacidad

Sin embargo, a pesar del difícil clima económico y de tener menos dinero para gastos extraordinarios, los adultos mayores no han abandonado la diversión. Es solo que le están dando un enfoque más creativo y ahorrativo,  y están cosechando buenas recompensas.

Disfrutar con actividades económicas - Mujer mayor sonríe mientras está de pie en la mesa cubierta con facturas y calculadoras.

Foto de Corbis

Encuentre maneras de mantenerse ocupado mientras ahorra dinero.

'Todo lo que hago es gratis'  

Betty Gerstein tiene una vida social activa, pero su escaso presupuesto para el entretenimiento sigue intacto. A los 80 años de edad, Gerstein ha descubierto cómo ver espectáculos, conciertos, eventos deportivos, ballet y hasta comer sin pagar ni un centavo.

¿Cuál es su secreto? Se ofrece como voluntaria para prácticamente todo.  

"Una persona corriente no podría vivir con mis ingresos. Yo sí puedo porque soy ahorrativa", dice Gerstein, jubilada que vive en Delray Beach, Florida, con su perro, Bogart. "Todo lo que hago es gratis".

En febrero o mayo, Gerstein trabaja como voluntaria en el torneo de tenis Delray Beach International Tennis Championships, en el que compiten algunas de las más grandes estrellas del tenis profesional. "Puedo ver partidos sensacionales de tenis, y me dan desayuno y almuerzo todos los días", dice Gerstein.

También ayuda en el festival de cine Downtown Boca Film Festival, normalmente en abril y, asimismo, se mantiene ocupada en otro festival de cine, el Palm Beach International Film Festival. "Puedo ver todas las películas", dice ella.

Si es octubre, está trabajando como acomodadora en el torneo de tenis Chris Evert/Raymond James Pro-Celebrity Tennis Classic. En diciembre, divide su tiempo trabajando como acomodadora en el ballet El cascanueces, en el festival de cine Jewish Film Festival del condado de Palm Beach y en la Cámara de Comercio, que sirve de sede para eventos durante la temporada de fiestas y le brinda almuerzo todos los días por cerca de tres semanas, además de descuentos en lugares del área.

Entre tanto, trabaja como voluntaria en un centro comunitario que exhibe películas los domingos por la mañana y luego sirve de sede para una sesión de crítica. También trabaja como voluntaria en muchos eventos en la cercana Lynn University de Boca Ratón, incluyendo espectáculos, conciertos y conferencias. Cuando la mayoría de los teatros cierra durante el verano, participa en los conciertos en los parques. Cuando tiene un respiro, busca en los periódicos locales inauguraciones de galerías de arte o recepciones en los que sirven queso y vino.

"Esta es mi vida social", dice Gerstein, que calcula se pasa hasta un 70 % de su tiempo trabajando como voluntaria.

Gerstein se encuentra en buena compañía. Según la Bureau of Labor Statistics (Oficina de Estadísticas Laborales), cerca de uno de cada cuatro adultos mayores de 55 años fue voluntario durante el año que terminó en septiembre del 2011. Investigadores afirman desde hace mucho tiempo que los voluntarios que participan en actividades sociales y en la comunidad disfrutan de mejor salud mental y física por más tiempo que otras personas mayores.

Según opina Gerstein, los voluntarios se divierten más. Sin esa oportunidad, dice ella, "definitivamente no podría tener este estilo de vida".

'Es estimulante vivir cerca de las universidades'  

Margy y Richard Werling sabían lo que querían para su jubilación: tener acceso a una gran variedad de eventos culturales, clases universitarias gratuitas o de bajo costo y un estilo de vida activo.

La pareja lo logró el año pasado al mudarse desde las afueras de Washington, D. C. al pueblo universitario de Lexington, Virginia, hogar de Washington and Lee University y el Virginia Military Institute. "Gracias a estas dos universidades, es estimulante vivir en la comunidad", dice Margy Werling, de 73 años de edad, que está tomando una clase sobre las artes de la India. "Se puede asistir como oyente a las clases, usar la biblioteca y asistir a los espectáculos de los estudiantes".

Su agenda incluye las interpretaciones de un grupo venezolano de cantantes a capela, una orquesta alemana y un coro y compañía de baile de Chicago.

Werling afirma que ella y su esposo, de 82 años, se han vuelto más conscientes de su presupuesto desde que se jubilaron. Viajan, pero también disfrutan visitar lugares históricos que les quedan a poca distancia en automóvil, tales como Monticello, la casa de Thomas Jefferson, y varios sitios de la Guerra Civil en Charlottesville, Waynesboro y Roanoke.

"Nos controlamos para poder prolongar lo que tenemos", dice ella. "Si no lo gastamos este año, lo guardamos para el año siguiente".

'Nos encantan los ensayos generales'  

La caída de Wall Street se robó parte de los ahorros de Steve McLaughlin justo cuando se preparba para jubilar. Cansado del volátil mercado de valores, McLaughlin, de 61 años de edad, decidió invertir con un corredor de bolsa que le recomendaron sus amigos. Esa decisión le costaría carísima y cambiaría el curso de su futuro económico.

"Todo el dinero que le entregué lo perdí", dice McLaughlin, un abogado que vive con su esposa, DJ, de 62 años, en San Diego. "Ahora no nos queda mucho para la jubilación".

McLaughlin dice que ambos piensan jubilarse y empezar a cobrar los beneficios del Seguro Social tempranamente dentro de un año, lo que reemplazaría sus ingresos anuales actuales de aproximadamente $33.000. Después de pagar las cuentas, no sobra mucho para la diversión, dice él. Dejaron de comer afuera y de ir al cine; en su lugar, alquilan películas de Netflix por $8 mensuales. También busca exposiciones gratuitas por internet. "Tratamos de mantenernos ocupados", dice él.

Pero la pareja no ha dejado su actividad favorita: el teatro. Forman parte de la Shakespeare Society (Sociedad de Shakespeare), que presenta interpretaciones gratuitas de obras. Y con más de una docena de teatros comunitarios cercanos, asisten a espectáculos y a invitaciones de ensayos generales gratuitos.

"Nos encanta ir a los ensayos generales por invitación", dice McLaughlin, tesorero voluntario para la San Diego Association of Community Theatres (Asociación de Teatros Comunitarios de San Diego).

'Lea el periódico local' 

Christina Gutt tenía esperanzas de trabajar unos cuantos años más. Pero hace dos años, a los 64, perdió su empleo como asistente en una empresa de investigación de fondos de inversión en la Ciudad de Nueva York.

"Fue entonces cuando aprendí a ser austera", dice ella. "Dejé de ir al Lincoln Center y a espectáculos de Broadway. En su lugar, opté por asistir a los conciertos del vecindario y a las obras en las universidades e iglesias. Existen muchas personas talentosas en este país, a quienes no les ha llegado su gran oportunidad,  pero que son excepcionales de todos modos".

En noviembre, Gutt se mudó y se acomodó en un apartamento a 300 millas de la ciudad en Rochester, Nueva York. Cuando cumplió 66 años de edad, comenzó a cobrar los beneficios del Seguro Social y vive con un ingreso mensual de $1709.

"Rochester tiene una vida cultural extremadamente rica", dice Gutt, que frecuenta tanto los teatros grandes como presentaciones comunitarias cercanas por una pequeña fracción del costo de los espectáculos de Broadway.

De igual forma, no hay escasez de eventos patrocinados por la ciudad, y especialmente una variedad de festivales gratuitos. Desde la primavera hasta el otoño, la ciudad sirve de sede para los siguientes festivales: el Rochester International Jazz Festival (Festival Internacional de Jazz de Rochester), el Rochester International Film Festival (Festival Internacional de Cine de Rochester), el Lilac Festival (Festival de las Lilas), un festival irlandés, dos festivales griegos y varios más.

Gutt afirma que también aprovecha las muchas actividades que se ofrecen en el centro comunitario cercano, tales como las clases semanales de pintura, a precios muy razonables, conferencias gratuitas que dan antiguos o actuales profesores de la University of Rochester, y excursiones de un día, incluso visitas a museos y viñas locales.

"Lo mejor que se puede hacer es leer el periódico local para ver la lista de actividades comunitarias", dice ella. "Hay muchas más cosas sucediendo de lo que uno se imagina".

'Puedo estar al aire libre'  

Para Rick Schrader, la vegetación de Asheville, Carolina del Norte, ofrece toda la actividad social que desea, desde el ciclismo hasta el excursionismo, acampar y andar en kayak.

Este entusiasta de la bicicleta de montaña de 55 años de edad ha hecho buenas amistades al unirse a un grupo en el cual se reúnen personas de todas las edades que disfrutan de andar en bicicleta. "El ciclismo es una manera económica de conocer a otras personas y divertirse", dice.

Schrader, que repara equipos dentales y artículos electrónicos desde su casa, dice que se ha vuelto más ahorrativo a medida que se aproxima el momento de jubilarse. "Uno piensa que está listo, y de repente recibe una señal de alarma y el valor de su cartera de acciones ha caído un 50 %".

Para Schrader, estar al aire libre es económico y tiene otros beneficios. Ha perdido 50 libras en el último año y ya no necesita medicamentos para controlar el colesterol. Cuando no está andando en bicicleta por el campo con sus amigos, Schrader trabaja como voluntario en festivales locales, cocinando perros calientes y haciendo cualquier otra cosa que sea necesaria. "Me dan comida y cerveza gratis", dice él, "y estoy al aire libre".

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto