Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Tablero de información sobre COVID-19 de AARP para hogares de ancianos

Hallazgos clave por estado.

Personal médico traslada una camilla

JASON REDMOND

In English | Más de 91,000 residentes y empleados de hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo han muerto de COVID-19, lo cual representa el 40% de todas las muertes por coronavirus del país, según el análisis más reciente de Kaiser Family Foundation (en inglés) publicado el 9 de noviembre. Sin embargo, los legisladores federales han tardado en responder a esta crisis y ningún estado ha realizado una buena labor en contener la pérdida de vida. AARP ha hecho un llamado para que se promulgue un plan de cinco puntos con el fin de proteger a los residentes de hogares de ancianos y centros de cuidados a largo plazo —y salvar vidas— a nivel federal y estatal:

  • Priorizar la frecuencia y regularidad de las pruebas y el suministro de equipo de protección personal adecuado para los residentes y el personal, así como para inspectores y visitantes.
  • Mejorar la transparencia en lo que respecta a la información diaria y pública de los casos y muertes en los centros; la comunicación con las familias sobre el alta y la transferencia; y dar cuenta de los fondos estatales y federales destinados a los centros.
  • Requerir el acceso a las visitas virtuales facilitadas; y, para que los centros ofrezcan visitas en persona, establecer plazos, etapas y responsabilizarlos del proceso.
  • Garantizar el cuidado de calidad de los residentes mediante la dotación de personal suficiente, la supervisión y el acceso en persona a defensores formales de los centros de cuidados a largo plazo.
  • Rechazar las propuestas de inmunidad legal relacionadas con la COVID-19 para los centros de cuidados a largo plazo.

Los legisladores han adoptado algunas medidas, tal como exigir a los hogares de ancianos que reporten ellos mismos los casos y muertes de COVID-19 a nivel federal, y han encargado pruebas y suministrado cantidades limitadas de equipo de protección personal, y otros recursos a los hogares de ancianos. Pero hay más por hacer. AARP sigue instando a los funcionarios electos a reconocer y adoptar medidas para resolver esta tragedia nacional, y para garantizar que los fondos públicos destinados a los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo se utilicen para las pruebas, el equipo de protección personal, la dotación de personal, las visitas virtuales y para velar por la salud y seguridad de los residentes.

Los casos de COVID-19 han empezado a aumentar otra vez en el país y los hogares de ancianos siguen siendo un foco de infección del virus. AARP seguirá alertando sobre lo que está sucediendo en los hogares de ancianos para que las familias cuenten con la información necesaria para tomar decisiones y para responsabilizar a los legisladores. Para más información, visita aarp.org/hogaresdeancianos.

Tablero de información

AARP luchó por la divulgación pública de la cantidad de casos y muertes por COVID-19 en los hogares de ancianos. Con esos datos, el Instituto de Política Pública de AARP, en colaboración con el Scripps Gerontology Center de Miami University en Ohio, creó el Tablero de información de AARP sobre COVID-19 en hogares de ancianos, con el fin de brindar un panorama de cuatro semanas sobre la infiltración del virus en los hogares de ancianos y la forma en que afectó a los residentes y al personal. El objetivo es identificar de manera oportuna las áreas específicas que despiertan inquietud a nivel nacional y estatal.

Este segundo tablero de información agrupa y analiza los datos reportados por los mismos hogares de ancianos, tal como están disponibles en los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS); cubre tres periodos de 4 semanas, desde mediados del verano hasta el otoño:

  • 23 de julio al 23 de agosto
  • 24 de agosto al 20 de septiembre
  • 21 de septiembre al 18 de octubre

El tablero es específico para los hogares de ancianos y contiene 5 medidas clave:

  • Muertes de residentes por cada 100 residentes
  • Casos de residentes por cada 100 residentes
  • Casos de personal por cada 100 residentes
  • Porcentaje de hogares de ancianos sin suministro de equipo de protección personal suficiente para una semana
  • Porcentaje de hogares de ancianos con escasez de personal

Los datos de este tablero, al igual que 33 puntos adicionales de datos que proveen más información sobre cada categoría, seguirán actualizándose cada mes. El tablero continuará siguiendo las tendencias en el tiempo y evolucionará con el agregado de nuevas categorías para vigilar otras medidas de interés. 

Resultados clave

El Instituto de Política Pública de AARP está analizando los datos y reportando los hallazgos principales a medida que se completan los análisis. Para el segundo tablero, estos incluyen:

  • A nivel nacional, las muertes por COVID-19 y la cantidad de casos entre los residentes de hogares de ancianos, al igual que los casos entre el personal, habían disminuido durante el verano. En las últimas cuatro semanas, este ya no es el caso. La tasa de muertes en hogares de ancianos ya no está disminuyendo, y los casos entre los residentes y el personal han empezado a aumentar. La propagación comunitaria del virus continúa creciendo rápidamente en la mayor parte del país; estas tasas crecientes de infección presentan un riesgo considerable para los hogares de ancianos, sus residentes y su personal.
  • Las tendencias estatales varían drásticamente; muchos estados que tuvieron tasas elevadas de muertes e infecciones en el verano han mejorado en las cuatro semanas más recientes, que terminaron el 18 de octubre. Sin embargo, en muchos otros estados —en particular en el Medio Oeste— las tasas de muerte y de casos están aumentando rápidamente en los hogares de ancianos.
  • Existe una variación considerable entre los estados. El promedio de muertes por COVID-19 durante el período del 21 de septiembre al 18 de octubre fue de 0.47 por cada 100 residentes en todo el país (alrededor de 1 de cada 215 residentes). A nivel estatal, la tasa de mortalidad alcanzó el 1.92 por cada 100 residentes (alrededor de 1 de cada 52) y varios estados informaron no haber tenido muertes entre los residentes el mes anterior.
  • El personal de atención directa continúa siendo infectado a una tasa muy alta. En las cuatro semanas que terminaron el 18 de octubre, más de un cuarto (26%) de los hogares de ancianos tuvieron al menos un caso confirmado de COVID-19 entre los residentes, y el doble de los hogares de ancianos (53%) tuvieron al menos un caso confirmado entre el personal; en el estado más afectado, más del 90% de los hogares de ancianos tuvieron miembros del personal que arrojaron resultado positivo a la prueba de detección del virus. Por cada 100 residentes de hogares de ancianos, hubo 2.8 casos de COVID-19 entre los residentes y 2.7 casos entre el personal, lo que equivale a un total de más de 60,000 casos en todo el país, un aumento en comparación con los 55,000 de las cuatro semanas anteriores.
  • En todos los estados, los hogares de ancianos indicaron una escasez de equipo de protección personal (que se define como carecer del suministro suficiente para una semana de máscaras N95, mascarillas quirúrgicas, batas, guantes y gafas de protección en las últimas cuatro semanas). En todo el país, alrededor de 1 de cada 5 hogares de ancianos (20%) tuvieron escasez de equipo de protección personal durante las cuatro semanas que terminaron el 18 de octubre, una leve mejora en comparación con 1 de cada 4 hogares de ancianos el mes anterior. En el estado de mejor desempeño, el 5% de los hogares de ancianos tuvieron escasez de equipo de protección personal; en el estado de peor desempeño, el 53% carecía del suministro suficiente para una semana.

Datos sobre la COVID-19

Desde el comienzo de la pandemia, son limitados los datos disponibles de manera constante que permiten adquirir un mejor entendimiento de la crisis en los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo. El país dependió principalmente de los informes periodísticos de los medios de comunicación para entrever la devastación causada por la COVID-19. Organizaciones como Kaiser Family Foundation y COVID Tracking Project también comenzaron a reunir y publicar información importante de los estados. Cabe destacar que cada fuente recaba datos de manera diferente, por lo que datos similares pueden parecer contradictorios debido a la forma en que se captan los criterios. Los datos específicos de los hogares de ancianos son los siguientes:

  • En mayo, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) exigieron que los hogares de ancianos informaran directamente los casos y muertes de COVID-19 con una frecuencia mínima semanal; sin embargo, esta obligación no fue retroactiva. Como resultado, esta fuente de datos no incluye muchos casos y muertes que ocurrieron antes de junio y no se contaron.
  • Muchos estados también han exigido que los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo compartan directamente esta información, pero los requisitos varían ampliamente. Algunos estados combinan los datos de los hogares de ancianos y otros centros de cuidados a largo plazo, tales como los centros de vivienda asistida; otros combinan los casos y las muertes de residentes y personal, mientras que otros proporcionan pocos datos o no reportan ninguno.
  • Desde el mes de junio, los datos reportados por los CMS y los estados individuales parecen ser comparables a grandes rasgos, aunque las comparaciones exactas son difíciles debido a la falta de uniformidad en la rendición de informes de los estados.

*Kaiser Family Foundation: Datos estatales y medidas de políticas para abordar el coronavirus

Hojas informativas por estado

(Enlaces en inglés)