Skip to content
 

Las claves para iluminar su cocina

Escoja el color de la luz y la posición de los focos.

En el hogar, cada habitación necesita diferentes tipos de luces que dependerán de las actividades que se realicen en su interior. La cocina es el ambiente más utilizado de la casa y, por lo tanto, debe estar bien iluminado. No basta con colocar una lámpara central para que alumbre de modo general. Hay que saber cómo aprovechar la luz natural, la artificial y dónde ubicar acertadamente apliques y focos complementarios. Conozca las recomendaciones de los expertos para tener una cocina resplandeciente.

Entre gustos y colores

Luis Betancourt, gerente de ventas de Dada Cucine en Venezuela, explica que uno de los primeros aspectos que hay que determinar es el estilo de la cocina. Esto permitirá elegir correctamente el color de la luz, de acuerdo con la tendencia seleccionada. Si se trata de un mobiliario conservador, aconseja utilizar la tradicional luz amarilla, que se caracteriza por darle un toque acogedor y cálido a las estancias. Pero si la decoración es moderna, recomienda la instalación de luminarias blancas LED —diodos emisores de luces—, para dar una apariencia más vanguardista y ahorrar energía.

La diferencia de precios entre ambas opciones varía de 25 a 30%. Betancourt admite que se puede hacer una combinación de luces blancas y amarillas. “Si se logra un equilibrio entre ambos colores, se obtiene el mejor resultado. La proporción ideal sería mitad y mitad”, expresa. Para distribuir las tonalidades de la mejor manera, puede colocar luz amarilla en la lámpara central de la cocina y utilizar blanca sobre mesones de trabajo y áreas puntuales, con la instalación de apliques y focos cada 50 centímetros aproximadamente, para evitar exceso o falta de iluminación.

Oscuridad engavetada

La ardua tarea de encontrar algún artefacto o artículo en los profundos anaqueles de la cocina, puede ser más fácil si están alumbrados. El portal web www.decorailumina.com recomienda instalar tiras con pequeños focos LED en la parte superior de las paredes laterales del gabinete, para obtener un efecto de luz difuminada, que será suficiente para dar claridad estos reducidos espacios.

Para el mismo fin, Dada Cucine ofrece un conjunto de luces de neón —mide 60 centímetros— con un sensor que se activa automáticamente al abrir la puerta de la alacena. Este accesorio tiene la capacidad de iluminar un módulo de la cocina y su precio varía entre $ 651 y $ 815.

Claridad solar y distribución

Daniel Rodríguez, gerente de comercialización de Berloni Cucine, afirma que las ventanas son indispensables en la cocina: permiten dispersar los olores y dejan que penetre la luz natural. Evitar obstruirlas con muebles que entorpezcan el paso de luz natural y que proyecten sombras innecesarias es un consejo de este experto. Para cocinas que no cuenten con suficiente acceso de luz solar, se recomienda prestar atención al color de los muebles.

En cuartos oscuros sugieren la elección de tonos claros como el blanco. También ofrecen la alternativa de una ambientación de luz artificial sobre todo el lugar. Consiste en dividir el espacio según su largo y ancho, y centralizar una luminaria en el techo de cada cuadrante, que logre uniformidad en el alumbrado. Hay que tomar en cuenta el diseño y la funcionalidad del sector para garantizar que la cocina esté completamente iluminada. Dada Cucine y Berloni Cucine, empresas especializadas en el diseño y la instalación de estos espacios, proponen hacer uso de luces focalizadas o direccionales, además de la general. Las áreas sobre las que normalmente se disponen focos o apliques son la mesa y el tope de cocción y preparación de alimentos.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto