Skip to content
 

Modificaciones del hogar

Preguntas y respuestas que le ayudarán a decidir si su casa necesita cambios.

Según una encuesta que realizó AARP sobre las viviendas, el 83% de los estadounidenses mayores desearía permanecer en sus hogares por el resto de su vida. Piensan que sus viviendas son cómodas y convenientes, y es donde se sienten seguros e independientes. Sin embargo, a medida que las personas envejecen, pierden sus capacidades físicas y resulta más difícil —o imposible— que permanezcan en sus viviendas sin antes hacerle cambios. Incluso es necesario hacer modificaciones si se quedara discapacitado.

A continuación respuestas a posibles preguntas sobre cómo hacer modificaciones necesarias en el hogar, contratar a las mejores empresas para que hagan el trabajo y la posibilidad de obtener ayuda económica para pagar por los cambios.

¿Qué son las modificaciones del hogar?

Son cambios a su casa o apartamento o condominio, etc. para hacerlo más ‘habitable’. Las modificaciones del hogar pueden ser relativamente pequeñas y económicas, como instalar barras de agarre, pasamanos y manijas de palanca. También pueden ser cambios grandes y costosos, como instalar ascensores o sillas para subir las escaleras, ensanchar las puertas para que pase una silla de ruedas, modificar la cocina para que resulte más fácil cocinar o, incluso, instalar sistemas de comunicación en caso de urgencia. Existen distintos programas de financiamiento que podrían estar disponibles según el tipo de modificación que necesite.

¿Qué debo hacer si necesito modificar mi hogar debido a una discapacidad?

Si se trata de una discapacidad o afección de salud y las modificaciones lo ayudarían a mantenerse en su vivienda, debería hacer lo siguiente:

Obtener una prescripción médica o una recomendación de su médico o fisioterapeuta que describa qué modificación le hacen falta.

Póngase en contacto con el Center for Independent Living (Centro de asistencia para la vida independiente) de su localidad (disponible en casi todos los estados) o una organización similar de servicios para discapacitados a fin de obtener asesoramiento o referencias para evaluar el alcance de la modificación (por ejemplo, barras de agarre en la bañera o ensanchamiento de las puertas para que pase una silla de ruedas). El Centro de asistencia para la vida independiente también puede darle asesoramiento en diseño o cómo encontrar y emplear a un contratista. Si no puede encontrar el centro de su localidad, comuníquese con la AAA (Agencia de Área para el Envejecimiento).   

Póngase en contacto con las fuentes de financiamiento que se mencionan más adelante para recibir sugerencias sobre quién puede ayudarlo con su trabajo.

Pregunte a personas con discapacidades o a familias de personas con discapacidades quién los ayudó a hacer las modificaciones en sus hogares.

Comuníquese con asociaciones de constructores o asociaciones de dueños y administradores de edificios para encontrar contratistas o subcontratistas calificados y que conozcan los estándares de las ADAAG (Directrices de Accesibilidad de la Ley sobre Asuntos de los Estadounidenses con Discapacidad) o los códigos de construcción para llevar a cabo esas modificaciones.

Contacte directamente a los contratistas.

Por lo menos obtenga tres cotizaciones de lo costaría el trabajo.

¿Qué debería tener en cuenta antes de contratar a alguien?

Tiene que ser cauteloso y tomar las medidas necesarias antes de contratar a alguien. Es importante cerciorarse de contratar a alguien que le cobre un precio justo y que complete el trabajo a tiempo y con calidad. Existen muchas medidas que se puede tomar para asegurar la satisfacción. Las cotizaciones deben incluir una lista detallada de lo que obtendrá al precio acordado. Asegúrese de que el precio incluya todo el trabajo y los materiales. Compruebe que el contratista cuenta con seguro de responsabilidad primaria. Además, pídale que le muestre una copia de la póliza de accidentes por riesgos de trabajo, ya que si un trabajador se lesiona en su propiedad, podrían responsabilizarlo.

Verifique con la oficina local de protección al consumidor si hay alguna queja contra el contratista. Pídale referencias a cada contratista (es decir, información de contacto de personas que hayan usado sus servicios en el pasado) y contacte a esas referencias. Una vez que se decida por un contratista, insista en que se firme un contrato por escrito. El contrato debería incluir una descripción detallada del trabajo a realizar, los materiales que se usarán, las fechas de inicio y finalización y el calendario de pagos. También debería contener el nombre completo, dirección y teléfono tanto del contratista como del propietario. Recuerde que todo debe estar por escrito.

AARP también insta a los consumidores a usar los servicios de contratistas conocidos como CAPS (especialistas en “cómo envejecer en su casa” aprobados), es decir, que tienen una certificación de la NAHB (Asociación Nacional de Constructores de Viviendas), capacitados específicamente en:   

las necesidades únicas de los adultos mayores;

las modificaciones del hogar que ayudan a las personas a continuar viviendo de manera independiente en sus viviendas por más tiempo;

los proyectos de remodelación habituales;

soluciones a obstáculos comunes.

Por supuesto que la certificación de CAPS no garantiza que un consumidor no tenga problemas con un contratista, pero el hecho de que el trabajador haya obtenido la certificación demuestra sus ganas de querer brindarles un servicio personalizado a los clientes.

En el sitio Web de la NAHB hay un enlace a información sobre los CAPS.

¿Existe financiamiento disponible para ayudar a cubrir el costo de las modificaciones?

Muchos estados y comunidades ofrecen programas de modificaciones del hogar para ayudar a algunos propietarios a pagar por las reformas  necesarias. En general, las agencias de servicios sociales o de desarrollo comunitario locales administran estos programas usando financiamiento estatal o federal. Los distintos programas de financiamiento pueden estar disponibles según el tipo de modificación del hogar que necesite.

Algunos programas cuentan con carpinteros, plomeros, electricistas y pintores que podrían hacer el trabajo en su casa. Ciertos programas proporcionan mano de obra gratuita y los propietarios compran el material necesario. Otros programas ofrecen préstamos a bajo interés o sin intereses que por lo general no hay que devolver hasta que el propietario venda su casa. Algunos programas sólo ofrecen una lista de contratistas de confianza y asisten en el proceso: desde recibir las ofertas, seleccionar a los contratistas, elaborar el contrato y asegurar que el trabajo se haga de acuerdo a los términos del contrato.

Los Programas de Climatización  (acondicionamiento de viviendas para el ahorro de energía) normalmente proporcionan el material necesario para aislar las viviendas. En ocasiones, también ofrecen mano de obra para las personas que califican al programa. En algunas áreas, las compañías de servicios públicos ofrecen una revisión energética gratuita y asesoramiento en climatización de las viviendas para reducir los costos de la energía.
Algunos de los lugares donde buscar ayuda para pagar por los gastos de las modificaciones en el hogar son:

Financiamiento privado       

Ahorre dinero para las refacciones que quiera hacer.

Si es el médico quien le sugirió hacer las modificaciones, es posible que pueda solicitar una deducción médica en el formulario 1040 de su declaración individual de impuesto sobre el ingreso.

Si su discapacidad está relacionada con el empleo, es posible que pueda solicitar los IRWE (gastos de trabajo relacionados con la incapacidad) en el formulario 1040 de su declaración individual de impuesto sobre el ingreso. Además, averigüe si la compensación para trabajadores pagará esos gastos.

Consiga contribuciones, donaciones o intercambio por trabajo (de parientes, Kiwanis Club, Rotary Club, fundaciones privadas o grupos de servicio comunitario, iglesias, organizaciones de servicio, fraternidades u otros grupos estudiantiles o de sindicatos de los gremios apropiados). 

Consulte su póliza de seguro médico privado y llame a su aseguradora para averiguar si pagarían por la modificación en su hogar. Muéstreles la receta o carta de su médico o fisioterapeuta. Si dicen que no, solicite una ‘carta de negación’ (por escrito) y llévela a otras fuentes de financiamiento.

Financiamiento público   

Los Programas de Rehabilitación Vocacional cuentan con proyectos de vida independiente para hacer las modificaciones necesarias.

Bajo la Tech Act (Ley de Asistencia en Material de Tecnología para Personas con Discapacidades) de 1988, muchos estados cuentan con programas que ofrecen asistencia para evaluar equipos y encontrar financiamiento. Póngase en contacto con el Center for Independent Living (Centro de asistencia para la vida independiente) de su localidad para obtener información sobre financiamiento y recursos de apoyo a la vida independiente en la comunidad.

Puede haber financiamiento disponible para realizar modificaciones hogareñas bajo una exención de HCBS (servicios basados en el hogar y la comunidad) de Medicaid. Contacte a la oficina de bienestar del condado para consultar sobre la solicitud de Medicaid.

Llame a la oficina del Seguro Social de su localidad para averiguar si los suministros que necesita están cubiertos por Medicare.

Si usted o su cónyuge es veterano, comuníquese con el VA (Departamento de Asuntos de los Veteranos) para averiguar si hay financiamiento disponible.

Comuníquese con la autoridad de la vivienda pública de su localidad (Oficina de Servicios Comunitarios, Servicios de Apoyo, Sección 8, etc.). Pregunte si dan asistencia a las personas de bajos ingresos y con discapacidades que desean hacer refacciones en el hogar.

Si su vivienda es alquilada, hable con el propietario o la compañía administradora. Obtenga un permiso escrito antes de hacer el trabajo. Si el propietario o compañía de administración se niega a hacer el trabajo o no le da permiso para hacerlo, obtenga la negación por escrito. De ser necesario, comuníquese con la agencia de la FHA (Ley de Vivienda Justa). Tenga en cuenta de que es legal hacer modificaciones en función de una discapacidad incluso en viviendas alquiladas, pero los propietarios pueden solicitar la restauración del apartamento a su estado original cuando se vaya el inquilino con discapacidades. Si está por alquilar o comprar una vivienda, negocie con el constructor o vendedor para que se incluyan las modificaciones especificadas en el contrato de alquiler o de compra.

¿Existen otras maneras de financiar las modificaciones y reparaciones hogareñas?

Si no califica para alguno de los programas en su área que ayudan con el costo de las refacciones en el hogar, existen otras formas, como la hipoteca revertida,  de obtener efectivo para pagar por el trabajo necesario.  Para mayor información, llame al 1-800-209-8085 y solicite una guía para el consumidor de AARP Foundation, "Reverse Mortgage Loans: Borrowing Against Your Home" (Préstamos de hipoteca revertida: un préstamo hipotecario sobre su casa) o la puede leer en Internet o descargar en www.aarp.org/revmort.

Nota: Aunque nos esforzamos por mantener actualizada la información legal, las leyes cambian constantemente y no podemos garantizar la exactitud de la información expresada en este documento.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto