Skip to content
 

Jardines interiores

Un poco de verde en su hogar puede ser la mejor forma de darle vida en el invierno.

In English | Cuando los días más cortos del invierno amenazan con deprimirme, siempre recurro a mis jardines interiores para elevar los ánimos. El soleado porche de mi casa de Nueva Jersey se transforma en un refugio tropical en enero; las bromelias, los florecientes arces, las aves del paraíso, las camelias y los helechos de Boston son un recordatorio de que pronto regresará la primavera. Plantas pequeñas como hoyas, marantas y muérdagos proliferan en la ventana de la cocina gracias a la humedad que viene del lavaplatos. Una amplia variedad de helechos, plantas que aman la humedad, han hallado el hogar ideal en el baño.

Vea también: Jardín zen en casa.

Últimamente parece que todas las personas, en la medida en que pueden hacerlo, están cultivando verduras en sus jardines. Pero, ¿qué puede hacer cuando se termina la temporada de siembra y ya ha cosechado la última papa de su jardín o huerta comunitaria? ¡Traslade su entusiasmo puertas adentro! Asimismo, quienes viven en departamentos y condominios pueden idear una estrategia para combatir los días grises que vienen y crear un espacio verde para disfrutar todo el año. Aunque probablemente no realice el mismo trabajo cardiovascular que requiere el cavar, plantar y extraer malezas al aire libre, todos los aspectos de la jardinería son beneficiosos. Cuidar a las plantas aquieta el alma, desciende la presión arterial, e incluso puede prolongar su vida.

Los jardines interiores, maravillosamente prácticos, pueden ser tan simples o complejos como usted desee, o su hogar lo permita. Los fanáticos de lo que llamo el “estilo selvático” tienen habitaciones llenas de filodendros, araucarias, amoenas y dracaenas de hojas grandes. En un espacio más reducido, con una ventana soleada, un minijardín de begonias miniatura y violetas africanas en una caja de vidrio sobre una pieza de cerámica puede dar una nota de color al ambiente. También puede dar energía a su hogar con una planta ornamental como una palmera Kentia, una aglanoema o un espatifilo.

Es seguro que algunos dirán que no tienen “manos de jardineros” para cultivar plantas dentro de casa. Lo he escuchado incluso de jardineros con experiencia en exteriores. Busque la planta adecuada para cada lugar y dele cariño y amor, y se asombrará de su habilidad como jardinero. A continuación encontrará algunas tácticas (que fueron probadas) para lograr un buen jardín interior.

Siguiente: Consejos para manejar mejor la luz. >>

1. La luz

Las ventanas con orientación hacia el Este y el Oeste (el Oeste es un poco más cálido) son ideales para cultivar plantas como las violetas africanas, que no se desarrollan bien en temperaturas superiores a los 65 °F (18 °C). La hiedra y la esparraguera también prefieren las ventanas más frescas orientadas hacia el Este. Las plantas que tienen hojas grandes para poder absorber mayor cantidad de luz (schefflera, aspidistra, aglanoema, amoena) crecerán mejor cerca de una ventana con mucha luz y sin obstrucciones, con orientación hacia el Norte. Si el lugar elegido es un poco oscuro, puede aumentar la luz de forma artificial. Por ejemplo, puse un sillón y una lámpara de pie cerca de una palmera que está ubicada junto una ventana orientada hacia el Norte. De este modo, cuando me siento a leer una revista, la planta también disfruta de la luz adicional. Otro consejo: gire la planta 90º de forma regular para que pueda crecer de forma simétrica.

Las plantas que tienen hojas grandes para poder absorber mayor cantidad de luz crecen mejor cerca de ventanas con mucha luz, sin obstrucciones y con orientación hacia el Norte.

2. Preparación de la tierra

Nunca uso tierra del jardín para las plantas en maceta, pues es demasiado densa y pesada, y no tiene la porosidad necesaria para el ingreso del oxígeno. Las plantas en macetas necesitan un buen drenaje y aire para sus raíces. Tampoco uso mezclas preparadas, pues tienden a descomponer y eliminar el oxígeno. En lugar de eso, me gusta hacer mi propio preparado “sin tierra” compuesto por humus (mi preferido es el de la cáscara de coco reciclada y desmenuzada) y perlita (pequeños trozos blancos de vidrio volcánico explotado).

Para la mayor parte de las plantas, use cuatro partes de humus por cada parte de perlita; aumente la proporción de perlita para los cactus, y redúzcala para las plantas tropicales. Si tiene que comprar un preparado (tierra orgánica) en bolsas, busque una mezcla para violetas africanas, que suele tener mejor drenaje. (Nota: los términos tierra orgánica y medio de cultivo se utilizan de forma indistinta).

No se puede pasar por alto la importancia de un drenaje bien hecho. Una concepción antigua consistía en llenar la parte inferior de la maceta con pequeños trozos de una vasija rota. Sin embargo, si ya cuenta con un drenaje adecuado, el único motivo para agregar estos trozos o algunas piedritas es impedir que la tierra se escurra con el agua u obstruya los orificios. Para evitarlo, basta con colocar un trozo de vasija cóncavo sobre el orificio de la maceta de arcilla (o algunas piedritas en el caso de una maceta plástica).

3. La importancia del agua

“Los expertos” por lo general recomiendan regar las plantas una vez por semana. Se equivocan. No es posible imponerle un cronograma a una planta; riéguelas cada vez que lo necesiten. La necesidad de agua dependerá de la tierra, el tipo de contenedor, la fuente de calefacción interna (los sistemas con aire a presión son los más nocivos), el clima (si está nublado o soleado) y un sinnúmero de otros factores. Toque la superficie de la tierra de la maceta. Si está fresca o húmeda, deje tranquila a la planta. Si la superficie está seca (o si utiliza una maceta grande, si la media pulgada superior del preparado (tierra orgánica) está seca), riegue la planta. Pronto aprenderá a reconocer esta situación con sólo mirarla. (También puede resultar útil usar medidores de humedad comerciales, que además son muy económicos).

No moleste demasiado a sus plantas. Agregar un poco de agua todos los días puede hacer que se pudra la raíz, que es probablemente la principal causa de muerte de las plantas en macetas. Con pocas excepciones, claro está, ya que por lo general las plantas de interior prefieren recibir mayor cantidad de agua en menor frecuencia. Vierta el agua lentamente sobre la tierra hasta que el medio se humedezca por completo y comience a salir agua por los orificios de desagüe. Si el platillo que se coloca debajo de la maceta se llena de agua, trate de vaciarlo. Luego espere hasta que la tierra esté seca nuevamente (puede secar en varios días o incluso semanas).

La presencia de pequeñas mosquitas negras denominadas moscas del mantillo alrededor de las plantas es un indicador de que está regando en exceso. Las larvas de los insectos comen materia en descomposición del suelo. Para eliminarlas, reduzca la frecuencia de riego.

Siguiente: Humedad máxima. >>

4. Humedad máxima

Durante el invierno, la humedad en los hogares promedio es casi como la humedad que existe en el desierto del Sahara. Esto puede estar bien para los cactus de regiones áridas, pero muchas plantas de follaje o con flores provenientes de las selvas tropicales ecuatoriales necesitan un alto nivel de humedad.

Agrupar a las plantas elevará la humedad relativa del área. También considere la posibilidad de agregar un humidificador a la habitación o (si tiene un sistema de calefacción por aire a presión) un humidificador para toda la casa (que les beneficiará a usted y a sus plantas).

Una forma sencilla de incorporar humedad al aire consiste en colocar macetas sobre bandejas con piedritas. Cuando riego las plantas, también riego las bandejas. Las piedritas aumentan la superficie desde la que puede evaporarse el agua y evitan que las macetas se apoyen directamente sobre el agua.

5. La maceta ideal

Si una planta se seca con mayor frecuencia que en el pasado, o si sus raíces se escapan por el orificio de drenaje, puede ser que sea necesario cambiar la maceta. Traslade la planta a un recipiente más grande (por ejemplo, de una maceta de 4 pulgadas a otra de 5). Si la maceta es demasiado grande, el suelo puede quedar demasiado húmedo y pudrirse la raíz.

A las plantas les gustan las macetas de terracota porosa, que permiten que el oxígeno llegue a sus raíces. Sin embargo, estas macetas y su preparado se secan con mayor rapidez que las de plástico o cerámica vidriada. Si a menudo está fuera de su casa por varios días, opte por macetas plásticas. En la actualidad se encuentran disponibles una amplia variedad de macetas plásticas, incluso algunas biodegradables.

Las macetas deben contar con orificios de drenaje. Si desea utilizar recipientes decorativos sin orificios, coloque la planta en una maceta plástica en primer lugar y luego dentro del recipiente decorativo. Agregue algunas bolitas de mármol o grava, y posiblemente carbón de acuario en la parte inferior de la maceta decorativa para elevar la maceta de plástico en caso de que se acumule agua.

6. Una dieta equilibrada

Aunque las plantas hogareñas necesitan alimento, durante lo más crudo del invierno —momento en el que no están creciendo de forma activa— las pongo "a dieta" y restrinjo el uso de fertilizantes de septiembre a febrero, cuando comienzan a aparecer nuevos signos de crecimiento. Además, siempre utilizo las proporciones de fertilizante recomendadas por el fabricante.

Todos los fertilizantes para plantas —orgánicos o no— indican una relación de tres valores, que hacen referencia al nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K). Para las plantas de follaje frondoso, se recomienda un valor alto de N. Las plantas con flores necesitan más P, en tanto el potasio (K) estimula el crecimiento de la raíz y promueve la salud general de la planta. Escoja fertilizantes diferentes para las distintas plantas, o seleccione un producto equilibrado con una proporción uniforme de los tres elementos.

Siguiente: Cómo quitar los insectos. >>

7. Quite los insectos

Las plantas están semiinactivas en el invierno, pero las pestes no. Si sus plantas están saludables, los insectos no presentan un problema serio, pero si están estresadas, los insectos van al ataque. Si detecta la presencia de insectos, trate en lo posible de aislar a la planta.

Mejor prevenir que lamentar: examine las plantas antes de comprarlas. Busque en el follaje si hay presencia de motas y restos pequeños debajo de las hojas. Las cochinillas causan abolladuras de color marrón brillante en el tronco o en las hojas. La presencia de masas algodonosas indica la existencia de chinches harinosas. También se puede detectar diminutas moscas blancas, que revolotean alrededor de las plantas perturbadas.

Como primera medida siempre pruebo hacer un tratamiento menos tóxico, y en ningún caso uso productos químicos a manera de prevención. Si le resulta posible, lleve la planta al fregadero, y rocíe y lave sus hojas, por arriba y por debajo, con agua para eliminar la plaga de insectos. En el caso de plantas grandes, tome una ducha con su “frondosa amiga”. Si la plaga persiste, el próximo paso consiste en colocar una gota de detergente para lavaplatos en un rociador de agua. ¿Chinches harinosas? Sumerja un pincel en alcohol de fricción y pinte las masas algodonosas para eliminarlas. En cuanto a las moscas blancas, sostenga cuidadosamente la extensión de una aspiradora sobre la planta, sacúdala y chupe los insectos mientras se encuentran en vuelo.

Una adecuada circulación de aire ayuda a preservar la salud de las plantas igual que si estuvieran al aire libre. He dejado el ventilador de techo en funcionamiento a baja velocidad durante el invierno, y parece haber servido para reducir bastante las plagas. Las plantas de interior también se benefician con un descenso de temperatura por las noches, así que baje el termostato; las plantas protegen el medio ambiente de muchas formas.

8. Disfrute

Nadie puede saber si una sola planta en una maceta será suficiente para satisfacer su nueva pasión, o bien, como a mí, le resultará difícil cultivar solamente una. En todo caso, sea precavido y compre sólo la cantidad que considera necesaria para alegrar sus días. Y no se enloquezca si no tiene éxito con una planta: realmente puedo afirmar que he aprendido algo con cada planta que se me ha muerto. Pronto congeniará con sus plantas y empezará a comprender sus ritmos y qué cosas las hacen felices.

Tal vez incluso desee difundir la dicha y regalar algunas plantas a sus amigos. Es posible reproducir casi cualquier planta de interiores; sus plantas son los únicos objetos coleccionables que pueden multiplicarse. Es imposible hacer lo mismo con una estatuilla Hummel o un jarro de cerveza de peltre.

_________________________________________________________

Ken Druse es autor de más de una docena de libros sobre jardinería y presenta el podcast y el programa de radio "Real Dirt". Su libro más reciente es Planthropology: The Myths, Mysteries, and Miracles of My Garden Favorites.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto