Skip to content
 

El arte y la ciencia del compostaje

Utilice los desechos orgánicos para elaborar el compost que necesitan sus plantas.

In English | La camiseta que más me gusta cuando trabajo en el jardín dice: "Desperdiciar una cáscara es una lástima". Y por atrás dice: "Yo ♥ el compostaje". ¿Quién no disfruta de un poquito de humor de jardín (o mejor dicho, humus de jardín)?

Vea también: 5 pasos sencillos para crear una huerta orgánica.

El compostaje —la elaboración de compost que es el humus obtenido artificialmente por descomposición bioquímica en caliente de residuos orgánicos— es el acto supremo de moderación. No sólo se ahorra dinero al utilizar lo que de otra forma serían los desechos orgánicos, también evita que las cáscaras de naranja, cáscaras de huevo secas (en inglés) y granos de café se pasen una eternidad envueltos en una bolsa plástica de basura, ocupando espacio en un vertedero.

Si usted sabe cuál es el precio del compost (conocido también como abono orgánico) en las tiendas de jardinería, entonces ya sabe por qué lo llaman "el oro negro del jardín". Pero es más que el costo lo que lo hace un tesoro. Repleto de carbón, nitrógeno y otros nutrientes, el compost mezclado con la tierra estimula el crecimiento saludable de las plantas. Cuando se aplica sobre los arriates, ayuda a retener la humedad y reduce la necesidad del riego. Al final, se ahorrará dinero y trabajo.

El compostaje es una tarea fácil. Todos pueden participar en el festival de la putrefacción —hasta los principiantes más urbanos—; si se elabora correctamente, la mezcla no tiene olor y no les interesa a las plagas. A continuación, le explicamos cómo:

Compre o fabrique un contenedor para el compost: Puede ser cuadrado o redondo, y debe tener aproximadamente las mismas medidas de altura, anchura y profundidad (por lo general tres o cuatro pies). Usted puede construir uno haciendo un cilindro con alambrado. O, construya uno más sólido de madera. Mi contenedor de abono orgánico lo construí de la madera sobrante de la construcción de la terraza de mi casa —¡reciclaje por partida doble!—. Los que viven en la ciudad podrían comprar en las tiendas de jardinería un contenedor plástico compacto y "rodante", diseñado para las terrazas o patios. Si es posible, ubique su contenedor en un lugar sombreado.

Siguiente: Intercale capas de los diferentes desechos. >>

  • Agregue marrón y verde: El secreto de la receta para un buen abono orgánico consiste en intercalar capas, por eso pienso que el compostaje es como hacer una "lasaña de tierra". Debe alternar capas de materias color marrón, como hojas secas, ramillas, paja, pinazas, astillas y virutas de madera, con capas más delgadas de materias verdes orgánicas, como hierba cortada y hojas, pedazos de frutas y verduras, y maleza. Nunca agregue al compost productos cárnicos, excremento de las mascotas o de personas, restos de plantas enfermas o de plantas tratadas con herbicida o que se hayan vuelto semillas. Riegue bien cada capa antes de intercalar la próxima.
  • Revuelva, tape y deje cocinar: Después de una o dos semanas, mezcle las capas con una horca u otra herramienta. Luego, tape el contenido con una lona para retener la humedad y el calor, y acelerar el proceso de descomposición. El tiempo y la naturaleza hacen el trabajo. En dos o tres meses su compost debe estar bastante descompuesto y listo para usar. En general, cuanto más harto el contenido, éste se pudre más rápido, y regarlo de vez en cuando para mantenerlo húmedo, también acelerará el proceso. El compost está listo para usar cuando las materias utilizadas en su elaboración están completamente descompuestas —cuando se parece más a la tierra que a los ingredientes originales—. El origen de las partículas debe ser imposible de distinguir.

Incluso, una vez que su montón de compost esté en pleno proceso de desarrollo, piense bien antes de botar las sobras en la basura. Se pueden añadir muchos desechos al montón de compost. Por ejemplo, puede incorporar al compost pelo de personas y mascotas, pelusa de la secadora, sogas y cordeles hechos con fibras naturales, pedazos de uñas, bolsas de té, papel y cartón triturado, leche y otros productos lácteos echados a perder, cerveza y vino pasados, y hasta los corchos de las botellas de vino. ¡Por eso brindemos hoy!

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto