Skip to content
 

Un jardín zen en casa

Cree el suyo y permita que su energía y vitalidad florezcan.

Jardin Zen

Harpur Garden Library/Corbis

Para definir el sitio del jardín zen, más importante que el tamaño es la tranquilidad del espacio.

Si le pidieran describir las sensaciones que tiene después de un día de playa, una caminata por las montañas o una visita al jardín botánico, seguramente todas serían positivas: logra desconectarse de sus asuntos diarios, relajarse y recargar su energía. En cualquiera de estos casos, su percepción de bienestar tiene una explicación: el contacto con la naturaleza.

Estudios en psicología ambiental han demostrado que los escenarios naturales tienen efectos positivos sobre el bienestar físico y mental de las personas. En un estudio publicado por la Association for Psychological Science (asociación para la ciencia psicológica, en inglés), expertos en el tema revelan que los ambientes naturales ofrecen un patrón más coherente y estético que los ambientes urbanos. De allí la sensación de descanso que usted percibe luego de pasar tiempo en un espacio natural.

Jardín Zen

Akira Kaede/Getty Images

El jardín zen —según un experto— es el arte que recrea la esencia de un paisaje natural, y éste tiene beneficios emocionales.

Aún en períodos relativamente cortos, el contacto con la naturaleza trae beneficios físicos y  emocionales notables, como por ejemplo: la relajación y reducción del estrés, disminución de la fatiga mental y aumento en la claridad mental, recuperación más rápida luego de una cirugía y una mayor sensación de bienestar, tal como lo demuestra el estudio “Psychological benefits of nature experiences” (los beneficios psicológicos del contacto con la naturaleza).

Jardín Zen

Derek Harris/Alamy

Ejemplo de un espacio moderno y tranquilo creado al estilo de jardín zen en una zona urbana.

La buena noticia es que dentro de su misma vivienda usted puede tener una representación de ese mundo natural que lo beneficiaría de la misma forma que un paisaje real, y aprovecharlo para la meditación y el aumento de su vitalidad: el jardín zen.

“El jardín zen es un arte que recrea la esencia de un paisaje natural y puede tener un efecto tan similar como al de estar en el lugar mismo. Con imaginación y el manejo de técnicas de estética, este jardín puede evocar lugares maravillosos capaces de ponernos en estado de felicidad”, comenta David Slawson, uno de los diseñadores de jardines japoneses públicos y privados más prestigiosos de Estados Unidos.

¿Por qué un jardín zen?

Según el budismo zen, si usted con frecuencia interrumpiera el agite diario, se desconectara de sus asuntos particulares y dedicara unos minutos a la meditación podría incrementar sus niveles de tranquilidad y vitalidad. Un jardín zen le permite esta experiencia.

Jardín Zen

Tim Street-Porter/Beateworks/Corbis

Un típico jardín zen con plantas de bambú y paredes de piedra cubiertas de musgo puede ubicarse en un rincón del patio.

“Decidí hacer un jardín zen en la parte trasera de mi casa, luego de la sensación de tranquilidad que me provocó visitar uno en la ciudad”, afirma Gustavo Valencia, un colombiano de 47 años que construyó un jardín en su vivienda en Queens, Nueva York. “Usualmente voy a mover la gravilla o a revisar las plantas una vez a la semana, y en otras ocasiones simplemente voy a contemplarlo cuando me siento muy estresado o sin saber qué decisión tomar frente a alguna situación. Esto siempre me ayuda, siento que mi mente se transporta a otro lugar lejano a mi realidad y puedo ver las cosas con otra perspectiva”.

Aunque al principió a nadie de la familia de Valencia le pareció sensato tener un jardín zen en casa, él demostró que la idea no era complicada si se tiene en cuenta los beneficios que este lugar representa para la salud.

Según el argentino Eduardo Bonvissuto, biólogo y experto en jardines, “dedicar un tiempo para la meditación en estos lugares tiene grandes beneficios: por un lado permite disminuir el ritmo cardíaco y aumentar la respiración profunda, lo que hace que el cuerpo baje su estado de estrés dado en las grandes ciudades o por acumulación de preocupaciones; posibilita la conexión mente-cuerpo, la cual usualmente es interrumpida por la repetición de las actividades cotidianas y además es recomendable para personas que han tenido ataques cardíacos, enfermos de cáncer o con desequilibrios mentales”.

Jardín Zen

Amana Images/Getty Images

Si se decide a tener un jardín zen en casa puede empezar con uno pequeño, con rocas y ponerlo en una mesita de la sala.

Si nunca había considerado tener uno de estos jardines en casa, vale la pena que analice la opción, pues —como recomienda el diseñador Slawson— los espacios más aptos son hogares, restaurantes y los vestíbulos de hoteles, por ser allí donde la gente busca mayores niveles de tranquilidad.

Cree su jardín

Si se decide a tener su propio jardín zen en casa, bien sea que usted mismo se dedique al diseño y construcción o que acuda a un experto, tenga en cuenta estas recomendaciones:

1. Defina el sitio de su jardín. Más importante que el tamaño, es la tranquilidad del espacio en el que lo ubique y el tiempo que destinará a su cuidado. Por ello, si no cuenta con un lugar muy amplio o quiere empezar despacio con este arte, puede optar por un jardín miniatura para ubicar dentro de su casa, encima de una mesa o escritorio, el sólo hecho de rastrillar la gravilla puede ayudarlo a lograr un estado de relajación.

Jardín Zen

Phil Gribbon/Alamy

Use madera para definir su jardín, como este pequeño jardín zen con cactus y piedrecitas.

2. En un almacén de artículos para jardinería consiga los elementos necesarios de acuerdo al tamaño de su jardín:

  • Gravilla blanca (representa el mar)
  • Arena
  • Rocas (representan islas)
  • Plantas (preferiblemente orientales como el bambú o de alguna clase que resista los cambios estacionarios)
  • Madera

 

3. Si desea combinar con plantas, las plantas típicas en un jardín zen son: Bambú, Azalea, Arce japonés rojo, Abeto de cornea (para los elementos más verticales), Cerezo ornamental japonés, Magnolia. Y otras especies, dependiendo de si su jardín está en un clima cálido o frío, usted puede plantar Acacia verde, Árbol de fuego, Higuera Africana, Adelfa Amarilla y Melaleuca en climas cálidos, y Madreselva, Viña ornamental y Hortensia trepadora en climas fríos.

4. Use la madera para delimitar el espacio de su jardín.

Jardín Zen

Nicholas Eveleigh/Getty Images

Si se trata de un jardín miniatura, ubique piedras pequeñas sobre la gravilla cuidadosamente rastrillada.

Posibilidades para organizar

Los elementos son innumerables, pues cada jardín refleja el gusto de su creador. Sin embargo, algunas recomendaciones básicas son:

1. Si se trata de un jardín miniatura, ubique piedras pequeñas sobre la gravilla cuidadosamente rastrillada.

2. Para un espacio amplio, siga los siguientes pasos:

  • Busque la presencia de un árbol o planta de buen tamaño que  enmarque todo el jardín.
  • Distribuya la gravilla uniformemente. Rastrillarla es un excelente ejercicio para meditar que puede repetir cada vez que lo requiera.
  • Ubique la roca o el grupo de ellas al fondo del escenario de tal forma que se destaquen.
  • Sitúe las plantas detrás de las rocas.

 

3. Aísle el jardín de lo que lo rodea, bien sea con plantas o una cerca de madera, para así no mezclarlo con sus espacios cotidianos.

Jardín Zen

Image Source/Getty Images

Las rocas y piedras son características de los jardines zen al estilo japonés.

4. Tenga en cuenta usar un número impar de rocas y plantas para lograr asimetría en la composición, tal como es la naturaleza.

5. Cree alguna forma de transición entre el jardín y la residencia y el paisaje que lo rodea: “puede ser un gran ventanal que dé la sensación de estar enmarcando el jardín, un camino de piedra que conduzca al lugar o plantas que lo rodeen. Es importante un buen efecto escénico”, aconseja Slawson.

6. Recuerde que menos es más. No emplee objetos adicionales, pues la fluidez y simplicidad son aspectos esenciales de estos espacios.

7. El experto habla de precios que pueden ir desde $1.000 (o incluso menos) por algo sencillo como una sola roca cavada, hasta $25.000 o más, por algunos que incluyen fuentes y paisajes que recrean un bosque o montañas artificiales.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto